Rostam – Changephobia

Supongo que Rostam tuvo sus razones de peso para dejar Vampire Weekend, pero viendo como va su carrera en solitario, creo que no fue idea bastante arriesgada. Otra cosa es su carrera como productor, la cual le ha reportado un Grammy por su trabajo en el último disco de HAIM. Pero, al igual que Jack Antonoff, el de Bleachers, cuando se trata de hacer sus propias canciones, no llegan a ese nivel tan alto que tienen sus producciones. Y nadie niega que sean dos pedazo de músicos, pero funcionan mejor cuando trabajan con otros. Aunque también tengo que reconocer que este trabajo del neoyorquino es un poco mejor que su álbum de debut en solitario.

Dice Rostam que, a pesar de su título, las canciones de ‘Changephobia’ no representan un miedo al cambio. De hecho, tratan de todo lo contrario, de reconocer los miedos de cada uno y una, y enfrentarse a ellos. Quizá, por eso, estamos ante una colección de canciones amable, donde hay alguna reflexión sobre cambio climático (“These Kids We New”), o historias de amor queer en un viaje por carretera (“4Runner”). Y ojo, porque parece que está más atinado a la hora de hacer hits. De hecho, estas dos canciones son de lo mejor en su carrera en solitario. Al igual que la estupenda “From The Back of a Cab”, o ese coqueteo con el R&B que aparece en el tema que da título al álbum.

El propio Rostam ha confesado que el Bebop de los años 50 es una de las grandes influencias de este trabajo. Y eso se nota en el tono jazzy de algunas canciones y en ese saxo que aparece en unos cuantos temas del álbum. Ahí está la bonita “Unfold You”, que no puede tener un sonido más clásico. O esa dispersa “Starlight” final. Pero también hay momentos más electrónicos y algo más locos. Solo hay que escuchar la muy curiosa “Kinney”, que empieza con una caja de ritmos aceleradísima, y acaba con un torbellino de suciedad guitarrera. Y tampoco puede negar que ese sonido que impregnaba el tercer trabajo de Vampire Weekend también se cuela por aquí. Es algo evidente en las notables “Too Communicate” y “Next Thing”. De hecho, en la segunda, aparece ese teclado tan barroco, el cual era una de las claves del sonido de su antigua banda.

Rostam ha mejorado su propuesta en solitario, pero todavía le queda un poco para llegar al nivel que tienen sus producciones para otros, o para las composiciones que hacía con Vampire Weekend. Algo que es complicado, porque es un nivel muy alto.

7,6

Clairo – Immunity

clairo_immunity

Llevo buena parte del verano escuchando este disco, pero hasta hoy no había leído nada de la historia de Clairo, y la verdad es que hay bastante salseo detrás de ella. Principalmente, porque la han acusado de valerse de los contactos de su padre –un alto ejecutivo con muy buenos amigos en la industria musical-, para llegar hasta donde está ahora. Además de ponerle la etiqueta de “industry plant”, que es algo así como un producto, ya sea musical, u otra cosa, muy bien planeado, pero que se vende como algo independiente y nuevo. Vamos, un clásico. Pero, tras todo esto, hay una gran artista que nos presenta un álbum de debut de lo más sólido, en el que hay un buen número de canciones notables.

Bedroom-pop, dream-pop, R&B, lo-fi, indie…“Immunity” se mueve entre varios estilos musicales, cuando nos los fusiona todos a la vez, y la mezcla resulta de lo más interesante. A pesar de que cuenta con la ayuda de Rostam, el antiguo miembro de Vampire Weekend, que produce el disco y colabora en varias canciones, ella se ha encargado de casi todo. Algo que lleva haciendo desde la adolescencia, cuando subía sus temas al bandcamp. Lo bueno, es que Rostam, que es lo más parecido a un genio de la producción que tenemos ahora, le ha dado un sonido impresionante a sus canciones, que brillan y están llenas de matices.

El disco se abre con ‘Alewife’, una balada que bien podría haber formado parte del anterior trabajo de Vampire Weekend. En ella, consigue que el tono lo-fi se adentre en terrenos más delicados, y se fusione de maravilla con un piano y un teclado. Pero, a pesar de que estamos ante un disco un tanto reposado, no es un disco lleno de baladas. Es algo que se deja ver desde ‘Impossible’, el segundo corte, donde le da casi todo el protagonismo a la batería, la cual se adentra en mundos del “funky drummer”. Pero sobre todo en ‘Sofia’, en la que entran en juego las cajas de ritmos, y la guitarra de Danielle Haim, para crear todo un hit de lo más esperanzador. Y es que, su voz, delicada y dulce, casa de maravilla con esa fusión de ritmos r&b y sonido lo-fi. Algo que se ve perfectamente en ‘North’ y ‘Bags’, que son de lo mejor del disco.

La parte final del álbum sí es que más calmada. Pero no pasa nada, porque también sabe muy bien lo que se hace. Lo demuestra muy bien en la minimalista ‘White Flag’, que cuenta con una guitarra a lo New Order que es una delicia. O en ‘Feel Somenthing’, donde juega un poco a ser Lykke Li. De hecho, la nueva faceta urban de la cantante sueca, también asoma en la parte final de ‘I Wouldn’t Ask You’, la estupenda canción que cierra el álbum.

8

Rostam – Half-Light

rostam-half-lightCOVER

En la última década, Rostam Batmanglij ha dado buenas muestras de su enorme talento. Ya no solo como teclista y uno de los principales compositores de Vampire Weekend, desde que dejó la banda el año pasado, ha estado involucrado en varios proyectos, los cuales han culminado en su primer trabajo en solitario. Un primer álbum ecléctico, que no es lo que me esperaba, pero que tiene varios momentos interesantes.

Half-Light” funciona muy bien cuando aparece la influencia de los Beach Boys. Esto no es nuevo, ya que, en el último disco de Vampire Weekend, los de Brian Wilson eran una referencia constante (‘Hanna Hunt’ es puro “Pet Sounds”). Aquí nos encontramos con una preciosa ‘Sumer’ inicial que va descaradamente por ese camino. Pero no es la única, también escuchamos estos ecos en el corte que da título al álbum, o en ‘Thatch Snow’.

Estamos ante un trabajo que, en su mayor parte, es bastante tranquilo. Además, con resultados excelentes, como es el caso de ‘Never Going To Catch Me’ o esa ‘Gwan’ que publicó como single, y que es maravillosa. Pero también se sale de esta tangente de vez en cuando, y se saca de la manga algún que otro hit. Es el caso de ‘Bike Dream’, un tema de lo más pop, con una base rítmica de lo más contundente. Lo malo es que intentan abarcar muchos palos, y algunos de ellos resultan un tanto fallidos. Es el caso de ‘Wood’, y su toque árabe, o el R&B de ‘Hold You’, en el que pone la voz Angel Deradoorian, la que fuera integrante de Dirty Projectors. Sin embargo, sí que acierta metiendo una especie de batucada en ‘Don’t Let It Get To You’, o acercándose al reggae en ‘Rudy’.

Half-Light” es un trabajo un tanto irregular, al que, quizá, le sobran tres o cuatro canciones. Pero al menos hay que reconocerle que ha intentado hacer algo diferente a lo que nos tiene acostumbrados, y eso ya es algo.

7,3

Hamilton Leithauser + Rostam – I Had a Dream That You Were Mine

hr-cover

Resulta curioso el camino que han elegido Hamilton Leithauser y Rostam para su primer álbum conjunto. Creo que muy pocos nos esperábamos un álbum tan clásico de dos músicos que siempre han visto el rock y el pop desde otra perspectiva. Tanto The Walkmen, como Vampire Weekend, han sido -bueno, los segundos todavía lo son- dos grupos que han dado una nueva vida a estos estilos, pero, en este trabajo hay muy poco de estas dos bandas.

Tengo que reconocer que me ha costado hacerme con este I Had A Dream That You Were Mine, y que, aun así, todavía no me termina de convencer demasiado. Quizá es porque me esperaba mucho más después de escuchar ese maravilloso single llamado A 1000 Times. Sin duda alguna, es la canción del álbum que más recuerda a sus respectivas bandas, y la verdad es que es perfecta. Lo malo es que parece que se han dejado todo el alma en este tema, y para el resto del álbum se han dedicado a explorar las raíces de la música norteamericana.

Rostam es un músico como la copa de un pino, eso es algo en lo que prácticamente todo el mundo está de acuerdo. Si a su habilidad para adaptarse a cualquier estilo musical que le echen, le unimos la característica voz de Leithauser, tenemos un combo perfecto. Pero no solo vale con crear un sonido espectacular, y hacer unas letras que parecen salidas de otra época. Por aquí hay doo-wap, country-rock, algún tema que parece salido de un disco de Leonard Cohen…Todo muy bien llevado, pero me falta algo de intensidad y algún que otro buen estribillo. Me gusta que se pongan en plan Cohen en In a Black Out, que les de un arrebato a mitad de When The Truth Is, o que se tiren hacia un grupo de doo-wap en Rough Going (I Don’t Let Up), pero me sigue faltando algo.

Curiosamente, es al final, donde surgen los otros dos mejores momentos del disco. The Morning Stars es lo que todos nos imaginamos que saldría de esta unión; un corte diferente que mezcla estupendamente los dos mundos tan distintos de cada uno. Sin embargo, 1959, con la que cierran el álbum junto a la voz Angel Deradoorian, es casi una canción de un musical de Disney. Curiosa e inesperada, pero realmente interesante.

Me con la sensación de que es un buen álbum, pero no creo que se convierta en uno de mis discos de cabecera de este año. No es mi estilo.

7,3

Selección 2016 (5ª parte)

 

selección 2016 5

 

Sí, ya sé que estoy muy vago con las recopilaciones mensuales, por eso el quinto volumen de este año viene más cargado de lo normal. En un principio tenia que haber caído antes de irme de vacaciones, pero no tuve tiempo, así que la he actualizado un poco, y me ha salido una lista de 32 canciones.

Como siempre, encontramos algunas de las novedades que han salido en las últimas semanas, que, la verdad, han sido unas cuantas. Nuevos singles de Father John Misty, The Tallest Man On Earth, Sharon Van Etten, Regina Spektor, Merchandise o PJ Harvey, que ha editado Guilty, un descarte maravilloso de su último trabajo. Aunque mi canción favorita del último mes es A 1000 Times, el primer adelanto del álbum conjunto que van a sacar Hamilton Leithauser (ex-The Walkmen) y Rostam (ex-Vampire Weekend), que es una pasada. Junto a ellas, también encontramos lo mejor de alguno de los discos que han caído en el blog en los dos últimos meses. Canciones como Happy de Mitsky, Shut Up Kiss Me, de Angel Olsen o Augustine de Blood Orange, que me siguen gustando tanto como el primer día.

Espero que os guste.

1. I’m in Love / Teenage Fanclub 2:41
2. Hard To Clean / Chook Race 2:45
3. Bills / Ultimate Painting 3:50
4. Backseat Heart / Ablebody 4:59
5. Everybody Wants to Love You / Japanese Breakfast 2:13
6. Personal Line / Jay Arner 3:29
7. In A Drawer / Band Of Horses 3:59
8. Real Love Baby / Father John Misty 3:09
9. A 1000 Times ft. Rostam / Hamilton Leithauser 4:13
10. Rivers / The Tallest Man on Earth 3:57
11. Stand By Me / Florence And The Machine 4:06
12. Not Myself / Sharon Van Etten 4:41
13. Bleeding Heart / Regina Spektor 3:59
14. Guns / Nice As Fuck 2:59
15. Guilty / PJ Harvey 3:55
16. Happy / Mitski 3:40
17. Shut Up Kiss Me / Angel Olsen 3:21
18. I Decide / The Julie Ruin 3:33
19. Anxiety / Preoccupations 4:30
20. Flower of Sex / Merchandise 4:54
21. Holy Day / Motorama 3:59
22. Green Roses / LNZNDRF 11:42
23. Lost Boys / Still Corners 4:16
24. Fever / Roosevelt 4:24
25. El extraño viaje / Murciano Total 3:46
26. Nightlife / The Casket Girls 3:48
27. Get My Bang / Wild Beasts 3:33
28. Augustine / Blood Orange 3:51
29. Miami Logic / Metronomy 3:21
30. Candyland / Sin Fang (Feat. Jónsi)3:47
31. The Spoils (feat. Hope Sandoval) / Massive Attack 5:46
32. In Your Eyes (feat. Charlotte Day Wilson) / BADBADNOTGOOD 4:07

Recomendaciones en Streaming: Hamilton Leithauser – Alexandra

the walkmen

Supongo, que a estas alturas, ya sabréis que The Walkmen se separaron el año pasado, y que varios de sus miembros han emprendido una carrera en solitario. El primero en dar señales de vida fue Walter Martin, que hace unos días presentó una colaboración con Karen O (Yeah Yeah Yeahs) llamada Sing to Me. El que fuera bajista de la banda neoyorquina se ha ido por la senda del folk más tranquilote en un tema con el no puedo evitar acordarme de Heidi cada vez que lo escucho. No me ha gustado nada. Afortunadamente, parece que la aventura en solitario del que fuera cantante del grupo, va por otro lado.

Cuando los miembros de una banda se separan y emprenden carreras en solitario, el que lo tiene más fácil es su cantante. Lógicamente, el público se identifica con él al instante, y más cuando tienes una voz tan peculiar como la de Hamilton Leithauser. Además, en este caso en concreto, el adelanto que nos ha presentado, no dista mucho de lo que hacía con The Walkmen. La canción se llama Alexandra (no hace falta que lo jure), y son tres minutos de puro rock en los que la voz de Leithauser es la gran protagonista, pero no la única. Ahí está el piano y el bajo de Rostam Batmanglij (Vampire Weekend), que ha producido, mezclado y coescrito la canción. O esa batería desenfrenada que te invita a bailar desde el primer segundo.

El disco se llamará Black Hours, y se pondrá a la venta el próximo 6 de mayo. Además, en él no solo colabora el miembro de los vampiros, también ha contado con la ayuda algunos miembros de The Shins, Fleet Foxes, o sus ex compañeros de grupo.

Por cierto, la foto tan chula de arriba es de Adolfo, que en los conciertos hace maravillas con su cámara.