Neneh Cherry – Blank Project

Neneh-Cherry-Blank-Project

Si hace 25 años me dicen que Neneh Cherry iba a sacar uno de los discos más interesantes, inteligentes e innovadores de 2014, hubiera soltado una carcajada enorme. No porque en 1989 no me gustara, con mis doce años escuché el vinilo de Raw Like Sushi un millón de veces, y su versión del I’ve Got You Urden My Skin de Cole Porter, es mi tono de móvil desde hace años (el rap del principio me sigue pareciendo sublime), pero nunca fue una artista excesivamente respetada. Ha sido con los años, y con sus diversas colaboraciones, cuando se ha empezado a ver que la sueca tiene un talento enorme. Aunque yo siempre pensaré que temas como Buffalo Stance y Manchild son auténticas joyas. Además, no creo que le resultará muy fácil triunfar en los ochenta en un mundo tan masculino como el hip-hop.

131118-neneh-cherry-four-tet-blank-project

Si le echas un pequeño vistazo a la biografía de Nenen Cherry, entiendes perfectamente cómo ha llegado a este trabajo. Sus colaboraciones con bandas de jazz, con artistas como Massive Attack (colaboró en los arreglos de Blue Lines), Pulp y Gorillaz, o todas las influencias familiares que ha mamado desde pequeña (su padrastro era Don Cherry) le han llevado a crear este Blank Project. Su primer trabajo en 18 años, es la culminación de una carrera extensa en años, pero corta en lanzamientos. Mejor, así podido plasmar todas sus ideas en un solo disco, y hacer de él, algo espectacular.

Cherry no ha estado sola en este proyecto, ha contado con la mano de Four Tet y de Rocketnumbernine, uno de sus colaboradores habitual. Con ellos se metió cinco días en el estudio, y parió estos diez temas. Diez cortes que tienen una producción cruda y grave, sobre todo en las percusiones, que, junto a la voz de Cherry, son las grandes protagonistas de este álbum. La mezcla de ritmos electrónicos, baterías reales y cencerros, resulta de lo más atractiva. Tanto cuando se pone mucho más electrónica (Weightless y Dossier son un gran tortazo en la cara), como cuando deja el protagonismo a una batería real (la colaboración con Robyn es muy grande). Todo está donde tiene que estar, incluso el orden de las canciones es el correcto. Pero lo mejor es ver como Cherry disfruta haciendo lo que quiere con su voz. Aúlla en Everything; emociona en Across the Water, y te invita a bailar en Blank Project. Incluso se deja llevar por la nostalgia, y en Naked se acerca, musicalmente, al hip-hop old school de su primer trabajo.

Sin duda alguna, es uno de los regresos más interesantes en años, y con él, creo que Neneh Cherry por fin va a recibir el reconocimiento que se merece.

8,5

Streaming de NPR