Flowers – Do What You Want To, It’s What You Should Do

kr121-Flowers-DWYWTIWYSD

Últimamente hay muy pocos grupos que me sorprendan, por eso, cuando uno lo hace, le doy mucha cancha. Eso es lo que me está pasando con Flowers, una banda de Londres que saca su debut la semana que viene, y que me tiene totalmente enganchado. Lo más curioso es que no hacen nada nuevo, lo suyo es indie-pop del de toda la vida, y lo único diferente es la voz tan lírica de su cantante, que al final es una de las razones por las que este trabajo termina resultando tan adictivo. Es una mezcla curiosa, y para que os hagáis una idea, se podría decir que si Annie Lennox tuviera un grupo de indie-pop, sonaría así.

Tras la peculiar voz de Rachel Kenedy, lo siguiente que más llama la atención de Do What You Want To, I’ts What You Should Do, es lo bien producido que está, lo bien que suena todo y cómo dan prioridad a sus puntos fuertes (la voz y las guitarras). Y es que, para la producción, han contado con nada más y nada menos que Bernard Butler, que les ha sacado un sonido maravilloso. El que fuera guitarrista (y compositor a pachas) de los dos mejores discos de Suede, se ha convertido en todo un experto productor, y con este trabajo lo vuelve a demostrar. Por supuesto, no todo el mérito es suyo, el grupo se lo ha puesto muy fácil dejándole una colección de canciones enorme.

flowers

El disco empieza con Young, un corte intenso, en el que prefieren que las guitarras se queden en un segundo plano, y que la protagonista absoluta sea la voz de Rachel, así te vas acostumbrando desde el primer momento. Tras ella ya viene todo el arsenal de grandes temas pop, y es que ellos mismos reconocen lo que único que quieren hacer son canciones de pop cortas y sencillas. Además, mencionan a gente como Ramones, Joy Division o Madonna, por eso mismo, porque triunfaron siendo sencillos. Eso sí, la sencillez es la único que han cogido de estas bandas, ya que sus canciones no se parecen en nada a las de estos grupos. Lo suyo es hacer que las guitarras rujan y se den la mano con las melodías, y lo hacen muy bien en cortes como Forget To Fall, Drag Me Down, Worn Out Shoes, Joanna y Lonely, la mejor canción del álbum, y todo un pedazo de hit. Bueno, la verdad es que en este tipo de canciones no fallan, y todas las que encontramos en el disco son más que notables.

También les funciona el asunto cuando se relajan un poco, y se dejan llevar por la melancolía a lo The Smiths. En canciones como If Tell You, I Love You y Be With You aprovechan el chorro de voz de su cantante, y consiguen sacarse de la manga tres baladas intensas y bien bonitas. Además, no resultan pesadas y las van intercalando con dulces temas de puro pop como Anna y Plastic Jane.

Sin duda alguna, nos encontramos ante lo que puede ser el debut del año (en cuanto a indie-pop se refiere), y con una de las mejores colecciones de canciones que vamos a encontrar en todo 2014.

8,7

Suede – Bloodsports

Me gusta Suede. Sí, a pesar de sus últimos trabajos tan mediocres, le tengo un cariño especial a la banda de Brett Anderson (y Butler, que no se nos olvide). Supongo que será por todo lo que escuché en su día su primer trabajo, y el increíble “Dog Man Star” un año después.  A partir de ahí, la cosa se torció, y a pesar de que “Coming Up” era notable, se les fue la genialidad con la marcha de Bernard Butler. Por no hablar de sus dos últimos trabajos, donde se salvaban un par de canciones- me vienen a la cabeza Can’t Get Enough y Obsessions-. Además, termine un poco harto de ver el mismo concierto en el FIB (cuando molaba) una y otro vez. Vamos, que acabe saturado de ellos, y sus nuevas canciones ya no me llegaban tanto. Más que nada por su simpleza, y por el carisma que perdieron.

Tras estar dos años exprimiendo su material antiguo en una gira que les ha llevado por todo el mundo, han decido que ya es hora de sacar un nuevo trabajo -lo de tocar viejos temas no les iba a durar para siempre-. Un nuevo trabajo, que de buenas a primeras, a mi me da una pereza infinita. Aunque tengo que decir que un poco sí me ha sorprendido. Más que nada porque me esperaba un disco horrible, y bueno, es mejor que “Head Music” y “A New Morning” (algo que no es difícil).

Bloodsports” empieza potente con Barriers, un tema épico que trata de recuperar su primera época, pero al que le falta la suciedad y el impacto que tenían temas como So Young o Stay Together. Demasiado pulido, aunque está nada mal. Cuando se trata de hacer hits, es un disco muy “Coming Up” -lógico, es su trabajo más vendido- y lo demuestran en varios temas como Snowblind o It Stars And Ends With You. Dos temas en los que intentan recuperar esos estribillos que tantos buenos momentos les dieron. Digamos que van a la busca y captura de un nuevo Beautiful Ones o un Trash, y no lo consiguen, pero tampoco se quedan muy lejos. El problema viene con los temas más lentos, donde por lo general fallan. Es una lastima que no consigan recuperar ese talento que tenían a principio de los noventa y que les llevo a crear joyas como Still Life o The Wild Ones (Butler vuelve a aparecer por aquí). Se pueden encontrar algunos coletazos de lo que fueron en los preciosos punteos de Sabotage(esta canción no está nada mal) o en la melancolía de For The Stranges, pero siempre están por debajo de lo que hicieron en sus dos primeros trabajos. Además, a partir de aquí, el disco baja mucho, y aunque meten un hit como Hit Me, se hace muy cuesta arriba. Sobre todo porque los cuatro últimos temas son tranquilos y densos. Se pueden destacar What Are You Not Telling Me? y Faultlines, que son muy “Dog Man Star“- ellos mismos saben que nunca van a hacer nada mejor de lo que hicieron entre 1992 y 1994-, pero, como ya he dicho antes, siempre un peldaño por debajo.

No voy a ser malo y decir que me ha decepcionado, más que nada porque seria mentira. Pero claro, es que yo tenia muy pocas expectativas con su regreso. Además, si tras once años de retiro, solo son capaces de hacer esto, es que algo sigue fallando.

6,5