Toy – Songs Of Consumption

Toy

No cabe duda de que Toy se han convertido en uno de los grandes grupos de la actual escena post-punk británica. Pero, para llegar hasta ahí, han pasado unos cuantos años, y otros cuantos discos. Tanto de ellos, como de otros, porque los de Brighton siempre han sido unos grandes melómanos y no han escondido sus influencias. Por eso ahora editan un disco de versiones con las canciones que han servido de inspiración a la hora de crear su último trabajo. Y ojo, porque la selección es de lo más ecléctica y curiosa.

Songs of Consumption” es un trabajo de carácter “low-cost”, grabado en su propio estudio, con pocos medios, pero mucho rollo. Principalmente, porque esto hace que todo el disco tenga un tono un tanto oscuro, y con él, consiguen que estas canciones se asemejen a su sonido. Así, convierten el ‘Down on the Street’ de los Stooges en toda una orgia dark-wave, o llevan el ‘Sixty Forty’ de Nico a terrenos realmente oscuros. Pero, quizá, lo más sorprendente, sea la elección de ‘Follow Me’, uno de los grandes éxitos de Amanda Lear, la gran diva francesa. A pesar de que no la cambian mucho, sí que quitan parte de su épica disco, y le dan un cierto toque lúgubre que queda muy resultón. Aunque más resultón queda todavía ese aire kraut que le dan a ‘Fun City’, uno de los grandes temas de Soft Cell, que aquí se convierte en todo un pepinazo. De hecho, diría que la han mejorado.

A juzgar por la selección de canciones, parece que el pop sintético de los setenta y los ochenta ha sido una de sus grandes inspiraciones. Algo que no deja de ser curioso para un grupo con su sonido. Y es que, hasta ahora, nadie podría imaginar que la versión del ‘Always on My Mind’ de los Pet Shop Boys había sido una influencia para crear su último trabajo. O que ese escandaloso dúo llamado ‘Lemon Incest’ que hicieron Serge Gainsbourg, y la hoy estrella Charlotte Gainsbourg, podría haber influido en sus canciones. El caso es que las dos versiones son notables, y una vez más, en ellas, consiguen impregnar buena parte de su sonido y llevarlas a su terreno.

Lo bueno que tiene este trabajo, es que no es un disco de versiones al uso, y funciona bastante bien en su conjunto. Más que nada, porque todo el disco tiene una coherencia y un sonido similar, lo que hace que casi parezca un álbum más del grupo.

7,7

TOY – Happy in the Hollow

a2887464667_10_bc16

TOY empezaron siendo una especie de nuevos The Horrors, pero pronto se vio que, en este grupo de Brighton, había algo más. Tras un primer trabajo lleno de temazos que les puso en el mapa, en sus sucesivas entregas, fueron sacando a la luz una faceta más oscura y psicodélica con la que han ido creando su propia personalidad. Todo hasta llegar a este “Happy In The Hollow”, el que es su cuarto trabajo, y el primero en el que la banda se ha involucrado al completo en la producción, la grabación y la mezcla. De ahí que digan que es el disco con el que se sienten más conectados.

Según la nota de prensa, estamos ante su álbum más directo, pero la verdad es que no es así. Y esto no es malo, porque, a pesar de que cuesta encontrar algún single claro, sí que es un trabajo que funciona a la perfección en su conjunto. Quizá, lo más parecido que podemos encontrar a un sencillo, es ‘Sequence One’, el que fue el primer adelanto. Estamos ante una canción con un cierto aire al sonido Manchester de finales de los ochenta (esa fusión de cajas de ritmos y baterías reales es maravillosa), en la que también reflejan buena parte de la oscuridad que inunda todo el álbum. Algo parecido a lo que hacen en la estupenda ‘Mechanism’, donde se ponen más eléctricos y ensoñadores. Y luego tenemos la potencia y la electricidad de ‘Energy’, una especie de jam session que acaba en muro de distorsión. El resto es bastante más reposado.

Le han pillado el punto a un tipo de canción tranquila, algo psicodélica y melancólica, y algunas muestras son realmente interesantes. Es el caso de ‘Mistake a Stranger’, ‘Last Warmth of the Day’ (algo así como su ‘Girl, You’ll Be a Woman Soon’), o la preciosa ‘The Willo’. Pero hay más cosas que merecen la pena en este trabajo, como la tormenta psicodélica de ‘Jolt Awake’, la tétrica ‘Strangulation Day’, o esa ‘You Make Me Forget Myself’, que crece de una forma maravillosa. Y lo bueno es que el disco no decae en ningún momento, porque en ‘Move Through the Dark’, el tema que lo cierra, se acercan a los mejores The Jesus & Mary Chain. Eso sí, sin perder su identidad, y sin dejar de lado ese sonido casero y tan de otra época con el que cuenta todo el álbum.

Al final van a tener razón, y parece que sí vamos a estar ante el mejor trabajo de su carrera. O, por lo menos, el que mejor define su sonido.

7,8

 

 

Selección 2016 (6ª Parte)

seleccion-2016-6

Pocas veces he disfrutado tanto haciendo una recopilación como en esta ocasión. Y es que, en la de este mes, hay unos cuantos temas que se han metido de lleno entre mis favoritos del año. Estoy hablando de ese maravilloso single que han sacado The Gift junto a Brian Eno, de lo nuevo de Molly Nilsson, y de Shamir y su estupendo giro hacia el pop. Esas son la tres canciones que más he escuchado en las últimas semanas, pero también me ha gustado mucho el primer adelanto del nuevo álbum de Hidden Cameras, que parece que vuelven a sus comienzos, o la vuelta de Grandaddy. Incluso la versión del Bizarre Love Triangle que se ha marcado Scarlett Johansson con Sugar For Sugar, su nueva aventura musical, me parece que tiene un punto.

También veréis que hay unos cuantos grupos españoles, algo normal, ya que el nivel nacional está muy alto, y bandas como Espanto, Cómo Vivir en el Campo y Escuelas Pías han sacado unos grandes discos.

Espero que os guste.

1. Love Without Violins. Feat. Brian Eno / The Gift 4:47
2. Let’s Talk About Privileges / Molly Nilsson 4:05
3. Real Thing / Lower Dens 4:17
4. Windsurf / Ice Choir 3:17
5. I’m Always Watching You / Sondre Lerche 3:59
6. Bizarre Love Triangle / Sugar For Sugar 3:51
7. This Thing Was Bound To Happen / The Radio Dept. 3:12
8. Devil D / Escuelas Pías 3:37
9. Salt Song / How To Dress Well 6:36
10. Are You Lost In The World Like Me / Moby & The Void Pacific Choir 4:27
11. Psycho Lovers / Local Natives 3:54
12. Lonesome Sound / Merchandise 4:16
13. I’m Still Believing / TOY 3:01
14. Monday Morning, Somewhere Central / Ultimate Painting  2:55
15. Tryna Survive / Shamir 3:12
16. At Your Door / Chook Race 3:05
17. Cricket o croquet / Cómo Vivir en el Campo 2:57
18. Way We Won’t / Grandaddy 4:21
19. Rachel / The Wedding Present 3:44
20. The Industry / Okkervil River 4:32
21. The Day I Left Home / The Hidden Cameras 3:50
22. Mal salvaje / Espanto 3:02

Toy – Clear Shot

TOY - Clear Shot

Un primer álbum brillante, un segundo que llega demasiado pronto, y un tercero en el que tratan de reconciliarse con su público. La carrera de Toy ha seguido los mismos pasos que una gran número de bandas, que han visto como una “mala decisión” ha lastrado lo que parecía una vida musical muy prometedora. Esa mala decisión se llamaba Join The Dots, un segundo álbum en el que cambiaron un poco su propuesta, y que muy poca gente entendió. Quizá, si hubieran esperado un poco, habría tenido un poco más de reconocimiento. Afortunadamente, ahora ya sabemos hacia donde quieren llevar su carrera, y con este tercer trabajo no nos pillan desprevenidos.

Clear Shot no es un álbum sobresaliente, pero, aunque parece que se han olvidado del shoegaze para siempre, sí tiene varias cosas destacables. Al contrario que sus adorados The Horrors, que vivaron hacia el pop ochentero (con mucho acierto), los de Brighton han preferido tirar del rock psicodélico de los sesenta, y la verdad es que no se les da nada mal. Sí es cierto que, cuando se ponen más ásperos, cuesta adentrarse un poco más en sus canciones. Es el caso de Fast Silver, un tema escurridizo, que no sé cómo ha llegado a ser el primer adelanto del álbum. Es un corte largo y soso, en el que parece que no quieren llegar al estribillo. De esta faceta más cruda de su música, son mucho más interesantes A Clear Shot, que empieza sucia y distante, y cambia radicalmente a mitad de canción, o Jungle Games, que es un tanto esquiva, pero al menos cuenta con un buena capa instrumental que la hace más llevadera.

Donde Toy ganan muchos puntos es en los cortes más abiertamente pop. Están de lo más acertados en Another Dimension, donde fusionan estribillo y psicodelia maravillosamente, o en la potente Dream Orchestator, todo un pepinazo, y un hit claro. Aunque lo mejor viene en I’m Still Believing y We Will Disperse, dos temas totalmente pop, en los que dejan que lucirse a los teclados que, en esta ocasión, no se pierden entre muros de guitarras pesadas y crudas.

Clear Shot no es un álbum tan notable como su debut, pero sí está a la par con el segundo, y eso ya es mucho

7,3

Toy – Join The Dots

toy-join-the-dots-500x502

Terminado el repaso a lo mejor del año, ya toca ir con novedades jugosas. Una de ellas es el nuevo trabajo de Toy, que han decidido sacarlo a la venta esta semana. Un error por su parte, ya que entre tanta lista, el lanzamiento pasa un tanto desapercibido.

La banda londinense sigue a su rollo, y nos dejan la continuación perfecta a su álbum de debut: el shoegaze contenido, el krautrock o la psicodelia siguen siendo lo más importante para este joven grupo. Desde luego, no hay razón para que no lo sea, ya que se les da muy bien lo de revisitar este tipo de géneros. Aunque sí es cierto que en este Join the Dots han bajado un poco las revoluciones y la contundencia de las guitarras.

toy band 2

El disco se abre con un espeso instrumental llamado Conductor. Siete minutos al servicio un hipnótico y repetitivo ritmo, con algún sobresalto guitarrero. Funciona bien como introducción al mismo, y nos prepara para lo que viene después, que nos otra cosa que el pop psicodélico de You Won’t Be the Same y As We Turn. A las dos les encuentro pros y contras; de la primera me gusta su estribillo y su melodía, pero suena un tanto apagada. Todo lo contrario que la segunda, pero claro, a este le falta el estribillo molón. Una fusión de las dos sería lo ideal. Y eso es lo que encontramos en el tema que da título al álbum. Join the Dots reúne sus mejores bazas y las condensa en siete espectaculares minutos. Una joya que deberías añadir a la lista de las canciones de este año (lástima que haya salido demasiado tarde).

Tras la intensidad de Join the Dots, cuesta encontrar una canción que este al nivel, pero hay cosas muy interesantes. Una de ellas es Endlessly, que les devuelve de una forma muy acertada a su faceta más pop. Tampoco están nada mal la contundente I’ts Been So Long y Left to Wander, donde juegan a ser una banda dream-pop, y no les sienta nada mal. Pero son los diez minutos de Fall Out of Love, los que vuelven a elevar el listón del disco. Es una canción divida en dos, con una primera parte centrada en el pop, y una segunda instrumental y ruidosa, que cierra el álbum de una forma espectacular.

Un segundo trabajo notable, coherente y con varios temazos.

7,6