Selección 2016 (5ª parte)

 

selección 2016 5

 

Sí, ya sé que estoy muy vago con las recopilaciones mensuales, por eso el quinto volumen de este año viene más cargado de lo normal. En un principio tenia que haber caído antes de irme de vacaciones, pero no tuve tiempo, así que la he actualizado un poco, y me ha salido una lista de 32 canciones.

Como siempre, encontramos algunas de las novedades que han salido en las últimas semanas, que, la verdad, han sido unas cuantas. Nuevos singles de Father John Misty, The Tallest Man On Earth, Sharon Van Etten, Regina Spektor, Merchandise o PJ Harvey, que ha editado Guilty, un descarte maravilloso de su último trabajo. Aunque mi canción favorita del último mes es A 1000 Times, el primer adelanto del álbum conjunto que van a sacar Hamilton Leithauser (ex-The Walkmen) y Rostam (ex-Vampire Weekend), que es una pasada. Junto a ellas, también encontramos lo mejor de alguno de los discos que han caído en el blog en los dos últimos meses. Canciones como Happy de Mitsky, Shut Up Kiss Me, de Angel Olsen o Augustine de Blood Orange, que me siguen gustando tanto como el primer día.

Espero que os guste.

1. I’m in Love / Teenage Fanclub 2:41
2. Hard To Clean / Chook Race 2:45
3. Bills / Ultimate Painting 3:50
4. Backseat Heart / Ablebody 4:59
5. Everybody Wants to Love You / Japanese Breakfast 2:13
6. Personal Line / Jay Arner 3:29
7. In A Drawer / Band Of Horses 3:59
8. Real Love Baby / Father John Misty 3:09
9. A 1000 Times ft. Rostam / Hamilton Leithauser 4:13
10. Rivers / The Tallest Man on Earth 3:57
11. Stand By Me / Florence And The Machine 4:06
12. Not Myself / Sharon Van Etten 4:41
13. Bleeding Heart / Regina Spektor 3:59
14. Guns / Nice As Fuck 2:59
15. Guilty / PJ Harvey 3:55
16. Happy / Mitski 3:40
17. Shut Up Kiss Me / Angel Olsen 3:21
18. I Decide / The Julie Ruin 3:33
19. Anxiety / Preoccupations 4:30
20. Flower of Sex / Merchandise 4:54
21. Holy Day / Motorama 3:59
22. Green Roses / LNZNDRF 11:42
23. Lost Boys / Still Corners 4:16
24. Fever / Roosevelt 4:24
25. El extraño viaje / Murciano Total 3:46
26. Nightlife / The Casket Girls 3:48
27. Get My Bang / Wild Beasts 3:33
28. Augustine / Blood Orange 3:51
29. Miami Logic / Metronomy 3:21
30. Candyland / Sin Fang (Feat. Jónsi)3:47
31. The Spoils (feat. Hope Sandoval) / Massive Attack 5:46
32. In Your Eyes (feat. Charlotte Day Wilson) / BADBADNOTGOOD 4:07

Teenage Fanclub – Here

10_700_700_492_teenagefanclub_900px

Teenage Fanclub es un grupo que, poco a poco, ha dejado de interesarme. La banda escocesa fue una de mis favoritas en los noventa, y algunos de sus trabajos me parecen auténticas joyas del pop de guitarras. Es más, si me preguntáis por un buen grupo de power-pop, el primer nombre que me viene a la cabeza es el suyo. Pero claro, su mejor momento fue hace más de veinte años, y sus últimos trabajos están bien, pero no cuentan con la magia que tenían Bandwagonesque, Thirteen y Grand Prix. Aunque sí es cierto que, en cada nuevo álbum, siempre cuentan algunos cuantos temas destacables.

Here es otro trabajo de Teenage Fanclub. No se me ocurre mejor forma de describirlo. A estas alturas del partido no van a cambiar su forma de hacer música, y siguen utilizando los mismos ingredientes de siempre. Ya sabéis, melodías vocales heredadas de los Beach Boys, guitarras distorsionadas, pero no demasiado ruidosas, y estribillos simples y efectivos. Por no hablar de que las letras vuelven a reincidir en la vida y el amor, las dos cosas que, según ellos, son más importantes. Así que lo mejor es sentarse, pillar una cervecita, y disfrutar tranquilamente de su pop de toda la vida.

Los escoceses son perros viejos de esto, y saben que un buen primer single que llame la atención es lo mejor para recuperar al público perdido. Y es que, cuando tardas seis años en sacar un disco, lo mejor es volver con una canción como I’m In Love. En ella nos encontramos con los Teenage Fanclub más directos, esos que en dos minutos y medio son capaces de alegrarte el día más tonto. Es lo mejor de todo el disco, pero no la única canción notable. Tras ella nos encontramos con la excelente Thin Air, con la bonita Hold On, o con The Darkest Part Of Night, en la que reinciden en ese pop preciosita que empezaron en la época de Songs From Nothern Britain. A partir de aquí están un poco menos acertados, y los temas más interesantes llegan cuando se ponen un poco más potentes. Es el caso de The First Sight, donde vuelven a la distorsión de sus primeros trabajos, o del pop directo de Live In The Moment y la delicadeza de It’s a Sing. Aunque también es cierto que en I Have Nothing More To Say han logrado dar con una buena balada.

Supongo que Here entra bien porque hace seis años que no sabíamos nada de ellos, pero el caso es que me ha gustado, y una vez acabado, me han entrado ganas de ponerlo otra vez. Y eso es algo que no me pasaba desde el lejano Howdy!

7,4

JEFF The Brotherhood – Dig The Classics

jeff-the-brotherhood-dig-the-classics

Si un artista hace un disco de versiones, ya cuenta con todo mi respeto. No sé cual es la razón, pero desde siempre me han gustado mucho las visiones que tienen los artistas de canciones que no han compuesto ellos. Es algo que también le pasa a los miembros de JEFF The Brotherhood, que acaban de editar este Ep con algunas versiones de temas que les impactaron en su juventud, y una de su amiga Collen Green.

Viniendo de la banda de Tennessee, ya os podéis imaginar por donde van los tiros, tanto en la selección de temas, como en la forma de hacerlos. Lo suyo es el indie-rock, y lo dejan bien claro desde el principio, donde se atreven con el Gouge Away de Pixies. Tampoco es que la cambien mucho, tan solo se nota en el bajo, que es mucho más pesado que el de la canción original, pero les ha quedado muy bien. Para la segunda versión han elegido al grupo de punk The Wipers, de los cuales hacen Mistery. Según ellos mismos, es lógico que esté en el Ep, ya que es un estándar que tocan todas las bandas cuando empiezan. No sé si esto será cierto, pero lo que sí sé es que les ha quedado de maravilla, y que de ella han hecho un tema de power-pop genial. La mejor del Ep, sin duda.

Para salirse un poco del indie-rock, han escogido el Come In Alone, de My Bloody Valentine, la cual han convertido en un canción de rock crudo y denso. Le han quitado toda la pesadez de las guitarras ruidosas, y el rollito shoegaze, y les ha quedado un tema muy majo. Es la canción menos directa del Ep, y supongo que por eso han puesto Cujo a continuación. El tema original de Collen Green es un corte de pop-punk muy divertido, y ellos tampoco la han cambiado mucho. Eso sí, suena mejor, ya que Green es muy dada a grabar sus canciones de una forma muy casera, y sus temas no suelen tener la fuerza que tiene esta.

Uno de los discos que más escuché en mi adolescencia/juventud, fue una recopilación de Geffen llamada DGC Rarities Volume 1, donde había temas de Weezer, Nirvana o Sonic Youth. Al parecer, de este disco, había una versión europea y otra norteamericana, y debe de ser que los hermanos Orall escucharon mucho esta última, porque han metido dos canciones en este Ep. La primera es una versión del Mad Dog 20/20 de Teenage Fanclub, en la que no se atreven a cambiar demasiado el estilo de la canción. Vamos, que suena como una canción de la banda escocesa, lo que siempre es algo bueno. Para cerrar el disco han elegido Totally Confused, una de esas canciones que Beck hacia en su casa a principio de los noventa. El tema original tenia un toque de blues cercano al lo-fi, que aquí han cambiado por un deje grunge que le viene muy bien. Una buena forma de acabar un Ep de lo más entretenido.

7,7

The New Mendicants – Into The Lime

into_the_lime_-_web

The New Mendicants es el nuevo proyecto en el que se han embarcado Norman Blake (Teenage Fanclub) y Joe Pernice (The Pernice Brothers). Las dos leyendas del indie-pop se juntaron para crear una supuesta banda sonora para la adaptación cinematográfica de A Long Way Down, una de las mejores novelas de Nick Horby. Con esta idea nacieron The New Mendicants en el otoño de 2012, y ahora, junto a Mike Belisky (The Sadies), por fin sacan su álbum de debut. Aunque si es cierto, que el año pasado sacaron un Ep llamado Australia, en el que recuperaban algunos de sus temas antiguos, y presentaban otros que también han metido en este trabajo (Saratosa y Follow You Down). También se embarcaron en una gira acústica, que tuve la oportunidad de ver, en la que dejaron ver su pasión por las versiones, y un sentido del humor excelente.

New Mendicants

Una de las cosas que más me sorprendió del concierto que dieron en el Teatro del Arte de Madrid, fue la compenetración que tenían los dos. Yo iba con la idea de ver a cada uno tocar sus respectivas canciones, sin embargo, cada uno se adaptó perfectamente a las canciones del otro. Eso es algo que hacen en Into The Lime, ya que, como es lógico, hay canciones que suenan más a Teenage Fanclub, y otras que suenan más a los Pernice Brothers. Pero no, no estamos ante un disco dividido en dos, al final consiguen sonar a una deliciosa fusión entre esas dos bandas.

El disco tiene una línea más reposada, y tan solo sacan las garras en tres cortes. Es algo lógico, ya que los respectivos últimos trabajos de estos dos genios, se han ido hacia ese lado más tranquilote. Realmente, esto importa poco, ya que funcionan bien de todas las maneras. Si es cierto, que yo tengo especial debilidad por los temas que suenan más a Blake, por eso mismo estoy encantado con ese himno de pop navideño llamado A Very Sorry Christmas, o con la grandiosa Shouting Match. Por supuesto también he disfrutado mucho con las composiciones más del estilo de Pernice, y la preciosa Saratosa, o High On The Skyline, me han encantado. Pero como ya decía antes, ellos ya tienen su propio sonido, y lo demuestran muy bien en el tema que le da título al álbum, en la juguetona Cruel Annette, o en la versión que hacen del By The Time It Gets Dark de Sandy Denny.

Desde luego, es toda una buena noticia que estos dos señores (ahora tres) hayan juntado sus talentos, y nos hayan dejado esta colección de canciones. Siguen siendo dos de los reyes del buen pop, y saben hacer melodías y estribillos como nadie.

7,7

The Pastels – Slow Summits

No hace falta que diga lo grandes e influyentes que han sido The Pastels para el indie-pop, ya deberías saberlo. La banda escocesa es de esas a las que no se le pueden poner peros, y solo hay que ver la lista de colaboradores ilustres que han pasado por este trabajo, para darse cuenta. Por aquí hay miembros de Teenage Fanclub (Norman Blake empezó tocando con ellos a mitad de los ochenta), de Tortoise (la producción corre a cargo de John McEnrtire) o de To Rococo Rot. Y es que si Stephen y Katrina te llaman para que toques en su álbum de regreso tras 16 años, no puedes decir que no, casi seria una falta de respeto.

Resulta curioso ver como los escoceses han ido puliendo su sonido hasta acabar sonando a una perfecta banda de pop. The Pastels era un grupo que tocaba mal y sonaban sucios, de hecho, ese era parte de su encanto. Pero poco a poco fueron dejando esa suciedad de lado, y encontraron la belleza en dulces canciones con una buena de influencia de los Beach Boys (los del Pet Sounds, claro) y del pop de los sesenta. Slow Summits es la continuación lógica a esa carrera, y a esa evolución, ya que aunque han pasado 16 años desde Illuminati, este disco sigue donde lo dejaron. Vamos, que este no es un trabajo de reunión cualquiera, más bien es el álbum que les ha salido tras un largo descanso. Otra cosa es que les haya salido algo redondo, que no es el caso.

Slow Summits empieza muy bien, y el cuarteto inicial de canciones es más que notable. En él nos muestran las dos facetas claves que nos enseñan en el resto del disco, el cual llenan de medios-tiempos y baladas con toques de soft-pop sesentero. Sin duda alguna, aciertan mucho más en los primeros, y temas como Night Time Made Us, Check My Heart y Summer Rain son lo mejor del disco. Aunque también aciertan en Slowly Taking Place, en el que fusionan su faceta más experimental con la más pop, y consiguen un excelente resultado en un corte instrumental de más de seis minutos. O en el precioso Come To Dance que cierra el álbum. Luego aparece por ahí The Wrong Light, que no está mal, pero tampoco es para tirar cohetes. Supongo que en esta es donde mete mano Norman Blake, porqué suena a Teenage por todos los lados.

Iba a decir que es un trabajo muy agradable, pero no me gusta nada ese adjetivo para calificar la música, creo que no le hace justicia. Lo dejaré en que es un disco ideal para escuchar en un día lluvioso de primavera. Justo el que hace hoy en Madrid.

7,3