Selección 2016 (6ª Parte)

seleccion-2016-6

Pocas veces he disfrutado tanto haciendo una recopilación como en esta ocasión. Y es que, en la de este mes, hay unos cuantos temas que se han metido de lleno entre mis favoritos del año. Estoy hablando de ese maravilloso single que han sacado The Gift junto a Brian Eno, de lo nuevo de Molly Nilsson, y de Shamir y su estupendo giro hacia el pop. Esas son la tres canciones que más he escuchado en las últimas semanas, pero también me ha gustado mucho el primer adelanto del nuevo álbum de Hidden Cameras, que parece que vuelven a sus comienzos, o la vuelta de Grandaddy. Incluso la versión del Bizarre Love Triangle que se ha marcado Scarlett Johansson con Sugar For Sugar, su nueva aventura musical, me parece que tiene un punto.

También veréis que hay unos cuantos grupos españoles, algo normal, ya que el nivel nacional está muy alto, y bandas como Espanto, Cómo Vivir en el Campo y Escuelas Pías han sacado unos grandes discos.

Espero que os guste.

1. Love Without Violins. Feat. Brian Eno / The Gift 4:47
2. Let’s Talk About Privileges / Molly Nilsson 4:05
3. Real Thing / Lower Dens 4:17
4. Windsurf / Ice Choir 3:17
5. I’m Always Watching You / Sondre Lerche 3:59
6. Bizarre Love Triangle / Sugar For Sugar 3:51
7. This Thing Was Bound To Happen / The Radio Dept. 3:12
8. Devil D / Escuelas Pías 3:37
9. Salt Song / How To Dress Well 6:36
10. Are You Lost In The World Like Me / Moby & The Void Pacific Choir 4:27
11. Psycho Lovers / Local Natives 3:54
12. Lonesome Sound / Merchandise 4:16
13. I’m Still Believing / TOY 3:01
14. Monday Morning, Somewhere Central / Ultimate Painting  2:55
15. Tryna Survive / Shamir 3:12
16. At Your Door / Chook Race 3:05
17. Cricket o croquet / Cómo Vivir en el Campo 2:57
18. Way We Won’t / Grandaddy 4:21
19. Rachel / The Wedding Present 3:44
20. The Industry / Okkervil River 4:32
21. The Day I Left Home / The Hidden Cameras 3:50
22. Mal salvaje / Espanto 3:02

Roman á Clef – Abandonware

Roman-A-Clef-Abandonware-560x560

¿Qué pasa si metes en una batidora a Prefab Sprout, Level 42, Howard Jones, y todos los grupos de nuevos románticos de los ochenta? Pues que sale algo parecido a lo que hacen Roman à Clef. Este trío de Brooklyn, formado por Ryan Newmyer y Jen Goma, de A Sunny Day In Glasgow, y Kurt Feldman, el que fuera batería de The Pains Of Being Pure At Heart, y líder de Ice Choir, no se corta un pelo a la hora de enseñar sus influencias, y la verdad es que hacen bien. Es cierto que tienen un sonido que tira demasiado hacia esa época, pero tienen buen gusto, y saben plasmarlo en sus canciones.

Una de las cosas buenas que tiene el debut de Roman à Clef, es que es cortito, y ni siquiera llega a la media hora. Si fuera un poco más largo podría resultar un poco empalagoso, y uno podría acabar un poco harto de tanta dulzura con sabor a ochentas. Sin embargo, al contar solo con ocho canciones, se hace un álbum muy entretenido, y muy disfrutable.

Entre Abandonware (Hannah and Zoe), que abre el disco, y Abandonware (Josh and Jer), que lo cierra, y que prácticamente son la misma canción dividida en dos, nos encontramos con seis canciones de puro pop. Al igual que los grupos de los ochenta que tanto veneran, lo principal son las guitarras limpias (solo pisan el pedal de distorsión al final del disco) y los teclados que las acompañan, pero también hay coqueteos con las baterías electrónicas, algo muy típico de aquella época. Por no hablar de que la voz grave y tranquila de Newmyer, se asemeja una barbaridad a la de Paddy McAloon, y Jen Goma canta como si fuera una de las componentes femeninas de Prefab Sprout. Gracias a esto, se sacan de la manga grandes canciones como The Prisoner (la más cercana al indie-pop de todo el disco), PSBTV, o Friends Today, que son las que más tiran hacia ese rollo.

A medida que va pasando el disco, van pasando los años, y los últimos ochenta van apareciendo. Es el caso de la sintética Bye/Gone, que es puro Level 42, o de la ensoñadora Lucky Toasts, en la que se acercan al pop bailable. Además, también se dejan seducir por el funk sintético en Roman Clay (27 BC), en la que bajan un poco el listón, y resultan un poco aburridillos.

Quizá suena demasiado a una época en concreto, y a unos grupos en particular, pero lo hacen muy bien, y han conseguido sacar un disco notable.

7,8