Godspeed You! Black Emperor – G_d’s Pee AT STATE’S END!

No me matéis, pero nunca me he sentido muy atraído por la música de Godspeed You! Black Emperor. Y es que, la primera vez que me puse con ellos, fue allá por el 2000, con el que precisamente sigue siendo su disco más aclamado. Pero en aquella época no estaba yo muy por la labor de meterme una buena dosis de post-rock. Así que ahí los dejé, aparcados más de dos décadas. Pero, como digo siempre, nunca es tarde para volver a retomar la carrera de un grupo (en este caso colectivo). Aunque tengo bastante trabajo por delante. 

G_d’s Pee AT STATE’S END!’ es su séptimo trabajo, y el cuarto tras su regreso en 2010. Y, según he podido leer por ahí, también es en el que vuelven un poco a las tormentas más eléctricas. Lo que hizo que, hace unos días, cuando le di la primera escucha, me explotara a la cabeza. No voy a ser yo el que diga que son unos expertos en los crescendos propios del post-rock, pero sí puedo decir que, como prácticamente nuevo oyente, me han dejado totalmente alucinado. Y no solo eso, también su faceta más avant-garde y reposada me ha cautivado a la primera. Ahí está “Fire at Static Valley”, que una preciosidad. 

Creo que no me equivoco si digo que en este 2021 nos vamos a encontrar con pocos momentos más intensos como el combo formado por “Job’s Lament” y “First of the Last Glaciers”. Resulta alucinante cómo va subiendo la primera y culmina con esa guitarra final -es flipante como suena esa puta guitarra-, y cómo recoge el testigo la segunda. Son 14 minutos en total de tensión sonora que reflejan lo mejor de un género que parece que vuelve a vivir un buen momento. Pero no se quedan ahí, también brillan a lo grande en ““Government Came” (9980.0kHz 3617.1kHz 4521.0 kHz)”, donde se van hacia el lado más épico del post-rock en once minutos realmente bellos. Y ojo, porque en ese tema dividido en tres y llamado “Cliffs Gaze / cliffs’ gaze at empty waters’ rise / ASHES TO SEA or NEARER TO THEE”, nos dejan toda una sorpresa. Y es que, en su parte final, se vienen arriba, y aceleran su música dejando totalmente de lado la calma que suelen tener sus canciones. Y sí, es una autentica pasada. 

Pues sí, con más de veinte años de retraso, me uno al club de seguidores de Godspeed You! Black Emperor. 

8,1