Belle and Sebastian – How To Solve Our Human Problems Part 3

4000x4000px_EP3Cover_1024x1024

Tercera y última entrega de “How To Solve Our Human Problems”, la trilogía de Eps con la que Belle and Sebastian nos han deleitado en los últimos meses. Aunque, quizá, deleitar no sea la palabra correcta, porque hay que reconocer que no han dado lo mejor de sí. Empezaron con una primera parte estupenda y ecléctica, en la que pop de toda la vida y una buena dosis de electrónica eran los protagonistas; siguieron con una segunda parte más retro, pero que funcionaba bastante bien en alguno de los temas, y la terminan con una tercera parte mucho más irregular, y demasiado lineal.

Los de Glasgow se han dejado para el final su faceta más reposada, y claro, no siempre funciona bien. ‘Poor Boy’, el tema que lo abre, tiene un buen ritmo, pero es demasiado larga, y su estribillo tarda mucho en llegar. No obstante, han editado un radio-edit. Tras ella, nos encontramos con la segunda parte de ‘Everything is Now’, o lo que es lo mismo, la versión cantada del tema que cerraba el primer Ep, que no es muy necesaria. Inmediatamente después, viene la mejor parte, y la que más gustará a sus seguidores de toda la vida. En ‘Too Many Tears’ y ‘There Is an Everlasting Song’ recuperan su faceta más retro, y además, lo hacen de dos formas diferentes. La primera es la clásica canción motown de Belle and Sebastian, en la que entran las trompetas y los instrumentos de cuerda. Sin embargo, en la segunda, desaceleran, y sacan a relucir su faceta más pop y, por qué no decirlo, ese sonido tan Simon and Garfunkel, del que tanto han tirado en el pasado. Y para cerrar, se dejan ‘Best Friend’, todo un hit pop con un sonido un poco más actual.

Si resumimos los tres Eps, nos encontramos con casi una decena de temas notables, lo que me lleva a pensar que deberían haber sacado un Lp, y dejar las canciones restantes para las respectivas caras-b. La repercusión hubiera sido mayor.

7

Anuncios

Recomendaciones en Streaming: Blacanova – La Cabeza

a2508651033_10

En cuestiones de dream-pop y shoegaze, siempre solemos tirar hacia lo foráneo, lo cual es un absurdo, ya que aquí tenemos algunos grupos que practican estos estilos con bastante atino. Uno de ellos es Blacanova, que acaban de editar el que, por desgracia, será su último trabajo. La banda de Sevilla se va a tomar un descanso indefinido para dar rienda a otros proyectos musicales, pero antes, nos dejan la que es su mejor colección de canciones.

No sé si habéis seguido la carrera de Blacanova hasta ahora, pero una de sus características principales, es que no se cierran a ningún estilo. Siempre dentro de lo que es el mundo del pop de guitarras ensoñador, claro. Durante la última década, le han dado al noise, al shoegaze, al dream-pop o al slowcore, dejando resultados brillantes en todas estas facetas. “La Cabeza” es la suma de todos estos años y de este inconformismo musical, que les ha llevado a perfeccionar su sonido, el cual, resulta compacto y sin fisuras.

Asombra mucho escuchar como manejan los juegos vocales, capas de reverb y distorsión, que unidos a sus melodías ensoñadoras y su espíritu pop, hacen la combinación perfecta. Además, también cuentan con un puntito oscuro, con el que logran dar un toque melancólico y lisérgico a sus canciones. Ahí está ‘El arte de amar’, que abre el disco entre tormentas de distorsión y épicos países sonoros. Algo por lo que también apuestan en ‘El abismo’ y ‘Codeína’. Y luego tenemos ‘Esa sensación’, donde entran en juego las cajas de ritmos, y se sacan de la manga un precioso tema de puro dream-pop.

Su faceta más indie-pop está representada por ‘Una mujer venezolana’ y ‘Zoe’, dos canciones en las que las guitarras rugen, pero siempre con una buena melodía de por medio. Además, en la segunda, se acercan bastante al shoegaze más melódico, y ese siempre es una buena idea. Junto a ellas, también encontramos ‘Mother’, un corte que empieza de una forma tranquila y densa, pero que al minuto y medio se convierte en todo un himno pop.

Siempre es una pena que los buenos grupos se separen, o se tomen un descanso indefinido, pero al menos Blacanova lo hacen que un pedazo de regalo de despedida.

8

Math and Physics Club – Lived Here Before

LivedHereBefore

Math and Physics Club es uno de esos grupos que ama el pop de toda la vida, y que no necesita tirar de efectismos para hacer canciones con encanto. Sus temas suenan limpios y sin apenas distorsiones, y sus letras son de lo más cotidianas, pero, de alguna manera, siempre terminan haciendo discos de lo más interesantes.

Lived Here Before” es su cuarto trabajo, y una vez más, en él encontramos una notable revisión del pop británico de los ochenta. Desde su Seattle natal, estos tres chicos se han empapado del twee-pop y el indie-pop que se hizo durante aquellos años en las islas, y lo han traído de nuevo a la actualidad. No voy a decir que el resultado sea sorprendente, porque esa no es la palabra, pero sí bonito y entretenido. Digamos que es uno de sus discos idóneos para pasar un buen rato sin pensar en nada más.

El álbum se abre ‘Threadbare’, uno de sus cortes más animados, en el que cuentan con un estribillo de lo más animado. Y es que, se les da de maravilla hacer este tipo de temas, como bien demuestran en ‘Broadcasting Waves’, de la cual llevo enamorado una semana, la deliciosa ‘Take a Number’, y ‘Past & in Between’, en la que dan el protagonismo a un órgano y unos coros maravillosos. Y si ya nos vamos a ‘All the Mains are Down’, vemos que amplían sus influencias, y se fijan en los primeros R.E.M. Además, con mucho acierto. Sin embargo, cuando se relajan, me cuesta pillarles el punto un poco más. Canciones como ‘Marblemouth’, ‘The Pull of the TIdes’ o ‘Like Cinnamon’, me gustan, pero no me emocionan.

Buen pop, canciones notables, y mucho encanto. ¿Para qué queremos más?

7,4

Belle and Sebastian – How To Solve Our Human Problems Part 2

belle-sebastian-how-to-solve-human-problems

No sé si Belle and Sebastian han tenido buena idea editando tres Eps en lugar de un álbum al completo. Más que nada porque, en esta época, en la que los discos tienen muy poco recurrido, casi es un suicidio tirar del formato Ep. Y, por desgracia, parece que la banda escocesa no va a lograr cambiar eso. La primera parte de “How To Solve Our Human Problems”, que se editó en plena vorágine de las listas de lo mejor del año, ha pasado un poco desapercibida, y son muy pocos los que hoy, tan solo unas semanas después, se acuerdan de ella. Ahora editan la segunda parte, y tiene pinta de que la repercusión va a ser la misma. Aunque espero equivocarme.

Si en la primera entrega de “How To Solve Our Human Problems” nos encontrábamos con unos Belle and Sebastian más versátiles, y sin miedo a tirar de la electrónica, aquí estamos ante todo lo contrario. Estas cinco nuevas canciones nos devuelven a los Belle and Sebastian de toda la vida: a los más retro. Ahí está ese comienzo con ‘Show Me The Sun’ y su potente base rítmica, que, si no fuera por el tono de voz de Stuart Murdoch, casi podría servir como banda sonara de una película de Blaxploitation. O esa ‘Cornflakes’ tan sixties y tan veraniega. Junto con ‘The Same Star’, que no deja de ser el típico tema pop marca de la casa, estas son las dos canciones más directas y animadas, ya que el resto es mucho más relajado. Quizá demasiado. Y es que, aunque ‘I’ll Be Your Pilot’ no deja ser una bonita canción, tampoco me parece nada del otro mundo. Sin embargo, ‘A Plague On Other Boys’, me resulta más interesante. Quizá sea porque es un poco menos típica.

Esta segunda parte de “How To Solve Our Human Problems” es un poco más floja que la primera, pero no deja de ser muy disfrutable. Sobre todo para los que prefieren los Belle and Sebastian más clásicos.

7,4

Spinning Coin – Permo

spinning-coin

Sigo a mi rollo, resistiéndome a ponerme con las listas del año, y descubriendo discos de los últimos doce meses. Uno de los que me ha hecho tilín ha sido el debut de Spinning Coin, una banda de Glasgow apadrinada por The Pastels, que ha contado con la ayuda del mismísimo Edwyn Collins, que se ha implicado plenamente en la grabación del álbum. Así que, viniendo de donde vienen, y con estas credenciales, ya os podéis imaginar hacia donde van sus canciones. El pop guitarrero de los noventa es su mantra, pero no se quedan ahí, también hay una influencia evidente la escena neozelandesa de los ochenta. Y las dos cosas las llevan muy bien.

Las canciones de “Permo” se mueven entre el arrebato guitarrero y la delicadeza pop, logrando resultados notables en ambas facetas. Así, nos encontramos con que manejan de maravilla lo que yo llamo “guitarras escacharradas”, que no son otras que esas que casi suenan desafinadas. El primer ejemplo lo tenemos nada más empezar, con la deliciosa ‘Raining On Hope Stree’, pero hay más, como la acelerada ‘Sleepless’ y esa ‘Powerful’ tan Pavement. Y es que, los de Stephen Malkmus, que también tiraban de lo lindo de las bandas neozelandesas, son otras de sus referencias. Algo que podemos apreciar en la genial ‘Tin’, o en esa pequeña locura llamada ‘Be Free’.

De su faceta más reposada me quedo con temas como ‘Floating With You’, el sucio y delicioso ‘Starry Eyes’, y ‘Running With The World’, que tiene un punto Velvet que me encanta. Pero es en el tema final, llamado ‘I Feel The Need To Be An Actor’, donde más se salen del camino establecido en el resto del álbum. Aquí se van hacia un sonido más sixties, que, por momentos, puede recordar a los Yo La Tengo más tranquilos.

Permo” es, sobre todo, un disco de lo más entretenido, y todo un regalo para los seguidores del indie escoces de los noventa.

7,7

Belle and Sebastian – How To Solve Our Human Problems Part 1

belle-and-sebastian-4000x4000px_ep1cover-7268e431-d166-4ef4-9dde-d76f68f121f7

No es ninguna novedad que a Belle and Sebastian se le da maravilla el mundo del Ep. La formación escocesa es una gran aficionada a este formato, y cuenta con una gran cantidad en su discografía. Además, una de las cosas que más se ha criticado de sus últimos trabajos, es que son demasiado largos, y que no les vendría mal volver a este formato. Pues dicho y hecho. Pero claro, lo hacen a su manera, porque al final, lo que van a sacar, es un largo llamado dividido en tres partes “How to Solve Our Human Problems”. La primera, que es la que nos ocupa hoy, salió el pasado viernes; la segunda se pone a la venta el próximo enero, y la última en febrero. Así que, como podéis ver, la cosa tiene truco.

How To Solve Our Human Problems Part 1” cuenta con varias de las facetas de la banda de Glasgow. Y es que, hace tiempo que los de Stuart Murdoch dejaron de ser ese grupo emblema del pop más sofisticado, abrazando la electrónica y, en algunos casos, mundos más guitarreros. Este Ep de cinco canciones es un poco resumen de eso, y en él podemos comprobar que siguen muy cómodos dando una pátina electrónica a sus himnos de pop de toda la vIda. Es el caso de ‘Sweet Dew Lee’, en la que recuperan su pasión por los sonidos sixties, pero en la que también meten un sintetizador que le da un toque actual a la canción. Mucho más potentes y directos están en ‘We Were Beautiful’, la que yo considero una de sus mejores canciones de los últimos años. Y es que, esa caja de ritmos acelerada, y su estribillo redondo, son irresistibles. Aunque para irresistible la popera ‘The Girl Doesn’t Get It’, todo un temazo en clave synth-pop, que es una auténtica delicia.

Los seguidores de los Belle and Sebastian de siempre, también tienen su pequeña racioncita. Se trata de ‘Fickle Season’, que no es otra cosa que la clásica balada de la banda, en la que Sarah Martin lleva la voz cantante. Personalmente, aunque es bonita, me quedo con las otras canciones del Ep. Incluso me va más esa especie de instrumental easy-listening llamado ‘Everything is Now’, que tiene su punto. Además, por cierto, la versión normal aparecerá en otro de los Eps, concretamente en el tercero.

No sé qué tal estarán los otros dos Eps que quedan por salir, de momento, han adelantado una de las canciones del segundo, y no me ha terminado de convencer. En cualquier caso, la primera entrega de “How to Solve Our Human Problems” sí que me ha parecido notable, y en ella veo que siguen en plena forma.

7,9

Hater – You Tried

a1129797614_10

En mi empeño por descubrir los discos de este año que se han quedado en el tintero, me he encontrado con el álbum de debut de Hater, una banda sueca que es una auténtica delicia. Y me parece un poco extraño que un disco así se me haya pasado, porque es totalmente de mi palo y, además, es notable. Hacen un indie-rock algo pop, al que lo maquillan con ligero toque lo-fi, y que se queda a la primera escucha. Además, su cantante tiene una voz que te atrapa, muy en el rollo de la de Alvvays, banda de la que se declaran seguidores.

You Tried” es un disco directo, que dura 25 minutos, y el cual dan ganas de volver a poner tras escuchar la última canción. Y es que, con una canción como ‘Carpet’, que abre el disco de forma pausada y con unos punteos de guitarras cristalinos que son una maravilla, es imposible resistirse a lo que viene después. ‘Mental Haven’ es uno de los singles del álbum, y una de las mejores canciones del mismo. Esas guitarras dobladas y ese estribillo, tan Camera Obscura, me han convencido a la primera. Al igual que ‘Common Way’, que casi podría ser una canción de Slowcore pop, si eso existe. Y si ya nos vamos su lado más popero, nos encontramos con ‘Had It All’, en la que no tienen ningún problema en ponerse algo sixities.

La segunda parte del disco es un poco más potente, y casi diría que incluso me gusta un poco más. ‘Cry Later’ es un hit instantáneo, y su sonido, tan noventero, se acopla de maravilla a su fantástico estribillo. Y si ya nos vamos a ‘Heavy Hearts’, nos encontramos con un intenso tema de rock que va subiendo de revoluciones a medida que van pasando los minutos. Por cierto, que aquí me han recordado un poco a los mejores momentos de los discos en solitario de Eleanor Friedberger. Por último, tenemos ‘Stay Gold’, donde se ponen un poco más brutos que en el resto del disco. Pero da igual, porque apenas dura un minuto y medio. Además, tras ella, deciden cerrar el disco con la ensoñadora balada que le da título.

Hater han sido todo un descubrimiento, y este álbum de debut lo voy a disfrutar mucho en los próximos meses. Eso sí, si me dan tiempo, porque hoy mismo han publicado un Ep con cuatro canciones nuevas.

8