Depeche Mode – Spirit

Depeche Mode album cover-rgb 5x5

Por normal general, los primeros singles de Depeche Mode nunca son las mejores canciones del álbum, así que, cuando escuché la muy normalita ‘Where’s The Revolution’, tampoco me asusté demasiado. Sabía que en su nuevo álbum habría cosas mejores. Y así es. Lo malo es que no son demasiadas las canciones que superan este single. De hecho, y esto me cuesta un poco decirlo, para hacer este tipo de discos, casi es mejor que no editen nada y se dediquen a salir de gira con sus grandes éxitos.

No sé en qué momento alguien le dijo a Dave Gahan, que, la suya, era una voz para el blues. Y tampoco sé en qué momento, decidieron convertirse en una banda de rock convencional. A partir de ahí (el dichoso y horrendo ‘I Feel You’), todo fue cuesta abajo. Sus nuevas canciones ya dicen poco, y resulta increíble que esta sea la misma banda que ha creado canciones como ‘Stripped’, ‘Never Let Me Down Again’ o ‘Enjoy The Silence’. Además, sus directos, que siempre han sido notables, están empezando a resultar cansinos. Todo gracias a la dichosa batería y el formato rock que han pillado.

Spirit” es un coñazo. Así, sin más. El álbum número catorce de los de Basildon es una colección de canciones densas, largas y soporíferas. Se supone que han querido hacer un disco más personal, sin concesiones a la galería, y sin hits evidentes. Vale, perfecto, lo compro, pero para eso tienes que hacer canciones buenas. Y eso es precisamente lo que falta aquí. Es cierto que ‘Scrum’, ‘You Move’ o ‘Cover Me’, no están mal, se dejan oír, y van ganando puntos con las escuchas. Lo malo es que las comparas con ‘Clean’, ‘Blue Dress’ o ‘The Things You Said’, y se te cae el alma a los pies. Y esto no es lo peor, ahí están las horrorosas ‘Poison Heart’ y ‘Poorman’ para demostrar que han perdido el norte.

Afortunadamente, no todo es malo en el nuevo álbum de Depeche Mode, se pueden rascar un par de canciones (de doce). La primera es ‘Going Backwards’, la que abre el disco, que, sin ser una maravilla, sí que destaca por su fuerza, y por el subidón de estribillo. La otra es ‘So Much Love’, y aquí sí tengo que decir que estamos ante lo mejor que han hecho en años. Un single directo, en el que no dejan el rock de lado, pero lo hacen desde una perspectiva más electrónica. Deberían publicarla como single inmediatamente. Y luego, como soy bueno, y muy fan de la banda desde hace 30 años, también diré que, tanto ‘No More (This is the Last Time)’, como ‘Fail’, cierran el álbum de una forma decente.

Somos muchos los seguidores de la banda que hasta ahora les hemos perdonado todo, pero creo que alguien debería decirles que, incluso, los fans más acérrimos, tenemos un límite.

5,9

Depeche Mode – Live In Berlin

DepecheMode_DVDBoxCover_lores

Nunca he sido muy fan de los discos en directo, y menos ahora, en 2014, cuando no tienen ningún sentido. Al menos hace 30 años servían de recopilación no oficial de un grupo, o para hacerte una idea de cómo eran sus directos y ponerte los dientes largos. Ahora, que cualquiera puede hacerse con toda la discografía de una banda con un solo click, y que es mucho más fácil ver a un grupo en tu ciudad, no le veo gracia a este tipo de discos.

Depeche Mode viven en su mundo, ese en el que millones de fans compran todo lo que sacan, y no tienen ningún problema en hacerse con otro directo de la banda. De ahí que ahora editen este Live In Berlin en un DVD grabado en la ciudad alemana, y dirigido por su inseparable Anton Corbijn. De esta forma, unen de sus ciudades predilectas (fueron de los primeros que hicieron un concierto multitudinario en el Berlín del Este, un año antes de la caída del muro), con el colaborador que les dio la imagen con la que consiguieron el éxito. Además, en el DVD vienen todo tipo de extras típicos de este tipo de lanzamientos, que no dejan de ser el típico de estas fechas pre-navideñas.

Depeche-Mode-Live-Peter-Neill-620x412

En el CD nos encontramos con la banda sonora de ese DVD, donde hay más de dos horas de música, y uno se hace a la idea de cómo fue la última gira de la banda de Basildon. Yo, que les he visto unas cuantas veces, tengo que decir que, aunque son una gran banda en directo, desde que empezaron a meter más baterías reales y más guitarras, han ido perdiendo gracia. No sé vosotros, pero yo, como fan desde que era pequeñito, no quiero ver a Depeche Mode como una banda de rock. Sé que lo tengo jodido, pero bueno, creo que podían hacer algunas cosas para no caer en los tópicos de banda de estadio. El mejor ejemplo de esto, es ese redoble de batería que meten en Enjoy The Silence, que no tiene ni pies ni cabeza y jode toda la canción. O el hecho de hacer versiones más minimalistas y aburridas de Shake The Disease y Halo, dos de las mejores canciones que tocaban en última gira. Por no hablar de la forma en que se han acomodado, ya que llevan años haciendo el mismo guion: unas cuantas nuevas, los hits más míticos, y la inclusión de alguna canción más extraña de su discografía. No les hace ningún bien que la gente vaya a sus conciertos y sepa de antemano lo que va a pasar al final. Pero bueno, de momento, les sigue funcionando, y sus seguidores siguen acudiendo en masa a sus directos.

Lo mejor de este directo, es ver como hacen las canciones nuevas, que se comen casi todo la primera parte del disco. De hecho, al ser concebidas en un formato más rock, no desentonan con el sonido que llevan en sus directos. Soothe My Soul y A Pain That I’m Used To les han quedado muy bien. Sobre todo la segunda, en la que han logrado que la batería sea la protagonista, y no estorbe. Supongo que en este carro también podemos meter I Feel You, pero es una canción que me parece un horror, y la toquen como la toquen, nunca me va a gustar.

Como ya me imaginaba, es un directo con muy pocas sorpresas, y las que hay no son buenas (esa versión pachanga de Just Can’t Get Enough es horrible).      Supongo que el DVD, con las imágenes de Corbijn, tendrá más chicha, pero en el CD encontramos muy poca. Me voy a poner el 101 y recuperar la fe en ellos.

6

Selección 2013 (4ª Parte)

seleccion2013_4

Por fin he tenido un poco de tiempo para hacer la cuarta parte de “Selección 2013”. Sin pretenderlo, me ha quedado una recopilación muy oscura y algo menos pop de lo habitual. Todo gracias a los nuevos temas de Cold Cave, Holograms o Depeche Mode. Además, de una canción de Tempers, un dúo neoyorquino muy gótico que espero que de mucho que hablar. También hay mucha electrónica popera, ya que bandas como Still Corners o Telekinesis se han dedicado a jugar con los sintetizadores en sus últimos trabajos. Por supuesto, también hay novedades jugosas como Vampire Weekend, The National, The Pastels o Camera Obscura.

  1. God Made The World / Cold Cave 5:05
  2. Strange Harvest / Tempers 4:10
  3. Beatcity / Still Corners 4:06
  4. Privileged Poor / Young Galaxy 3:14
  5. Ever True / Telekinesis 3:06
  6. Turn Around / The Postal Service 3:45
  7. Dresden / OMD 3:37
  8. Broken / Depeche Mode 3:58
  9. Happy Ending / The Strokes 2:52
  10. S.O.S. In Bel Air / Phoenix 3:43
  11. Step / Vampire Weekend 4:12
  12. Do It Again / Camera Obscura 3:17
  13. Satellites / When Nalda Became Punk 4:00
  14. Check My Heart / The Pastels 3:44
  15. New Mexico’s No Breeze / Iron And Wine 4:28
  16. God Bless The Girl (Japan Bonus Track) / David Bowie 4:12
  17. Back To Middle / Deerhunter 2:38
  18. Flesh and Bone / Holograms 4:12
  19. Now the Fall / Dinosaur Jr. 3:34
  20. Ride On / Right On / Phosphorescent 3:45
  21. Line of Fire / Junip 5:39
  22. Never Run Away / Kurt Vile 3:25
  23. Demons / The National 3:32
  24. Despair / Yeah Yeah Yeahs 4:49 

Depeche Mode – Delta Machine

Pereza. Eso es lo primero que vino a la cabeza cuando me puse con el nuevo trabajo de Depeche Mode. Los de Basildon son el grupo de mi adolescencia, la banda con la que crecí. Me sé sus discos de memoria (bueno, los últimos no) y a pesar de eso, este “Delta Machine” no despertaba en mi ninguna curiosidad. Supongo que la culpa sería de ese Heaven que sacaron como primer single, y que no había por donde cogerlo. Además del conformismo de sus últimos trabajos. Pero mira tú por donde, me he decidido a darle unas cuantas escuchas, y me ha sorprendido muchísimo. Me he encontrado con unos Depeche Mode más electrónicos y oscuros, y menos preocupados en hacer himnos para llenar estadios -algo de eso hay, pero no mucho-. De hecho, se podría decir que es su mejor trabajo, y el más coherente, desde “Ultra” e incluso yo diría puede llegar a superarlo.

La primera sensación que tenemos nada más poner el disco, es que la cosas siguen igual. La voz soulera y blusera de Gahan en Welcome To My World y el rollo macarra de Angel, así lo confirman. Pero hay mucho más. Por ejemplo, en Welcome To My World nos sorprenden con un estupendo estribillo lleno de cuerdas, donde los coros de Martin Gore vuelven a encandilar. Es una pena que hayan elegidoHeaven como primer single, ya que solo representa tanto por ciento muy pequeño de “Delta Machine“. Y es que está vez no han estado muy atinados con las baladas. Lo que más sorprende de este trabajo, es el toque minimalista que tienen muchas de las canciones más electrónicas. Ahí están Secret To The End y My Little Universe para demostrar que pueden seguir siendo un gran grupo dentro de esta palo. Lastima que vuelvan al toque blues en Slow -desde que sacaron aquel brodio llamado Condemnation, siempre cae alguna de este rollo-. Afortunadamente, lo siguiente que nos encontramos esBroken, que nos hace olvidarnos del coñazo anterior en un momento. Este tema compuesto por Gahan, nos devuelve a los Depeche Mode más pop (es single más claro del álbum), y es de lo mejor que han sacado en estos últimos años. Si pasamos de la inevitable balada de Gore, nos encontramos con Soft Touch/Raw Nerve. Este es uno de esos temas para reventar estadios (ya os he dicho que alguno había), pero la verdad es que no está nada mal, y la culpa de eso la tiene ese toque sucio que le dan. Dave Gahan se está revelando como el compositor más pop del grupo, y con la tontería, sus temas se están convirtiendo en los más destacables. Esto viene a cuento por Should Be Higher, el que probablemente sea el mejor tema del álbum. Es un medio tiempo oscuro e intrigante, que se revela en un precioso estribillo donde Gahan canta mejor que nunca. Una pasada que no desentonaría en “Violator“. En Alone vuelven a esa electrónica sucia en inquietante, y una vez más, consiguen que les salga bien. Además, tiene unos teclados que recuerdan mucho a Kraftwert y a los OMD más minimalistas. Como segundo single han elegido Soothe My Soul, otro tema que no es de lo mejor del disco, pero que funcionará muy bien en sus directos. Eso sí, mejor que Heaven. Para cerrar regresan al toque blues en Goodbye, pero le dan un toque guarro y electrónico que consigue que la canción salga adelante. Una buena forma de acabar el disco.

8