Future Islands – As Long As You Are

Supongo que mucha gente se quedará un tanto sorprendida con la bajada de revoluciones que hay en el último trabajo de Future Islands. Aunque hay que reconocer que ellos mismos nos han ido avisando con los adelantos previos. Y es que la banda de Baltimore ha vuelto más calmada que nunca, dejando de lado, en muchos casos, la épica que definía buena parte de su música, y metiéndose de lleno en el mundo de las baladas. Hasta Samuel T. Herring, su carismático cantante, está de lo más contenido. Y ojo, porque a pesar de la sorpresa inicial, funciona bastante bien.

Una cosa es rebajar el nivel de intensidad, y otra pegarse un tiro en el pie. Porque, aunque ‘As Long As You Are’ ya tiene el título del disco más pausado de Future Islands, también cuenta con unos cuantos cortes épicos marca de la casa. Esos temas en los que una línea de bajo se fusiona con un trepidante ritmo electrónico, y con unos teclados luminosos, siguen teniendo su parte de protagonismo. Además, ahí está Herring para darles su toque épico. Y la verdad es que siguen funcionando, porque “For Sure”, “Waking” o “Plastic Beach”, resultan de lo más emocionantes y no presentan ningún síntoma de agotamiento.

Quizá cueste un poco hacerse con las baladas. Porque, además, en su gran mayoría, cuentan con un aire de lo más pesimista. Temas como “I Knew You” y “City’s Face” nos muestran a un Samuel T Herring que se tortura con algunas relaciones pasadas de lo más toxicas, y en la maravillosa “Thrill”, se sincera consigo mismo y nos deja un tema de lo más sombrío y derrotista (“Nobody’s gonna pick me up / I’m falling down / And I’m 5th Street bound”). Pero lo mejor de esta faceta llega como “The Painter” y “Hit the Coast”, dos canciones en las que están algo más luminosos – esos teclados de la segunda son de lo más emocionantes- y, porque no decirlo, muy ochenteros. Y bueno, luego tenemos un tema como “Born in a War”, el que están a medio camino entre una cosa y otra.

Creo que Future Islands han hecho el disco que tenían que hacer en este momento. Más que nada, porque no han dejado de lado el tipo de canción que los llevó al éxito, pero si la han limitado para no terminar quemándose. Además, se han metido en caminos nuevos que no les sientan nada mal.

7,8

The Snails – Songs From The Shoebox

snails

El debut de The Snails tenía que haber salido a la venta el año pasado, pero el inesperado éxito que tuvieron Future Islands con su último trabajo, lo ha retrasado hasta ahora. Ahora, que ya han acabado su gira mundial, Samuel T Herring y William Cashion pueden dedicarse por completo a su otro proyecto, y dar a conocer a todo el mundo su obsesión con los caracoles.

The Snails no deja de ser el típico proyecto paralelo, en el que Herring y Cashion se toman las cosas con un poco más de sentido del humor, y tratan de dejar un poco de lado lo que hacen con Future Islands. Esto último es algo complicado, ya que, la potente, y muy reconocible, voz de Herring, nos hace acordarnos constantemente de su otra banda. Lo que sí cambia es la parte instrumental, en la que la electrónica brilla por su ausencia, y las guitarras y las baterías reales se convierten en las protagonistas. Sin olvidarnos de un saxo que no para de reclamar su parte en el asunto.

No esperéis un disco lleno de hits, como el maravilloso Singles, aquí están un poco más escurridizos. Sí es cierto que hay canciones que tienen pegada inicial, como es el caso de Shoebox, de la potente Flames, o de la genial Snails Christmas (I Want a New Shell), en la que demuestran que tienen mucho sentido del humor, pero el resto es un tanto más difícil. Lo que si nos dan es la oportunidad de escuchar la voz de Herring con una guitarras cortantes de fondo, algo por lo que siempre he tenido curiosidad. Y es que, esa voz, se presta mucho a esa caña, de la que dan buena cuenta en Tight Side of Life, Streets Walkin’ y Tea Leaves. Eso sí, en el resto del disco se tranquilizan un poco, y nos dejan cortes tan interesantes como Barnacle on a Surfboard (Barnacle Boogie) y Parachutes.

Songs From The Shoebox no deja ser un entretenimiento para Herring y Cashion, un pasatiempo entre disco y disco de Future Islands, pero eso no significa que no tenga cosas interesantes, y que sea de lo más disfrutable.

7,2