Low – HEY WHAT

Tengo que reconocer que no pude pillarle el pinto a ‘Double Negative’, el anterior trabajo de Low. Todo ese mundo nuevo, en el que una distorsión brutal se convertía en la protagonista, no me terminó de convencer. Pero lo cierto es que fui de los pocos, porque se convirtió en uno de sus álbumes más aclamados. Así que han debido pensar que por qué no van a seguir por ese camino en su nuevo trabajo. Aunque eso sí, con una diferencia notable: aquí están bastante más melódicos. Sobre todo, en las voces, que no se pierden entre las capas de distorsión. Y por eso sí que han conseguido convencerme esta vez.

HEY WHAT’ vuelve a poner a prueba nuestros oídos desde el principio. Esa “White Horses” que lo abre, donde, lo que parece ser un acople de guitarra, se convierte en ingrediente principal de la canción, te mete de lleno en su particular forma de ver el rock. Y lo hace porque, ese “ruido”, se integra de maravilla entre sus voces y las capas de distorsión. Algo que ocurre en buena parte del disco. Como en la también estupenda “I Can Wait”, donde siguen exprimiendo ese acople y lo llevan a un terreno aun más melódico. O esa preciosidad llamada “Days Like These”, en la que la capa más sucia de distorsión no puede con la dulzura de sus voces. Y ojo con esa brutalidad llamada “More”, donde suben la intensidad de esa distorsión al máximo.

También es cierto que aquí hay uno cuantos temas donde rebajan bastante la suciedad de su sonido. De ahí que sea un tanto más fácil de escuchar. Porque sí, en “All Night”, meten algunas capas de esa suciedad, pero es una canción que no dista mucho de los Low de hace unos años. Algo que también ocurre con “Disappearing” o “Don’t Walk Away”. De hecho, en la segunda, no hay ni rastro de esa distorsión.

Curiosamente, dos de los mejores momentos del disco, llegan con los temas más extensos. Tanto en “Hey”, como en “The Price You Pay (It Must Be Wearing Off)”, que se van más allá de los siete minutos, logran dar con un sonido absolutamente envolvente y cautivador. Además, de dos formas muy diferentes. En la primera, lo hacen de una forma más delicada, casi sin sobresaltos y dejando que sea la voz de Mimi Parker la que se lleve el protagonismo. Sin embargo, la segunda, es lo que yo llamo “una perfecta canción de cierre”. Estamos ante uno de esos temas que van subiendo de intensidad a medida que pasan los minutos, y que acaban en un punto un tanto épico. Pero claro, pasado por el filtro de Low, y su distorsión sucia y rota.

Casi treinta años después de su formación, Low han conseguido dar con un sonido propio que lleva el rock a un mundo diferente. Y eso está al alcance de muy pocos.

8,2

Pardoner – Came Down Different

Cada vez me cuesta enfrentarme más a esos discos de indie-rock que en los noventa habría devorado gustosamente y sin rechistar. Será que me he hecho mayor, o que es un estilo que no ha evolucionado nada en treinta años. Lo bueno es que, de vez en cuando, sale algún trabajo de este palo que sí me llamó la atención. Es el caso del tercer álbum de los norteamericanos Pardoner, una banda que empezó por su amor a los contundentes Polvo, y que ha terminado rebajando la intensidad de su música para meterse en sonidos más propios de bandas como Pavement, Yo La Tengo o Sonic Youth.

Came Down Different’ es un trabajo que no estaba muy planeado. Antes de la pandemia, uno de los miembros de la banda se fue a vivir a Canadá, y el grupo prácticamente estaba disuelto, pero al final siempre hay una necesidad de crear canciones. Y de sacarlas a la luz, por supuesto. Así que se metieron en el estudio con un nuevo bajista, y con el productor Jack Shirley, y en dos días grabaron la que se supone que es su mejor colección de temas. Y la verdad es que, salvo los arrebatos más punk – “Spike” empiezan bien, y al más puro estilo Parquet Courts, pero la joden con un estribillo demasiado bestia-, que no me terminan de convencer, sí que se puede decir que estamos ante un disco de indie-rock notable.

Empiezan muy bien con “Donna Said”, un tema que refleja ese indie-rock perezoso y heredado de bandas como Pavement o Guided By Voices. Algo a lo que vuelven en la estupendas “Broadway”, “Hammer Factory” o “Fuck You!”. Pero también saben cuando darle un toque un poco más pop a sus canciones. Es el caso de la juguetona “I Wanna Get High To The Music”, o de esa extrañan balada llamada “Lucky Day”, que tanto bebe de la Velvet. Y ojo, que cuando se meten de lleno en el mundo Sonic Youth, nos dejan un corte como “Came Down Different”, que casi podría ser una de esas canciones que creo Lee Ranaldo en la época del ‘Dirty’. Eso sí, casi al final del disco, no pueden evitar volver a ese lado más punk en “Totally Evil Powers”. Aunque tengo que decir que en este caso están un poco más contenidos y melódicos. Algo que me atrae más.

Guitarras contundentes, buenas melodías, algún grito que otro, y esa languidez propia del indie-rock de los noventa…Todo eso encontramos en el notable nuevo disco de Pardoner.

7,5

Dinosaur Jr. – Sweep It Into Space

Hay que reconocer que, a esta segunda etapa que Dinosaur Jr. emprendieron en 2005, se le pueden poner muy pocas pegas. Evidentemente, han sacado unos discos mejores que otros, pero todos han sido, como mínimo, notables. Y nadie que los haya visto encima de un escenario en estos últimos quince años, puede decir que sus directos no sean buenos y contundentes. Y todo esto haciendo lo mismo de siempre, y cambiando muy poco su forma de ver el indie-rock. Eso sí, también es cierto que, entre disco y disco, nos suelen dejar unos cuantos años de sequía. Así que, cuando llega un nuevo trabajo suyo, siempre causan un poco de expectación.

Sweep It Into Space’ es otro de los discos que han sufrido retrasos por la pandemia. El confinamiento les pilló con el álbum casi terminado, pero no listo del todo. Así que, tras meses de interminables arreglos, en los que J Mascis quería llenar todo de solos a lo Thin Lizzy -afortunadamente, no le dejaron-, lograron terminarlo a finales de año. Y hay que decir que, no sé si será por ese tiempo extra que han tenido, pero les ha quedado muy bien. Aunque también tendrá algo que ver la coproducción de Kurt Vile, que les ha pulido bastante su sonido.

Es probable que estemos ante el disco más melódico y directo de Dinosaur Jr. en años. La conjunción de las guitarras acústicas con las eléctricas, que juega un papel importante en todo el álbum, funciona a la perfección. Y creo que ahí tiene un poco de culpa Vile. Solo hay que escuchar esa “I Ran Away” donde el de Filadelfia toca su guitarra de doce cuerdas. Es toda una delicia en la que han rebajado su nivel de distorsión, y han apostado por dar rienda suelta a su lado más armonioso. Algo que también se puede apreciar en “And Me”, donde se sacan de la manga una guitarra que es puro The Cure. Eso sí, los solos de Mascis siguen ahí. Y, por si esto fuera poco, también se atreven con un baladón como “Garden”. Una canción compuesta por Lou Barlow, que los de Pitchfork han calificado como “english-folk pastiche”, y que a mí me flipa. Pero, quizá, lo más sorprendente del disco, llegue con “Take It Back”, en la que se ponen juguetones y le dan protagonismo a un mellotrón.

Los Dinosaur Jr. de siempre también están muy presentes en el disco. Pero también creo que, esta vez, sus trallazos guitarreros de indie-rock, tienen un punto más melódico. Y la verdad es que les viene muy bien. Temas como “I Ain’t”, “Hide Another Round” o “I Expect It Always”, entran de maravilla. Y ojo, que cuando endurecen un poco sus guitarras, no pierden ese punto más asequible. Ahí está “I Met The Stones”, la cual, a pesar de contar con unos riffs casi metaleros, también tiene su lado más pop. O “Walking To You”, que es cruda, pero muy melancólica.

Dinosaur Jr. siguen teniendo mucho que decir, y su disco número doce es una buena prueba de ello.

7,9

Thurston Moore – By The Fire

Sonic Youth llevan unos meses editando online viejos conciertos y muy activos en las redes sociales – se han hecho un Instagram y un bandcamp, y el pasado fin de semana hicieron una Twitter Listening Party por el 25 aniversario del ‘Washing Machine’-. Si fuera otro grupo, esto podría ser señal de una posible reunión, pero viniendo de ellos y sabiendo las diferencias irreconciliables que tienen Kim Gordon y Thurston Moore, tiene pinta de que hay algún miembro de la banda que está nostálgico. Además, cuentan con sus propios proyectos en solitario, así que no vamos a montarnos películas, porque no va a pasar.

Thurston Moore está muy cómodo con su carrera en solitario, y desde que se fue a vivir a Londres no ha parado de editar singles y álbumes. El último es ‘By The Fire’, el que ya supone su séptimo trabajo en solitario, y otra vuelta de tuerca a su sonido. Porque sí es cierto que, si hay algo que ha caracterizado la carrera en solitario de Moore, es la fusión del lado más melódico de Sonic Youth, con su faceta más experimental. Algo que aquí resulta evidente en sus más de 80 minutos.

Moore empieza el disco con dos pepinazos que nos podrían hacer pensar que estamos ante el disco más Sonic Youth de su carrera. “Hashish” y “Cantaloupe” son dos cortes que gustarán bastante a los que añoran los noventa de la banda neoyorquina. Es más, la primera casi parece una adaptación del “Sunday”, y la segunda tiene un pequeño aire a “Sugar Kane”. Lo que es normal, porque también está Steve Shelley por aquí. Pero todo cambia a partir del tercer corte, los temas cada vez son más largos, y la faceta experimental empieza a ganar protagonismo. Aunque eso sí, no deja de estar de lo más melódico. Como prueba tenemos ese cañonazo llamado “Breathe”, que en sus más de diez minutos cuenta con guitarras lisérgicas y psicodélicas, tormentas de distorsión, y un toque kraut que es una maravilla. O “Siren”, en la que explaya bien a gusto en una deliciosa y envolvente melodía. Además de “Dreamers Work”, donde explora su lado más folk.

Si es cierto que hay un par de huesos un poco más duros de roer. Porque los primeros ocho minutos de distorsión con los que cuenta “Locomotives” no son aptos para todo el mundo. Aunque hay que decir que luego la canción mejora bastante. Y bueno, “Venus”, con la que cierra el álbum, no deja de ser una de esas jam sessions llenas de ruido que tantas veces amenizan sus directos. Lo bueno es que, entre medias, nos deja la potente, y algo diferente “They Believe In Love [When They Look At You]”.

Thurston Moore sigue dando buenas muestras de que puede hacer cosas realmente notables en solitario. Aunque bueno, sí es cierto que está muy bien acompañado por Steve Shelley a la batería y Deb Googe (My Bloody Valentine) al bajo. Algo que realmente ayuda.

7,9

Versing – 10000

VERSING

Teniendo en cuenta como está el panorama de la música de guitarras en la actualidad, me sorprende mucho que un grupo de chavales haya decidido tirar hacia los noventa en su proyecto musical. Pero claro, luego escuchas sus canciones, y entiendes la razón de que hayan tirado por ahí. Versing son de lo mejorcito que ha salido en el rock de los últimos años, y unos alumnos aventajados de bandas como Pavement o Sonic Youth. Porque sí, sus noventa se van hacia a la distorsión, pero, al igual que esos grupos que les han influenciado, no se olvidan de su faceta más melódica. Y claro, cuando una guitarra se fusiona con una buena melodía, el resultado puede ser brillante.

10000” es su segundo trabajo, y en él despliegan todo lo que han aprendido a lo largo de sus años en la radio universitaria de Tacoma, donde trabajaban varios de sus miembros. Así que sí, su historia también recuerda a la de alguna de las bandas más importantes de los noventa. Y como muchas de estas bandas, sus letras también están llenas de ironía. De hecho, son de Seattle, no tienen nada que ver con el grunge, y su primer trabajo atendía al nombre de “Nirvana”. Algo con lo que dejan claro ese punto de ironía que tiene su música.

No es la primera vez que Versing pasan por aquí, el año pasado metí su ‘Silver Dollar’ en una de las recopilaciones del mes. Un tema que, a pesar de ser fantástico, no han metido en este trabajo. Pero no pasa nada, tienen canciones de sobra para que los nostálgicos de los noventa nos dejemos llevar sin problemas. Empezando por la potente ‘Entryism’, en la que se pegan cinco minutos de puro indie-rock. Y ojo, porque casi se han cortos. Mejores incluso son ‘Offering’ y ‘Tethered’, donde los Sonic Youth más melódicos entran en juego. Es más, en la primera, casi parece que canta Thurston Moore. Y es que, el mítico grupo neoyorquino, es una de sus influencias más evidentes, algo que nos siguen mostrando en cortes como ‘Violeta’, o en el excelente, y potente, ‘Renew’. Y luego tenemos su lado más Pavement, el cual también explotan divinamente. Ahí están ‘By Desing’, ‘Vestibule’ o ‘Sated’ para demostrarlo. Pero no se quedan en estas dos facetas, también saben crear temas en los que la calma se convierte en una tempestad de distorsión. Algo muy típico de aquella época, que ellos recrean muy bien en ‘Loving Myself’.

Está claro que no es el grupo más original del mundo, pero viendo cómo está el rock en la actualidad, resulta bastante interesante que alguien se acuerde del lado más “alternativo” de aquello que llamaron “rock alternativo”.

7,9

Thurston Moore –The Best Day

thurston

Desde que Sonic Youth se separaron, llevamos dos discos de Lee Ranaldo, otro par de Thurston Moore (con nueva banda o en solitario) y uno de Kim Gordon y sus Body/Head. Esto no es nada nuevo, durante con su carrera como una de las mejores bandas del mundo, los miembros de Sonic Youth siempre sacaban tiempo para sus múltiples proyectos, y ahora que no tienen que rendir cuentas con el proyecto madre, todo esto se ha multiplicado. También tengo que decir que ninguno de estos nuevos trabajos me produce la misma satisfacción que los discos de Sonic Youth, incluso los últimos, que me parecieron cojonudos. Pero bueno, menos da una piedra.

thurston-moore-band

De todos estos trabajos que han sacado los miembros de la banda neoyorquina, el que más papeletas tiene para convertirse en mi favorito es el de Thurston Moore. Algo extraño, ya que es el que peor me cae de todos, y al parecer, el culpable de la separación de la banda. Pero oye, musicalmente sigue siendo un genio, y en este The Best Day demuestra que sabe lo que se hace. También es cierto que se ha juntado con unos fuera de serie para grabar este trabajo, y por aquí nos encontramos con las baterías de Steve Shelley (el miembro de Sonic Youth que toca con todo el mundo que le llama), y Deb Googe, bajista de My Bloody Valentine. Además de las guitarras de James Sedwards, que se alían de maravilla con las de Moore.

The Best Day es Sonic Youth en estado puro, por mucho que no sea un disco de la banda. Y es que, en gran parte del álbum, nos encontramos con las guitarras tan potentes de los Sonic Youth de los noventa, y con esas tormentas ruidosas que hicieron de ellos una de las bandas más influyentes de la historia. Es un trabajo con canciones largas, en el que Moore juega a la repetición constante de los mismos ingredientes, y donde esta jugada le sigue funcionando. Prueba de ello son los dos primeros cortes – atención a la enorme influencia del Neil Young más eléctrico en Speak To The Wild – , que entre los dos se van a los veinte minutos y se te pasan volando. Además, también nos encontramos con el Thurston capaz de hacer hits potentes, y tanto The Best Day como Germs Burn podrían codearse con lo mejor del Dirty de Sonic Youth o de su Psychic Hearts. Por no hablar del arrebato punk de Detonation, la canción más corta del álbum, y una vuelta a su lado más salvaje.

Aunque en el álbum predominan las guitarras ruidosas y potentes, el neoyorquino también tiene tiempo para recuperar algo del folk que encontrábamos en su anterior trabajo. En Tape y Vocabularies juega con su guitarra acústica y crea un par de cortes que rozan la psicodelia y nos recuerdan su amor por los cantautores de los setenta más esquivos. Yo no las hubiera metido, creo que no casan mucho con la línea general del álbum, y me resultan muy poco atractivas. Si lo que buscaba era hacer un par de temas un poco más tranquilos, y desengrasar un poco, hubiera apostado por algo parecido al principio de Grace Lake, que es el corte instrumental del disco, y antes de subir de intensidad, nos muestra unas guitarras tranquilas y tremendamente adictivas.

Más de tres décadas en el mundo de la música, y Thuston Moore todavía puede presumir de sacar discos inteligentes y con gancho. Eso no lo puede decir muchos.

8,1

Streaming

Selección 2014 (8ª Parte)

selección 2014-8

Con un día de retraso, pero ya está aquí la octava recopilación de novedades de 2014. Así os pilla recién aterrizados en el trabajo, y tenéis banda sonora para uno de los días más difíciles año.

Como era de esperar, la recopilación de septiembre viene cargada de jugosas novedades. Aunque sí es cierto, que en lo musical, el curso empieza antes, y hemos tenido un mes de agosto lleno de lanzamientos de lo más interesantes. De hecho, me ha costado una barbaridad seleccionar las canciones de Spoon, The New Pornographers, Merchandise y Music Go Music que iba a incluir aquí, ya que son cuatro discos en los que encontramos un buen puñado de grandes temas. Los que no me ha costado es seleccionar la canción de Bishop Allen, que se ha convertido en mi tema favorito del verano.

Si nos vamos a las novedades, nos encontramos con otra gran canción de The Vaselines, con un nuevo corte de Thurston Moore, que es lo más Sonic Youth que ha hecho en años, o con el pop de calidad de Allo Darlin’ y The June Brides. Además, esta vez he metido algo que no tiene mucho que ver con la línea del blog, y a muchos les sorprenderá ver un tema de Billy Idol en la recopilación. No es que el británico haya cambiado radicalmente de estilo, pero ha sacado un tema muy chulo sin perder su identidad; es un corte de rock macarra y facilón que me parece de lo más entretenido. La nota curiosa la ponen The Pains Of Being Pure At Heart, que aparecen por aquí con una nueva visión de su Kelly (cantada por Kip Berman), y Real Estate que se han sacado de la manga una estupenda versión del Paper Dolls de The Nerves (los de Hanging On The Telephone).
Espero que os guste.

 

  1. High Tide Low Tide / The Vaselines 3:36
  2. Beast / Ex Hex 3:15
  3. Can’t Break Me Down / Billy Idol 3:43
  4. The Best Day / Thurston Moore 4:32
  5. My Blue Supreme / Interpol 3:09
  6. Knock Knock Knock / Spoon 4:39
  7. Little Killer / Merchandise 3:05
  8. Dancehall Domine / The New Pornographers 3:19
  9. Pocket Knife / Liam Betson 3:27
  10. Always / Melted Toys 4:03
  11. Hypocrite / Twerps 4:20
  12. Paper Dolls / Real Estate 2:36
  13. 4 O’Clock In The Morning / Pale Lights 3:42
  14. Being There / The June Brides 3:03
  15. Found Blind / Avi Buffalo 3:07
  16. Vertigo / Robert Scott 4:39
  17. He’s Goin’ Out with Marilyn / The Cleaners from Venus 3:09
  18. Take Me to Church / Sinéad O’Connor 3:01
  19. Romance And Adventure / Allo Darlin’ 2:52
  20. Kelly (Winter Station Demo) / The Pains of Being Pure At Heart 2:54
  21. Key To My Heart / Christopher Owens 1:54
  22. Good Talk / Bishop Allen 4:16
  23. Tell Me How It Feels / Music Go Music 4:08
  24.  From The Night / Stars 6:30