Saint Etienne – I’ve Been Trying To Tell You

El otro día un amigo me puso un Whatsapp en el que decía “se confirma: lo mejor del nuevo disco de Saint Etienne es la portada”. Y tengo que reconocer que, tras un par de escuchas, yo pensaba más o menos como él, pero eso ha ido cambiado a lo largo del fin de semana. Reconozco que no es un disco fácil y que no cuenta con ninguno de esos hits marca de la casa, pero si es un trabajo de lo más coherente. De hecho, es un álbum que no se entiende diseccionado por canciones, hay que tragárselo del tirón.

Según la propia banda, ‘I’ve Been Trying To Tell You’, es “un álbum conceptual sobre el optimismo, la nostalgia, y el final de los noventa”. Un trabajo en el que tratan de recrear parte de los sonidos de esa época en la que todavía internet era algo para unos pocos, y en la que se supone que había una pequeña estabilidad en el mundo. Algo que, como bien se ha demostrado después, era una falsa sensación. Además, para componerlo, han trabajado de una forma diferente, ya que, por la pandemia, cada uno de los tres miembros han grabado su parte en sus respectivas casas.

La gran baza del décimo trabajo de la banda británica es el uso de samplers. Algo que siempre ha sido una constante en su carrera, pero que aquí llega a un nivel superior. Así, entre ritmos que van del trip-hop a un house ralentizado, van metiendo todo tipo de piezas de otros y logrando que las canciones se construyan casi por sí solas. Ahí está “Pond House”, el que fue el single principal, y en el que, gracias a una canción de 2001 de Natalie Imbruglia, se hacen con un repetitivo estribillo. O “Penlop”, donde ralentizan el ritmo del “Joy” de The Lightning Seeds, y se hacen con una preciosa canción.

Estamos ante un trabajo mayormente instrumental, por lo que no escuchamos mucho la voz de Sarah Cracknell. Pero no pasa nada, se las apañan para crear momentos realmente bellos con su batiburrillo de samplers. Como “Music Again” y su guitarra folkie, la cual han cogido prestada de un tema de Honeyz, uno de esos grupos de R&B femenino que tanto triunfaban en los noventa. O “Little K” y “Blue Kite”, dos temas de claro corte ambiental, que resultan hasta emocionantes. Sobre todo, el segundo, que cuenta con un crescendo electrónico en su parte final. Pero ojo, que también saben ponerse oscuros. Ya sabéis, los noventa fueron los años del trip-hop, y ellos han decidido meterse en ese terreno en “Fonteyn”. Pero eso sí, en lugar de samplear a los tótems del género, han cogido una base de Lighthouse Family, y la han ralentizado y distorsionado.

Quizá no es el disco pop que podríamos esperar de una banda como Saint Etienne, pero ‘I’ve Been Trying To Tell You’ es un bonito trabajo en el que el grupo británico tira de nostalgia y construye una colección de canciones que te atrapan por su belleza.

7,7

Crumb – Ice Melt

Sorprende mucho ver que Broadcast son una influencia tan clara en muchas bandas actuales. Sobre todo, porque, el grupo británico, tuvo mucho reconocimiento entre la crítica, pero nunca fueron una banda con un éxito comercial importante. El caso es que aquí estamos, en pleno 2021 hablando de ellos. Y es que tengo que decir que es el primer nombre que me ha venido a la cabeza cuando he escuchado el segundo trabajo de los norteamericanos Crumb. Bueno, creo que en su primer álbum también tiraban bastante de ellos, pero como yo me he enterado de su existencia hace unos meses, pues no lo sé.

Ice Melt’ es un trabajo que se mueve entre la psicodelia más pop y los sonidos electrónicos cercanos al trip-hop. Y la verdad es que mola bastante, porque han sacado unos ritmos y unas bases de lo más chulas. De hecho, detrás de su producción, está Jonathan Rado de Foxygen, que ya ha demostrado más de una vez lo bien que se le dan estos sonidos. Pero no nos engañemos, la verdadera cabeza pensante de este grupo de Brooklyn es Lila Ramani, cantante y principal compositora de estas canciones. No obstante, gran parte de estos temas fueron creados en un viaje que hizo a Los Ángeles en 2019.

Estamos ante un disco que pasa en un suspiro, y no porque sea corto, que también, sino porque sus temas te van atrapando gracias a sus pequeños detalles. Así, te quedas rendido ante el hipnótico ritmo de “Up & Down”; te dejas arropar por la delicadeza lo-fi de “BNR”, o te metes de lleno en su mundo más ensoñador con “Seeds”. Porque, además, todo esto viene acompañado de la voz de Ramani, que te acoge con su calidez y su serenidad. Y es que, estamos ante un disco en el que no hay sobresaltos, y en el que se lo toman con mucha calma. Incluso cuando se animan y nos dejan cortes cercanos a la pista de baile, como es el caso de “Ballon”, que es una pasada. Y bueno, luego tenemos el final de “Tunnel” (all that you had)”, donde sorprenden con unas guitarras de lo más sucias. Pero son las excepciones del disco, porque el resto tira hacía la psicodelia más elegante. Y la verdad es que, escuchando temas como “L.A.” y “Trophy”, no me extraña, porque son una delicia.

Se supone que con este disco tiene que terminar de despegar -su primer trabajo cuenta con millones de reproducciones en las plataformas de streaming-, y espero que así sea, porque se lo merecen.

7,7

Babeheaven – Home For Now

Babeheaven son una de las grandes promesas de la música británica actual. Desde Londres, este dúo formado por Nancy Andersen y Jamie Travis, ya lleva unos cuantos años publicando singles y Eps que han sido muy bien recibidos por crítica y público. Y es que, al menos, hacen algo diferente a todas esas bandas que están saliendo de su ciudad últimamente. Porque, aunque lo suyo se suele calificar de dream-pop, eso no es del todo cierto. Sí que tiran hacia paisajes ensoñadores, pero su propuesta se mueve por caminos diferentes. De hecho, tienen un sonido muy trip-hop y un ligero toque r&B. Así que al menos es algo diferente.

Un simple vistazo a la lista de influencias que han colgado en su perfil de Spotify, ya nos da una idea de lo que vamos a encontrar en este ‘Home For Now’. En ella encontramos artistas como Sade, Beach House, Al Green, Portishead, Can, Björk o The Beach Boys, y la verdad es que hay un poco de todo eso. La cálida voz de Andersen es perfecta para las texturas sonoras sintéticas que saca Travis, y hay que reconocer que se conjuntan de maravilla. No obstante, se conocen desde que eran pequeñitos. Y así, entre sedosos ritmos trip-hop y melodías ensoñadoras, van dando con algún temazo que otro.

Lo mejor del disco, que es bastante reposado, son sus temas más enérgicos. Cortes como “November”, “Human Nature” o “In My Arms”, los cuales cuenta con ritmos más vivos, son los que mejor entran de buenas a primeras. Porque, eso sí, hay que reconocer que el disco no es muy ecléctico. Además, se han pasado un poco de duración y se hace algo largo. Pero oye, cuando les funciona su rollo, pocos peros se les puede poner. Solo hay que escuchar la “algo” bailable “Until the End”, o esa fusión entre ritmos trip-hop y Sade que es “Cassette Beat”. Además de la delicadeza pop de “Craziest Things” y de la elegancia de “Jalisco”. Y ojo, porque en “Through the Night”, el tema final, se hacen con un estupendo homenaje a Massive Attack.

Creo que tenían que haber dosificado un poco más para que su propuesta resultara un tanto más atractiva. Al final, 14 temas y 45 minutos, es demasiado, y no deja ver bien todo lo bueno que tienen. Así que estamos ante uno de esos discos en los que hay que hacer selección.

7,4

Neneh Cherry – Broken Politics

a0287914239_10

Está claro que, en esta nueva etapa de su carrera que inició hace cuatro años, cuando editó el maravilloso “Blank Project”, Neneh Cherry no se va a ir lo fácil. Lo más normal es que hubiera tratado de repetir viejos éxitos pasados –no digo que se vuelva poner unos collares enormes y ponerse a rapear, pero sí podría haber tirado hacia un ‘Woman’ o un ‘7 Seconds’-, pero la artista sueca siempre ha hecho un poco lo que le ha dado la gana. Ahora, junto a su inseparable Four Tet, se ha metido de lleno en la electrónica un tanto más oscura, acertando de pleno, y dejando claro que siempre ha sido una artista más que inquieta. Además, este tipo de sonidos no son nuevos en su carrera, porque ella ya colaboró con Massive Attack mucho antes de que los de Bristol sacaran su álbum de debut.

Broken Politics” es un trabajo mucho más reposado y efusivo que su predecesor, que tenía momentos realmente espídicos. Además, aquí prefiere tirar hacia un mundo más sintético, y prescindir de las baterías reales, que eran las grandes protagonistas (y uno de los grandes aciertos) de su anterior álbum. Quizá, el trip-hop sea la mejor etiqueta para describir lo que encontramos en este álbum, pero sería un poco vaga, porque es un disco lleno de matices, en el que hay muchos tipos de sonidos.

Estamos ante el que, probablemente, sea su disco más político, en el que se tratan temas como el aborto, los refugiados o las armas. Todo regado con su cálida voz y los ritmos pausados, oscuros y misteriosos de Four Tet. Incluso también aparece por aquí 3D, el miembro de Massive Attack que no es Banksy. Colabora en ‘Kong’, un emotivo tema, que no puede recordar más a la banda de Bristol, en el que trata el tema de los refugiados de Calais. Pero no todo el disco va por ahí. Sí aparecen estos sonidos en cortes tan notables como ‘Faster Than the Truth’ o ‘Shot Gun Shack’, pero están aderezas con bastante más sensibilidad. Y bueno, puede que ‘Natural Skin Deep’, el que es el mejor tema del disco, también tenga algo de ellos, pero sí es cierto que la sueca lo dota de su personalidad. Incluso mete un sampler de trompeta de Don Cherry, su padre.

Gran parte del álbum está formado por canciones relajadas que nos dejan ver una Neneh Cherry bastante más tranquila. Desde el principio, con la bella ‘Fallen Leaves’ (esa arpa no puede ser más bonita), ya nos damos cuenta de que aquí no vamos a tener tanta crudeza como en su disco anterior. Y hace bien, porque su voz te arropa y te produce calma en cortes tan bonitos como ‘Synchronised Devotion’, donde se apoya en un piano y un vibráfono, instrumento que también aparece en ‘Deep Vein Thrombosis’, el minimalista tema que viene a continuación. Pero es hacia el final del disco donde entrega otras dos de sus mejores cartas. La primera es ‘Black Monday’, donde fusiona los ritmos urban con los sonidos delicados y preciosistas que inundan el resto del disco. Y la segunda es ‘Soldier’, el corte que cierra el disco de una forma un tanto más acelerada y, sobre todo, de lo más emocionante.

Puede que le sobren ese par de interludios que hay en el disco (en algún momento esto dejará de estar de moda), y que le falte algún hit que otro, pero, con este nuevo trabajo, Neneh Cherry vuelve a demostrar que es una artista que no está dispuesta a repetirse, y que tiene un talento enorme. Algo que, por otro lado, ya sabíamos.

8

Shura – Nothing’s Real

ShuraNothing

Blood Orange, Mariah Carey, Phil Collins, J Dilla, Drake, Peter Gabriel, Haim, Whitney Houston, Janet Jackson, Elton John, Madonna, Massive Attack, Pink Floyd, Pixies, Portishead, Prince, Diana Ross, Patrice Rushen y Tina Turner…Esta lista, tan ecléctica, y con tanta estrella, no es otra cosa que otra cosa que las influencias de Shura, la nueva estrella del pop femenino británico.

Esta chica de Manchester lleva haciendo música desde su adolescencia, pero ahora, tras publicar unos cuantos singles en los últimos años, es cuando ha puesto en circulación su álbum de debut. Y es que, según ella misma, ha preferido aprender un poco más y llevar ella misma todo lo referente a su música. Una sabía decisión, ya que, para empezar, esto hace que resulte más interesante que el 99% de las estrellas femeninas del pop actual (el 1% restante se lo adjudicamos a Grimes). Pero es en su eclecticidad donde reside gran parte de su encanto. Prácticamente, todos esos nombres que he puesto más arriba, se ven reflejados en estas canciones, que funcionan estupendamente como conjunto del disco.

Nothing’s Real es un álbum de pop, de esos que tienen unos cuantos hits que conquistarían a cualquiera, pero también cuenta con una parte un poco más ambiental y menos comercial. Solo hay que escuchar White Light y The Space Tapes, los dos temas que cierran álbum (empezando la casa por el tejado). Son dos cortes muy diferentes entre sí – la primera más bailable, la segunda más ambient-, en los que no tiene ningún problema en irse a los diez minutos, dejando fuera toda opción de que el tema se convierta en un hit. Aunque sí es cierto que la primera sirvió como carta de presentación para muchos de sus seguidores.

Supongo que, el descarado parecido con la primera Madonna, ha sido parte fundamental de su despegue. Y es que no puede negar que, tanto el estupendo tema que da título álbum, como Indecision, beben una barbaridad de la artista de Detroit. Sobre todo la segunda, en la que si se descuida se hace con una versión de Holiday. Pero no solo de Madonna vive Shura, también se saca de la manga algún que otro hit de pop más actual, como la maravillosa What’s It Gonna Be?, e incluso un corte más rock, como es el caso de What Happened To Us? Incluso sabe lo que es hacer buenas baladas, que siempre es la parte más delicada de este tipo de estrellas pop. Ahí está la minimalista Kidz ‘N’ Stuff, o las sensuales Tongue Tied y 2Shy, que son tres buenos ejemplos de que, cuando se relaja, también acierta.

Con Nothing’s Real, Shura demuestra que se puede hacer buen pop comercial de calidad,  y que no hay ninguna necesidad de hacerse la estrella para venderlo.

7,7

Massive Attack – Ritual Spirit Ep

massive-attack-ritual-spirit1

Lo mío con Massive Attack es una historia de encuentros y desencuentros. Cuando tenía 14 años me quedaba embobado mirando a la tele cada vez que pasaban el vídeo de Unfinished Sympathy por la MTV. Aquél clip, con una chica paseando por un barrio cualquiera, era de lo más simple, pero dio a conocer al mundo a la banda de Bristol. Luego vinieron Safe From Harm, y el resto de Blue Lines, uno de los mejores trabajos de los noventa. Lo que no consiguieron fue engancharme con Protection, y tuvieron que pasar una buena cantidad de años para que otra vez me volviera loco con ellos. La culpa la tuvo Mezzanine, el álbum “guitarrero” de Massive Attack, y otro de los clásicos de los noventa. Además, me dejaron flipado con su concierto en la edición del 99 del FIB. Ahora, tras hacer caso omiso a sus dos últimos trabajos, han conseguido engancharme otra vez con su nuevo Ep, que nos devuelve al grupo británico en plena forma.

Ritual Spirit es el primero de los dos lanzamientos que va a editar la banda de Bristol en este 2016 (se supone que más tarde saldrá un álbum completo), y su primer trabajo en cinco años. En él nos encontramos con las Massive Attack más oscuros, y en algún momento, los más bailables. Es el caso de Dead Editors, el tema que abre el EP a base de Hip-Hop (el rapero inglés Roots Manuva es el encargado de poner las voces) y ritmos para darlo todo en la pista de baile. Pero es en el tema que le da título donde aparece lo mejor de la banda de Bristol. Aquí vuelve ese toque misterioso y oscuro que tan buenos resultados les ha dado en múltiples ocasiones, y para conseguirlo han llamado al cantante Londinense Azekel, que cuenta con una voz profunda e intrigante que le viene como anillo al dedo a la canción. No me entusiasma tanto Voodoo In My Blood, el tema que han hecho junto a Young Fathers. Tarda mucho en despegar y termina saturando un poco. Afortunadamente, no acaban con ella, y para el final se han dejado el mejor corte del Ep. Su colaboración con Tricky, que no aparecía en un disco suyo desde 1994, hace de Take It There una de las grandes canciones de su carrera. Aquí vuelven un poco a su tercer trabajo, sobre todo al final, que es donde entran las guitarras crudas. Pero, además, le añaden un toque de épica que funciona maravilla. Una joya.

Desde luego, con estas cuatro canciones, Massive Attack han conseguido poner los dientes largos a muchos (entre los que me incluyo), que ya estamos esperando como agua de mayo su sexto trabajo.

8

30 discos de 2014 (15 al 1)

Segunda y última entrada con los discos del año, donde os dejo con los trabajos que más he escuchado en los últimos doce meses. Por supuesto, echaréis en falta alguno, como el de Sharon Van Etten, que se me ha pasado por completo, y lo pensaba meter entre estos 15 primeros. Pero bueno, por lo demás, creo que están todos los que en un principio quería que estuvieran por aquí. El orden, como siempre, podría ser otro, pero hay que poner uno.

impressions

15.Music Go Music – Impressions

new porno portada

14.The New Pornographers – Brill Bruisers

st vincent

13.St. Vincent – St. Vincent

merchandise

12.Merchandise – After The End

spoon-they_want_my_soul-608x608

11.Spoon – They Want My Soul

Lykke_Li-I_Never_Learn_Cover

10.Lykke Li – I Never Learn

Neneh-Cherry-Blank-Project

9.Neneh Cherry – Blank Project

tv on the radio

8.TV On The Radio – Seeds

Beck_Morning_Phase

7.Beck – Morning Phase

Cosmen Adelaida La foto fantasma

6.Cosmen Adelaida – La Foto Fantasma 

cover

5.Dum Dum Girls – To True

The-Pains-Of-Being-Pure-At-Heart-Days-Of-Abandon-608x608

4.The Pains Of Being Pure At Heart – Days Of Abandon

the war on drugs

3.The War On Drugs – Lost In The Dream

kr121-Flowers-DWYWTIWYSD

2.Flowers – Do What You Want To, It’s What You Should Do

140108-future-islands-singles-album-cover

1.Future Islands – Singles