Dinosaur Jr. – Sweep It Into Space

Hay que reconocer que, a esta segunda etapa que Dinosaur Jr. emprendieron en 2005, se le pueden poner muy pocas pegas. Evidentemente, han sacado unos discos mejores que otros, pero todos han sido, como mínimo, notables. Y nadie que los haya visto encima de un escenario en estos últimos quince años, puede decir que sus directos no sean buenos y contundentes. Y todo esto haciendo lo mismo de siempre, y cambiando muy poco su forma de ver el indie-rock. Eso sí, también es cierto que, entre disco y disco, nos suelen dejar unos cuantos años de sequía. Así que, cuando llega un nuevo trabajo suyo, siempre causan un poco de expectación.

Sweep It Into Space’ es otro de los discos que han sufrido retrasos por la pandemia. El confinamiento les pilló con el álbum casi terminado, pero no listo del todo. Así que, tras meses de interminables arreglos, en los que J Mascis quería llenar todo de solos a lo Thin Lizzy -afortunadamente, no le dejaron-, lograron terminarlo a finales de año. Y hay que decir que, no sé si será por ese tiempo extra que han tenido, pero les ha quedado muy bien. Aunque también tendrá algo que ver la coproducción de Kurt Vile, que les ha pulido bastante su sonido.

Es probable que estemos ante el disco más melódico y directo de Dinosaur Jr. en años. La conjunción de las guitarras acústicas con las eléctricas, que juega un papel importante en todo el álbum, funciona a la perfección. Y creo que ahí tiene un poco de culpa Vile. Solo hay que escuchar esa “I Ran Away” donde el de Filadelfia toca su guitarra de doce cuerdas. Es toda una delicia en la que han rebajado su nivel de distorsión, y han apostado por dar rienda suelta a su lado más armonioso. Algo que también se puede apreciar en “And Me”, donde se sacan de la manga una guitarra que es puro The Cure. Eso sí, los solos de Mascis siguen ahí. Y, por si esto fuera poco, también se atreven con un baladón como “Garden”. Una canción compuesta por Lou Barlow, que los de Pitchfork han calificado como “english-folk pastiche”, y que a mí me flipa. Pero, quizá, lo más sorprendente del disco, llegue con “Take It Back”, en la que se ponen juguetones y le dan protagonismo a un mellotrón.

Los Dinosaur Jr. de siempre también están muy presentes en el disco. Pero también creo que, esta vez, sus trallazos guitarreros de indie-rock, tienen un punto más melódico. Y la verdad es que les viene muy bien. Temas como “I Ain’t”, “Hide Another Round” o “I Expect It Always”, entran de maravilla. Y ojo, que cuando endurecen un poco sus guitarras, no pierden ese punto más asequible. Ahí está “I Met The Stones”, la cual, a pesar de contar con unos riffs casi metaleros, también tiene su lado más pop. O “Walking To You”, que es cruda, pero muy melancólica.

Dinosaur Jr. siguen teniendo mucho que decir, y su disco número doce es una buena prueba de ello.

7,9

Sebadoh – Defend Yourself

sebadoh-defend

Han pasado 14 años desde que Sebadoh lanzaron The Sebadoh, que se convirtió en su último trabajo, hasta este Defend Yourself. Algo que no deja de ser curioso, ya que con The Flame, el single de ese trabajo, consiguieron su puesto más alto en las listas. Pero Lou Barlow siempre ha tenido una buena cantidad de proyectos, y en aquel momento, Sebadoh no eran una de sus prioridades. Además, a partir de 2005 empezó a tocar y grabar otra vez con Dinosaur Jr., y eso le ha mantenido ocupado todos estos años. Unos años que han sido duros, ya que se acaba de divorciar tras 25 años de matrimonio.

sebadoh_news_photo

Defend Yourself es un disco totalmente influenciado por ese acontecimiento de su vida privada (Let It Out refleja todas esa sensaciones que ha tenido como recién divorciado), pero a su vez es un trabajo de lo más esperanzador. No estamos ante un disco deprimente. Los de Massachusetts han sacado un disco crudo, pero con una fuerte carga melódica. Digamos que están las dos caras de Sebadoh; hay temas que casi rozan el hardcore, y auténticos hits de indie-rock. Eso sí, lo que no hay es ni rastro de electrónica, algo que sí tenía aquel The Sebadoh, de 1999, donde Lou Barlow fusionó a Sebadoh y a Folk Implosion.

Supongo que no hace falta decir, que los temas que más me han gustado han sido esos hits de indie-rock. Ya sabéis que si me dan un estribillo chulo, y una buena melodía, no puedo resistirme. Pero también hay algún que otro tema más contundente, y seco, que me ha gustado bastante. Es el caso del instrumental Once, que me parece muy sencillo, pero a la vez muy efectivo. Tampoco están nada mal Beat y Defend Yr Self, donde sacan a paseo esos riffs de guitarra tan cortantes. Pero no puedo evitarlo, y cuando escucho esas melodías tan chulas que tienen temas como I Will, Oxygen o la grandiosa State of Mine, mi cabeza se olvida del resto. Y es que, Lou Barlow y sus compis están de lo más acertados en este tipo de temas. Parece mentira que sean los mismos que cantaban eso de “Taking inspiration from Hüsker Dü” en aquel anti-himno llamado Gimme Indie-Rock. Ahora son ellos los que parecen unos seguidores adolescentes de la banda de Bob Mould y Grant Hart, y se dedican a hacer temazos de este palo. Esto no tiene nada malo, todo lo contrario, pero sería absurdo negar la influencia de esa banda en su música, por mucho que Lou Barlow lleve 25 años haciendo maravillas. Además, no se queda ahí, y también es capaz de hacer un tema corte muy clásico (muy yankee) como Can’t Depend, y salir más que airoso. De hecho, es de lo mejor del disco.

Es un trabajo notable, en el que ha optado por hacer un repaso de su carrera con Sebadoh, y donde demuestra que todavía le quedan unos cuantos cartuchos. Aunque eso ya lo vimos en los últimos trabajos de Dinosaur Jr, donde metía algunos temas compuestos por él.

7,4

Streaming de NPR