Tim Cohen – You Are Still Here

Aunque sus últimos trabajos no me hayan cautivado mucho, siempre tendré un hueco en este blog para Tim Cohen y para todos sus proyectos. En parte, porque he disfrutado como un enano con muchos de los discos de The Fresh & Onlys, pero también porque creo que es un compositor excelente. Lo ha demostrado con creces, tanto en su carrera en solitario, como con Magic Trick, como, por supuesto, con su banda principal. Lo que pasa es que, al final, ha llegado a tener tantos frentes abiertos, que los ha descuidado todos. Pero eso ha cambiado con su último trabajo bajo su nombre. 

Estamos ante el primer trabajo de Cohen en tres años. Y eso se nota. El centrarse solo en este proyecto ha hecho que nos encontremos ante su mejor álbum en mucho tiempo. Grabado en su propio estudio, ’You Are Still Here’ nos muestra buena parte de todas las facetas del de San Francisco. Tenemos el lado más dramático y fronterizo, el toque psicodélico, y ese punto más indie, que es el que me conquistó a mí. Pero tengo que reconocer que aquí está acertado en prácticamente todas sus caras. 

El disco se abre con “Rage On”, en la que se mete de lleno en pop delicioso, algo sixties, y con un punto de crooner. Pero, inmediatamente después, cambia de tercio en “Give Me Yours”, donde se pone un poco más juguetón, y donde colabora Noelle Fiore, su compañera en Magic Trick. Y es que, podríamos decir que cada canción de este disco es un mundo. Así, en “Someone Bout”, mezcla una electrónica algo fría, con unas trompetas majestuosas; en “Almost Enemies” se pone dramático y se va al viejo oeste; en “Piranha” recupera la psicodelia más sombría, y en “Change My Legs” tira hacia un rock más vigoroso. Pero como decía más arriba, también tiene tiempo para ese punto más indie que tanto me gusta a mí. Aparece en “Bottom Feeders”, una de esas canciones puramente melódicas que tan buenos resultados le han dado en el pasado. Pero también esa extensa “Dadaist Friend” final, donde une psicodelia con un paisaje sonoro final coronado por un punteo de guitarra, que es una auténtica maravilla. 

Está claro que el descanso musical de estos años le ha venido muy bien a Tim Cohen, porque nos ha entregado su mejor trabajo en mucho tiempo. 

7,8

Novedades 2021 (2ª Parte)

Se me acumulan las novedades. No sé qué está pasando en este principio de año, que no parar de salir canciones tremendas. De hecho, tenía pensado poner esta recopilación el viernes, pero si espero un par de días más, puedo acabar metiendo otros diez temas, y tampoco quiero que sea una lista excesivamente larga. Con 35 hay de sobra.

Quizá es un riesgo empezar una recopilación con un tema de doce minutos como “Menneskekollektivet”, pero la verdad es que me parece un temazo y un inicio de lo más potente. Y me sirve para seguir con el lado más sintético del asunto y meter canciones tan estupendas como las de Mint Julep, Thyla, Aidan Noell (la chica de Nation of Language), o esa maravilla que han creado Club Intl junto a Andrew VanWyngarden de MGMT. Pero no solo de maquinas vive la música, las guitarras también están muy bien representadas en los nuevos temas de Pardoner o Dry Cleaning. Y si nos vamos al pop, hay que mencionar esa pequeña joya que han sacado Real Numbers, y lo bien que recupera el mejor indie-pop The Red, Pinks and Purples. Eso sí, para terminar, toca relajarse con Sharon Van Etten, Matt Berninger y José González.

Espero que os guste.

  1. Menneskekollektivet / Lost Girls
  2. Let’s Not Fight! / Porridge Radio & Piglet
  3. A Rising Sun / Mint Julep
  4. Breathe / Thyla
  5. Never Be The Same (Andrew VanWyngarden Remix) / Club Intl
  6. Prepositional Phrase / Aidan Noell
  7. Lovers / Roosevelt
  8. Bitter / Evripidis and His Tragedies feat. The Ballet.
  9. Telephone / Dima Pantyushin
  10. Do I Sad? / Geneva Jacuzzi
  11. King Of Letting Go / Sondre Lerche
  12. Lenguas Muertas / Escuelas Pías
  13. Strong Feelings / Dry Cleaning
  14. Here Comes Comus! / Arab Strap
  15. 1983 / MAN ON MAN
  16. hold yourself. / Tune-Yards
  17. Somebody / Yuno
  18. Vendetta / Iceage
  19. Donna Said / Pardoner
  20. Monolith / The Chills
  21. Bottom Feeders / Tim Cohen
  22. In the Meantime / Major Murphy
  23. I’m More Inclined / Teenage Fanclub
  24. Don’t Ever Pray in the Church on My Street / The Reds, Pinks and Purples
  25. The Balcony / Fruit Bats
  26. Why Don’t You Come Out Anymore? / The Natvral
  27. In The End / Real Numbers
  28. El Rey de España / Los Planetas
  29. Let It Be / Matt Berninger
  30. Song for Nick Drake / Skullcrusher
  31. El Invento / José González
  32. On Your Way Now / Sharon Van Etten
  33. Two / Flock of Dimes
  34. These Kids We Knew / Rostam
  35. Favor / Julien Baker

Novedades 2021 (1ª Parte)

Tenía pensado poner la primera recopilación de novedades del año a final de semana, pero me ha resultado imposible, porque no paran de salir temazos y se me iba a ir a más de cincuenta canciones. Al final la he dejado en cuarenta, que ya es bastante. Y es que, parece que hemos empezado el año con ganas de nueva música. Algo que siempre es bueno.

Sí es cierto que, aunque hay nuevos singles de bandas conocidas, como Mogwai, Los Planetas, Django Django, o El Último Vecino, la gran mayoría de canciones son de bandas menos conocidas. Así, nos encontramos con la primera canción de The Haunted Youth, un grupo belga al que auguro un futuro bastante prometedor; nuevos temas de algunos de los pipiolos del shoegaze y el dream-pop, como es el caso de Occult X, Cathedral Bells, y Moon Palace, y alguna tonada más cercana al indie-rock, donde entran artistas como Fritz, Mush o Major Murphy. Eso sí, también hay nuevos temas de Nation of Language, LNZNDRF, Julien Baker, Hand Habits, o Baio, que, aunque no son estrellas, sí son bastante conocidos. Además, termino con un par de remixes, porque, tanto el que han hecho Soulwax de Fontaines D.C., como el que han hecho Boy Harsher de Perfume Genius, son maravillosos y dos canciones totalmente nuevas.

Espero que os guste.

  1. Teen Rebel / The Haunted Youth
  2. Just Friends / Occult X
  3. Dark Aura / Cathedral Bells
  4. El Negacionista / Los Planetas
  5. Faultlines / Moon Palace
  6. Anomaly / Crystal Canyon
  7. Slip / Seventeen Years
  8. Friends On Ice / Yung
  9. Ritchie Sacramento / Mogwai
  10. Brace Yourself / LNZNDRF
  11. Die Happily / Fritz
  12. Seven Trumpets / Mush
  13. Cuff Your Jeans / Claud
  14. Gone / Painted Shrines feat. Woods
  15. No Stranger to Life / Rat Columns
  16. Access / Major Murphy
  17. Hardline / Julien Baker
  18. 4th of july / Hand Habits
  19. Heartlow (Edit) / Jane Weaver
  20. Atlantic / The Weather Station
  21. Hard Drive / Cassandra Jenkins
  22. In Quiet Moments / Lost Horizons
  23. Orion from the Street / Field Music
  24. St. Francis Fountain / Virginia Wing
  25. Al Sur / The Notwist feat. Juana Molina
  26. Presentation / Juan Wauters feat. Benamin & Nick Hakim
  27. Dog Toy / Speedboat
  28. For You Are The One / The Underground Youth
  29. Give Me Yours / Tim Cohen
  30. Dead Hand Control / Baio
  31. Perfect Bathrooms / The Fisherman and His Soul
  32. Free From Gravity / Django Django
  33. Black Maps / Mint Julep
  34. Mold / Jónsi
  35. Deliver Me From Wondering Why / Nation of Language
  36. Qué Caro / El Último Vecino
  37. Gloss / Bonitx
  38. Emotion / Molly Burch feat. Wild Nothing
  39. A Hero’s Death (Soulwax Remix) / Fontaines D.C.
  40. Your Body Changes Everuthing (Boy Harsher Remix) / Perfume Genius

Tim Cohen – The Modern World

a0610784132_10

Sé que es difícil asimilar todo lo que edita Tim Cohen con sus diferentes proyectos, pero siempre termino dándole una oportunidad a sus trabajos. Ya sea con The Fresh & Onlys, con Magic Trick o en solitario, el californiano me ha dado bastantes alegrías en los últimos diez años, en los que, ojo, ha editado casi 30 discos. Ahí es nada. Pero también tengo que reconocer que, últimamente, no está muy atinado y parece que sus álbumes han perdido algo del brío y la frescura que tenían al principio de su carrera. Y es que, lo de ser tan prolífico, tiene su peligro.

The Modern World” es el primer disco que ha grabado completamente solo desde 2011. Cohen tienen una vida normal, con su familia, su trabajo diario y una incipiente carrera como pintor, así que no le quedaba más remedio que utilizar los pocos ratos libres que le quedaban para encerrarse a grabar en el estudio que tiene en el ático de su casa. Ahí, según sus propias palabras, es donde encontraba su refugio y un poco de paz (acababa de tener un segundo niño cuando grabó este trabajo). Y eso es lo que se refleja en este trabajo: paz y armonía.

Los discos de Tim Cohen en solitario suelen ser mucho más reposados y amables que los que hace con su banda. Aquí las guitarras no rugen tanto y las acústicas están a la orden del día. Además, este nuevo trabajo, tiene muchos matices más que de costumbre. Así, nos encontramos con un tema como ‘Sycamore’ que bien podría salir de un disco de los Beach Boys. O canciones que casi parecen nanas folkies, como ‘Goodness’ y ‘Say The World’. Además de algún coqueteo con el mundo fronterizo, como esa ‘Shape of Light’ con trompetas mariachis incluidas, y la oscura, pero con un gran estribillo, ‘Go Seagull’. Pero, una vez más, lo que mejor se le da, es fusionar el pop con la psicodelia y los sonidos un tanto hippies. Ahí es donde entran ‘I Don’t Wear Gold’, ‘I’m a Girl’, o la maravillosa ‘Modern World’, la que es la mejor canción del disco.

No estamos ante nada que no hayamos escuchado ya, y a ratos se hace un poco bola, pero es un disco con algunos momentos inspirados, y siempre está bien escuchar su inconfundible voz. Una voz, que por cierto, en el tema que cierra el álbum, recuerda bastante a la del Cohen más mítico que ha dado el mundo de la música.

7,2

Tim Cohen – Luck Man

tim-cohen-luck-man

Todo lo que tenga relación con The Fresh & Onlys siempre va a ser bien recibido en este blog. Otra cosa es que luego no supere mis expectativas, como el nuevo trabajo de Tim Cohen, cantante del combo de San Francisco. Quizá, y dado que su banda lleva un pequeño tiempo de sequía, me esperaba algo más en la onda que ha seguido siempre. Sin embargo, se ha decantado por un sonido más tranquilo, y un tanto folk, que no le sienta mal, pero tampoco excesivamente bien. Aunque sí es cierto que el toque hippie no lo ha perdido.

De primeras, “Luck Man” es un álbum difícil, sin apenas singles redondos que llevarse a los oídos. Tan solo esa ‘John Hughes’, que está bien, pero lejos de las mejores canciones de su banda. Y bueno, también podríamos considerar un hit esa ‘Meet is Murder’ tan oscura, pero brillante, que, por cierto, lo único que tiene en común con el mítico tema de The Smiths, es su alegato ecologista.

Poco a poco, el disco va entrando, y con las sucesivas escuchas encuentras un motón de detalles interesantes. Entre ellos los arrebatos que le dan de vez en cuando, como en el estribillo de ‘Wall About Window’, o en la parte final de ‘I Need a Wife’. Además de ‘Irony’, la canción más Fresh & Onlys del disco, y la única en la que las guitarras rugen –su parte final es maravillosa-. Pero también su faceta más folk termina resultando atractiva. Principalmente, porque le mete algunos elementos un poco pop, como los teclados de la bonita ‘Shine’, el estribillo de ‘Bedfellows’, o el tono juguetón de ‘Breathe and Die’.

Sí, está lejos de los discos que hace con su banda, pero no es un mal trabajo. Solo hay que darle unas cuantas oportunidades.

7,2

The Fresh & Onlys – House Of Spirits

playitStrangeTitle

Cada vez tengo más claro que The Fresh & Onlys han perdido su oportunidad de pasar a segunda división (a la primera ni me lo planteo). Tras cinco discos, siguen estancados donde empezaron, y la verdad es que a ellos no se les puede echar la culpa. Poco a poco han ido suavizando su música, y en su anterior trabajo nos dejaron un disco de pop perfecto que, extrañamente, no tuvo mucho éxito. Además, sus seguidores más “duros” les acusaron, injustamente, de hacer un disco soso y anodino. Ahora vuelven con House Of Spirits, y lo hacen más perdidos que nunca, con un trabajo que intenta cubrir su faceta más garage, y su faceta más pop. Lo malo es que tanto en la una como en la otra, no llegan a despuntar del todo.

FOs-2

Según Tim Cohen, el líder de la banda, ellos hacen discos para que sean escuchados como un LP, y se fijan mucho en el espacio entre canciones, o los temas que tienen que ir en cada cara. Como ejemplo da este último trabajo, en el que cada cara está en influenciada por diferentes factores. Parte del disco está escrito en un rancho, en el que Cohen pasó una temporada en solitario con su guitarra, con un Korg y con una caja de ritmos. Allí fue donde compuso las canciones de la primera cara, que hablan de sueños y confusiones. Sin embargo, la segunda cara presenta unas letras más centradas en la lucidez y menos confusas. Eso en cuanto a las letras, porque en lo que respecta a la música, en las dos caras hay de todo un poco.

Ellos mismos dicen que este trabajo conserva el espíritu pop de Long Slow Dance, pero que a la vez han querido experimentar con nuevas atmosferas y con algunas cajas de ritmos, que la verdad, casi ni se notan. Al final terminan sonando a ellos mismos, y en algunas ocasiones consiguen llegar al nivel de su anterior trabajo. Y es que no se les puede negar han conseguido un sonido reconocible, y que cualquiera que escuche temas como Who Let The Devil o Animal Of One, sabría al instante de qué grupo se trata. Estos dos temas son de lo mejor del disco, ya que es donde sacan su vena más pop y la fusionan con la psicodelia. Pero no son las únicas, y en April Fools hacen un batirribullo de pop, psicodelia y rollo fronterizo que funciona de manera brillante. Además, tiene una letra de lo más envenenada (“Darling, It’s April Fool, No One Tells The Truth”).

Como comentaba antes, en este trabajo han intentado contentar a todos sus seguidores, y también nos dejan algún tema más potente y ruidoso. Tenemos la fallida, y casi shoegaze, Bells Of Paonia, que la verdad, no les pega nada. Si le hubieran metido una batería y hubieran resaltado la parte pop de la canción, estaríamos hablando de un tema muy diferente. Afortunadamente, en Hummingbird sí que saben cómo hacer que las guitarras rugan y no perder el espíritu pop en el intento. Casi diría que es la gran canción del disco, o por lo menos la más lograda. Tras ella (y la fantástica April Fools, que viene a continuación), encontramos muy poco donde rascar, tan solo alguna parte de la bonita Candy logra levantar un poco de interés.

El resultado final resulta un tanto extraño, ya que no es un disco malo, pero tampoco te deja las buenas sensaciones que te dejaban sus anteriores trabajos. Con todo, tiene algunos temas muy interesantes, y parece que con las sucesivas escuchas va mejorando la cosa.

7,3

Magic Trick – River of Souls

MagicTrick_RiverOfSouls_560

No puedo evitarlo, veo el nombre de The Fresh & Onlys en un proyecto, y me llevo una alegría. Mi fanatismo con todo lo que rodea a la banda de San Francisco empieza a ser preocupante, y todo lo que tiene que ver con ellos, me gusta. El tercer disco de Magic Trick no iba a ser una excepción, que para algo es la banda paralela de su cantante.

Lo que empezó como un proyecto en solitario de Tim Cohen, se ha convertido en un supergrupo con miembros de la bahía de San Francisco. James Kim (Kelley Stoltz’s band), Alicia Vanden Heuvel (Aislers Set) y Noelle Cahill, se han unido a esta aventura, y le han dado un toque mucho más profesional. De hecho, tiene un sonido mucho más limpio que cualquier trabajo de The Fresh & Onlys.

magictrick

River of Souls en un disco muy clásico, en el que tiran del pop y del folk de los sesenta. Aquí hay pocos arranques garagejos (por no decir ninguno), y las canciones no son tan directas como las últimas de The Fresh & Onlys. Lo que sí que encontramos en común, es ese toque fronterizo, que se deja ver en algunos cortes. Pero lo que más me ha gustado es el arrebato sixties que tienen algunas canciones, con esos coros femeninos tan chulos, y esas delicadas melodías. Un buen ejemplo de esto es You Have to Do, que es una canción sosegada, donde recogen lo mejor de la música americana de los sesenta y los grupos vocales de aquella época. O el arrebato soul que les da en My World, en la que ya se acercan a los sesenta más coloridos, y nos dejan uno de los mejores temas del disco. Eso sí, en la parte final de la canción, se les va un poco la pinza, y la cambian de una forma un tanto radical.

Si nos vamos al rollo fronterizo, la que mejor funciona es Crazy Teeth, que tiene un estribillo genial, donde los coros femeninos vuelven a hacer de las suyas. Tampoco está nada mal Blinding Light, que es una de las canciones más “frescas e únicas” que encontramos en todo el disco. Aunque no la que más, ese honor se lo dejamos a The Store, que es el corte más instantáneo del álbum, y una absoluta delicia.

No llega al nivel de los discos de su banda principal, pero se deja escuchar muy bien, y tiene unas cuantas canciones notables. Además, es de lo poco nuevo que va a salir de aquí a final de año, así que puede ser uno de los trabajos de estas navidades.

7,3