The Chemical Brothers – No Geography

the-chemical-brothers_no-geography

Supongo que, a casi todos los que estamos en los cuarenta, o un poco más allá, nos han gustado The Chemical Brothers en algún momento. Yo, personalmente, flipé con sus tres primeros discos, y disfruté al máximo de sus conciertos en la segunda mitad de los noventa. Luego ya los dejé un poco de lado, a pesar de que no han dejado de sacar discos y canciones notables en todos estos años. Eso sí, creo que nadie se imaginaba que en 2019 iban a sacar unos de los trabajos más importantes de su carrera.

No Geography” es auténtica bomba de relojería, en la que el dúo de Manchester va intercalando una multitud de estilos durante poco más de 45 minutos. Canciones que se van hacia el trance, el disco, el funk, el soul, el synth-pop o el acid. Todo fusionado con un talento impresionante y dejando su personalidad intacta. Además, es un trabajo de lo más entretenido, en el que Tom Rowlands y Ed Simons van soltando temas como si de un directo suyo se tratara. De hecho, se podría decir que es su álbum más personal en años, ya que aquí no hay grandes estrellas que les ayuden con las canciones, y tan solo encontramos la colaboración de la cantante noruega AURORA y la de Stephanie Dosen (Snowbird).

The Chemical Brothers van al grano nada más empezar, con ese dúo formado por ‘Eve Of Destruction’ y ‘Bango’, dos temas de lo más bailables, que prácticamente se convierten en un uno. Aquí ya podemos ver cómo van fusionando estilos con una habilidad pasmosa, tanto, que parece un collage perfectamente engrasado. Por cierto, que me encanta que se hayan decantado por esos teclados tan Inner City en la primera. Éstas no son las dos únicas canciones que están concebidas como si de un concierto se tratara. El combo ‘Free Yourself’ y ‘MAH’ también funciona así, aunque sí es cierto que están más definidas como canciones. De hecho, son dos los mejores singles que han sacado en los últimos años. Y eso que la segunda, con ese sampler de El Coco y su canción ‘I’m Mad as Hell’, es un tanto mal rollera.

El noveno trabajo de los de Manchester es de lo más ecléctico, y nos presenta a unos The Chemical Brothers más abiertos a otros sonidos. Ahí está el tema titular, donde no tienen ningún reparo en ponerse un tanto más melancólicos, y acercarse a sonidos más propios de los ochenta. Quizá, sea la mejor canción del disco, y una de las mejores de su carrera. Y es que, a ver quién se resiste a ese precioso teclado y al sampler del poeta Michael Browstein, que le viene como anillo al dedo. Pero, como son un culo inquieto, y a lo largo de todos estos años han demostrado que lo de quedarse estancados no es lo suyo, cambian totalmente de tercio inmediatamente después. ‘Go To Keep On’ es todo un himno disco, mucho menos evidente que lo que hicieron Daft Punk en su último trabajo, en el que están de lo más acertados metiendo unas campanas. Además de crear un estribillo redondo con el sampler del ‘Dance With Me’ de Peter Brown.

A pesar de ser una banda dance, The Chemical Brothers siempre han sabido como desacelerar su música, y hacer lo que podríamos llamar una balada (¿os acordáis de lo buena que era esa ‘Wide Open’ que cerraba su anterior trabajo?). Aquí se podría decir que hay dos. La primera es ‘The Universe Sent Me’, un corte en clave synth-pop que va subiendo de intensidad, y que tiene como protagonista a AURORA. La segunda es ‘Catch Me I’m Falling’, la emocionante canción que cierra el álbum. Esta vez es la cantante Stephanie Dosen la que pone la voz y la letra, la cual se fusiona de maravilla con un manifiesto en contra de la guerra de Vietnam. Y es que, ese tanque que aparece en la portada apuntando a nubes rosas, no es casual.

Creo que no sería descabellado decir que The Chemical Brothers han sacado su mejor trabajo desde aquél “Surrender” de 1999. Así que, veinte años después, aquí estamos, disfrutando de lo lindo de nuevo con los hermanos químicos.

8

Anuncios

Selección 2015 (1ª Parte)

 seleccion2015_01

Mientras unos siguen con sus repasos de lo mejor del año, yo me meto de lleno en 2015 y os dejo la primera recopilación de novedades del año que viene. En ella podréis encontrar canciones que estarán en los nuevos discos de Belle & Sebastian, Guards, Twin Shadow, Murciano Total, Tigercats o Modest Mouse. También está el primer tema de Broken Social Scene en varios años o los cortes que adelantan los trabajos de Kate Pierson (una de las voces de The B-52’s) o Lady Lamb the Beekeeper, una chica que, aunque tiene una extensa discografía, no es muy conocida por estas tierras. Otros nombres que también veréis por aquí son los de Pinkshinyultrablast y My Expansive Awareness, dos nuevas bandas de dos partes muy diferentes del mundo (la primera es rusa y la segunda zaragozana), que se han dejado llevar por lo mejor del shoegaze y el space-rock.

Espero que os guste.

  1. Nobody’s Empire / Belle And Sebastian 5:07
  2. To Keep & to Be Kept (feat. Sharon Van Etten) / Jack Ladder & The Dreamlanders 5:13
  3. Turn Me Up / Twin Shadow 3:29
  4. Nicholas / Work Drugs 3:20
  5. Feel The Lightning / Dan Deacon 4:53
  6. Cherry / Chromatics 4:31
  7. Youwouldn’tlikemewhenI’mangry / Thom Yorke 5:13
  8. Quémalos por mí / Murciano Total 3:47
  9. Boys Latin / Panda Bear 4:12
  10. Oh, Tonight / The Hidden Cameras 4:27
  11. Golden Facelift / Broken Social Scene 4:31
  12. Umi / Pinkshinyultrablast 4:54
  13. We Are Stardust / My Expansive Awareness 4:28
  14. Lampshades On Fire / Modest Mouse 3:08
  15. Nothing More / Guards 3:50
  16. Mister Sister / Kate Pierson 3:18
  17. Billions of Eyes / Lady Lamb the Beekeeper 5:08
  18. Cavalry Captain / The Decemberists 3:19
  19. Junior Champion / Tigercats 3:29
  20. Bassem Sabry / of Montreal 4:49

Röyksopp & Robyn – Do It Again

Robyn

Robyn y los miembros de Röyksopp son viejos amigos, y han colaborado más de una vez. La más conocida es The Girl And The Robot, una de las canciones de Junior, el álbum que los noruegos sacaron en 2009, pero también han girado juntos en alguna ocasión. Ahora se vuelven a juntar para sacar este mini-lp llamado Do It Again, en el que han compuesto todo a pachas. Además, van a girar juntos para presentarlo (estarán actuando en el Sonar).

Como ya os podréis imaginar, en estos cinco cortes hay temas que tiran más hacia el lado de Robyn, y temas que tiran más hacia el lado de Röyksopp. Esto hace que el mini-lp (no se puede hablar de él como un ep, ya que dura 35 minutos) sea demasiado ecléctico, y no termine de cuajar. Personalmente, prefiero los temas que más me recuerdan a la carrera en solitario de la sueca, ya que los noruegos nunca me han hecho mucha gracia. Además, se podría decir que la única canción en la que se han fusionado de verdad es Monument, y aun así, tiene dos partes muy claras. En los primeros minutos nos encontramos con una balada muy Robyn, bonita y simplona, pero a medida que los minutos van pasando, la mano de Röyksopp se empieza a notar, y el tema se convierte en un instrumental cercano al jazz. La verdad es que suena muy bien. No es que pueda decir lo mismo de Sayit, el corte que han elegido como single. Su rollo electro industrial me gusta para un par de minutos, pero al final me termina rallando un poco.

Yo lo tengo muy claro, lo mejor del disco son las dos canciones puramente Robyn. Además, son muy diferentes. Do It Again es el típico hit de synth-pop que ha hecho famosa a la sueca, y que, además, le sigue funcionando muy bien. Sin embargo, en Every Little Thing nos sorprenden con una deliciosa balada sintética con tintes de r&b. No me cabe duda de que es una canción por la que muchas divas del mainstream matarían. De hecho, le pegaría bastante a Jessie Ware. Después de ella hay poco más que rascar, ya que en Inside the Idle Hour Club, nos dejan uno de esos soporíferos temas en los que Röyksopp se ponen de lo más ambientales. Diez minutos de puro sopor.

7,3