Selección 2014 (2ª Parte)

seleccion2014_02

Una vez más, apuro el mes y dejo la recopilación el último día. La verdad es que la tenia medio finiquitada desde hace una semana, pero han salido unas cuantas novedades que tenia meter sí o sí. Entre ellas encontramos nuevos temas de The Pains Of Being Pure At Heart, Withered Hand (vaya dos joyitas), Dean Wareham, EMA o Kevin Drew. También he metido el nuevo single de Ex Hex, que ya puse en su día en las recomendaciones en streaming, y el de unos tales Posse, a los cuales escuché ayer por primera vez, y me sorprendieron muy gratamente.  Hacen un post-rock tranquilo que es una autentica delicia. Por supuesto, tampoco puede faltar el repaso a los discos que ya han caído en el blog (ha sido un buen mes). Y para no perder la costumbre, esta vez también tenemos una versión. En esta ocasión la ponen The National, que hacen una bonita revisión del Learning de Perfume Genius. Vamos, que viene de lo más completa.

  1. Horseshoe / Withered Hand 4:03
  2. Just like Johnny Marr / Alpaca Sports 3:36
  3. Primitive / Real Estate 4:15
  4. Naive Dream / The Mary Onettes 3:33
  5. The Dancer Disappears / Dean Wareham 3:29
  6. Simple And Sure / The Pains Of Being Pure At Heart 3:28
  7. Hot and Cold / Ex Hex 2:49
  8. So Blonde / EMA 3:23
  9. American Horror / Speedy Ortiz 3:33
  10. Geographic / Cheatahs 3:31
  11. Possessed / Eagulls 3:08
  12. Shut Up / Posse 6:30
  13. Learning / The National 3:01
  14. Turn Away / Beck 3:08
  15. Ben’s My Friend / Sun Kil Moon 5:17
  16. Burning / The War On Drugs 5:46
  17. I’m Aquarius / Metronomy 4:02
  18. Heart and Lungs / The Casket Girls 3:59
  19. Sweet Spot / Wild Beasts 3:59
  20. Mexican Aftershow Party / Kevin Drew 3:28
  21. Psychopath / St. Vincent 3:33
  22. Dossier / Neneh Cherry 5:13
  23. Geryon / Trust 4:23
  24. Delorean Dynamite (album version) / TODD TERJE 6:57
Anuncios

Recomendaciones en Streaming: The Pains Of Being Pure At Heart – Simple And Sure

The-Pains-Of-Being-Pure-At-Heart-Days-Of-Abandon-608x608

Ya le tenía yo ganas a lo nuevo de The Pains Of Being Pure At Heart, que con la tontería llevan tres sin sacar disco. Los que habéis seguido el blog desde el principio (en sus diferentes plataformas), ya sabéis que soy un fan acérrimo de los de Brooklyn desde que los descubrí con sus primeros singles. Además, de momento, no me han defraudado.

El 22 de abril sale a la venta Days of Abandon, el que será su tercer trabajo, y hoy mismo han adelantado el primer single. Se trata de Simple And Sure, un tema que nos presenta a unos Pains menos ruidosos y cercanos al pop de The Lightning Seeds o The Frank And Walters. La canción es una auténtica delicia, y me ha puesto los dientes muy largos.

Recomendaciones en Streaming: Hamilton Leithauser – Alexandra

the walkmen

Supongo, que a estas alturas, ya sabréis que The Walkmen se separaron el año pasado, y que varios de sus miembros han emprendido una carrera en solitario. El primero en dar señales de vida fue Walter Martin, que hace unos días presentó una colaboración con Karen O (Yeah Yeah Yeahs) llamada Sing to Me. El que fuera bajista de la banda neoyorquina se ha ido por la senda del folk más tranquilote en un tema con el no puedo evitar acordarme de Heidi cada vez que lo escucho. No me ha gustado nada. Afortunadamente, parece que la aventura en solitario del que fuera cantante del grupo, va por otro lado.

Cuando los miembros de una banda se separan y emprenden carreras en solitario, el que lo tiene más fácil es su cantante. Lógicamente, el público se identifica con él al instante, y más cuando tienes una voz tan peculiar como la de Hamilton Leithauser. Además, en este caso en concreto, el adelanto que nos ha presentado, no dista mucho de lo que hacía con The Walkmen. La canción se llama Alexandra (no hace falta que lo jure), y son tres minutos de puro rock en los que la voz de Leithauser es la gran protagonista, pero no la única. Ahí está el piano y el bajo de Rostam Batmanglij (Vampire Weekend), que ha producido, mezclado y coescrito la canción. O esa batería desenfrenada que te invita a bailar desde el primer segundo.

El disco se llamará Black Hours, y se pondrá a la venta el próximo 6 de mayo. Además, en él no solo colabora el miembro de los vampiros, también ha contado con la ayuda algunos miembros de The Shins, Fleet Foxes, o sus ex compañeros de grupo.

Por cierto, la foto tan chula de arriba es de Adolfo, que en los conciertos hace maravillas con su cámara.

Primavera Sound 2014: The War On Drugs – Lost in the Dream

the war on drugs

Dice Adam Granduciel, el líder de The War On Drugs, que, en muchos sentidos, este nuevo trabajo es como si fuera el primero. Al parecer, los dos años que han pasado girando, tanto por salas (cada vez más grandes), como por festivales, y las múltiples actuaciones en platós de televisión, han cambiado su forma de hacer música. Durante esos dos años, pasaron diferentes estudios de la Costa Este Norteamérica y grabaron los diez cortes que componen este trabajo, pero luego fue el propio Granduciel, con la ayuda de su técnico de sonido, el que se encargó de pulirlos durante ocho meses. Algo que no es nada nuevo, ya que ha producido todos los discos de la banda, pero oye, si él dice que es como si fuera su primer trabajo, no le voy a contradecir. Eso sí, a mí me parece que han vuelto hacer el mismo disco de siempre, con sus pros, y sus contras. Aunque esta vez encontramos más de lo primero.

the-war-on-drugs

Diez canciones en una hora es una media que no me gusta ver en un disco, lo siento, pero prefiero que no me alarguen una canción hasta siete minutos cuando ya está todo el pescado vendido al cuarto. Que de The War On Drugs hagan canciones largas, no es nada nuevo, forma parte de su forma de hacer música. Además, muchas veces está justificado, ya que sus temas necesitan de este tiempo para crecer y llegar al clímax final, pero aquí se han pasado un poco con la duración de algunos de estos cortes. Sin ir más lejos, en Under The Pressure, con la que abren este trabajo. No voy a negar que es un temazo como la copa de un pino, pero solo hasta el minuto seis, ya que casi lo alargan tres minutos más sin ninguna razón aparente. Algo que también les pasa en In Reverse, con la que lo cierran. Aquí el problema es el contrario, les cuesta una barbaridad arrancar la canción. Eso sí, cuando por fin despegan, lo hacen de maravilla. Pero bueno, salvo este problema, y un par de temas que les han quedado un tanto más flojos, estamos ante otro disco redondo.

Ya avisaron del buen estado de forma en el que se encontraban con Red Eyes, el primer, e impresionante, adelanto del álbum. También pudimos ver que siguen con sus influencias de siempre, y con su característico sonido. El deje Bruce Springteen sigue ahí (más que nunca, diría yo), al igual que también están los paisajes de teclados, que unidos a las sintéticas marañas de instrumentos de cuerda, y a las guitarras afiladas, nos dejan momentos antológicos. Podría deshacerme en elogios con un tema como An Ocean in Between the Waves, que debe de ser la mejor canción que han hecho nunca, más que nada porque han conseguido la perfección en su sonido. Al igual que también podría llenar esto de grandes adjetivos para hablar de Burning, la canción por el que propio Springsteen mataría. Pero de esos os vais a dar cuenta nada más poner el disco. Incluso, de que están de lo más acertados en su faceta más reposada –menuda preciosidad esa Disappearing tan ochentona-, o en su intento de ser Bob Dylan –Eyes to the Wind debe de ser el mejor tema que han hecho de este palo-. Vamos, que solo me sobra Suffering (demasiado sosa y larga), y el instrumental marca de la casa, que bien se lo podrían haber ahorrado.

8,1

Primavera Sound 2014: Real Estate – Atlas

real estate atlas

Adoro a Real Estate, y no solo porque me encanta la música que hacen, también porque es una de esas bandas que demuestran que se pueden hacer cosas interesantes haciendo pop sin artificios. Los de New Jersey están muy cómodos practicando su música soleada de guitarras tranquilas y relajadas. Sí, no hacen nada nuevo, y suenan a mil grupos diferentes, pero lo hacen tan bien, que importa muy poco. Ahí está su anterior trabajo como prueba, que estaba lleno de joyas de puro pop (It’s Real sigue sonando tan fresca como el primer día), y aquí está este tercer trabajo, donde vuelven a maravillarnos con su forma de ver el pop.

140114-real-estate-atlas-album

Atlas sigue con la evolución lógica que ha ido llevando el grupo en estos años. Han ido puliendo su sonido, dejando atrás los toques lo-fi de su primer trabajo, para centrarse en las buenas melodías. No obstante, las grandes protagonistas de sus canciones son esas guitarras limpias que empezaron a utilizar en su segundo trabajo, y que aquí se reafirman. Atlas tiene un sonido impecable, una claridad que deja que las canciones se luzcan por si solas. Quizá, es un trabajo un poco más reposado que el anterior, pero no importa, sus canciones siguen funcionando de maravilla.

Se podría decir, que Atlas es el disco perfecto para relajarse (sí, ya sé que también dije eso del de Heavenly Beat, pero es que tienen unas cuantas similitudes), no tiene sobresaltos y es bastante lineal. Lo más acelerado que encontramos en estos cuarenta minutos de música, es Talking Backwards, que para algo es el single. Como ya sabréis (está en la recopilación de este mes, y ha sonado en todos los lados), es un delicioso tema de pop al que es imposible resistirse. Al igual que Primitive y Horizon, que son las otras dos canciones donde le ponen más brío. Sobre todo en la segunda, que tiene un ritmillo que hace que muevas los pies al primer instante. Eso sí, lo que se han dejado atrás son esos coros épicos que encontrábamos en It’s Real.

Sinceramente, les sienta de maravilla lo de relajarse y hacer un disco un poco más tranquilo. Desde el primer corte, nos encontramos a unos Real Estate totalmente inspirados, y soltando una joya detrás de otra. Canciones como Had To Hear, Crime, o el maravilloso instrumental llamado April’s Song, son la prueba perfecta de que estamos ante una de las bandas de esta década. Una de esas que saben que es hacer temas atemporales. Vamos, que me puedo ver disfrutando de este disco dentro de quince años. Algo que no puedo decir de alguno de los discos más aclamados de los últimos años.

8

Heavenly Beat – Prominence

heavenly

Casi estamos en marzo, y todavía sigo rescatando discos de 2013. Mi último descubrimiento del año pasado es este Prominence de Heavenly Beat, que no es otro que el bajista de Beach Fossils. Desde luego, no sé que les dan a estos chicos, que no paran de crear proyectos paralelos a sus bandas principales y, para colmo, muchos de esos proyectos terminan sonando mejor que el propio grupo que les dio a conocer. Ya paso con DIIV, el grupo del guitarrista de los fósiles playeros, que sacó un álbum de debut espectacular, y ahora vuelve a pasar con Heavenly Beat. Me da a mi que estos están mejor separados que juntos.

heavenly-beat

La música de John Pena, así se llama el chico, es mucho más cálida y bailable que la de Beach Fossils. Coinciden en las guitarras cristalinas, y el en toque dream-pop, pero en poco más. Pena prefiere utilizar los ritmos electrónicos para crear dulces canciones totalmente veraniegas. De esas que sirven de banda sonora perfecta para un atardecer en en la playa. Ya no solo porque de vez en cuando utilice instrumentos propiamente caribeños, además de alguna guitarra española de vez en cuando, todo el conjunto de su música desprende una paz y un relax que solo se puede tener cuando uno esta de vacaciones.

Prominence ni siquiera es su debut, tiene un primer trabajo que también esta muy bien, pero he elegido este porque me parece un poco más redondo. El chico acierta con las melodías y las texturas sonoras en casi todo el disco. Especialmente cuando se pone más bailable, y se va a eso que han bautizado como balearic-pop. Los mejores ejemplos de esto son Stable, Complete, donde tiran mucho de Kings Of Convinience, Familiar, o la grandiosa Thin, en la que tira un poco de New Order (ese bajo). Pero no se queda ahí, también sabe como hacer dulces temas de pop ensoñador. Buena prueba de ello son Honest y Prominence, con la que cierra el disco delicadamente. En definitiva, es un buen trabajo que todos los amantes del pop sabrán disfrutar.

7,7

Neneh Cherry – Blank Project

Neneh-Cherry-Blank-Project

Si hace 25 años me dicen que Neneh Cherry iba a sacar uno de los discos más interesantes, inteligentes e innovadores de 2014, hubiera soltado una carcajada enorme. No porque en 1989 no me gustara, con mis doce años escuché el vinilo de Raw Like Sushi un millón de veces, y su versión del I’ve Got You Urden My Skin de Cole Porter, es mi tono de móvil desde hace años (el rap del principio me sigue pareciendo sublime), pero nunca fue una artista excesivamente respetada. Ha sido con los años, y con sus diversas colaboraciones, cuando se ha empezado a ver que la sueca tiene un talento enorme. Aunque yo siempre pensaré que temas como Buffalo Stance y Manchild son auténticas joyas. Además, no creo que le resultará muy fácil triunfar en los ochenta en un mundo tan masculino como el hip-hop.

131118-neneh-cherry-four-tet-blank-project

Si le echas un pequeño vistazo a la biografía de Nenen Cherry, entiendes perfectamente cómo ha llegado a este trabajo. Sus colaboraciones con bandas de jazz, con artistas como Massive Attack (colaboró en los arreglos de Blue Lines), Pulp y Gorillaz, o todas las influencias familiares que ha mamado desde pequeña (su padrastro era Don Cherry) le han llevado a crear este Blank Project. Su primer trabajo en 18 años, es la culminación de una carrera extensa en años, pero corta en lanzamientos. Mejor, así podido plasmar todas sus ideas en un solo disco, y hacer de él, algo espectacular.

Cherry no ha estado sola en este proyecto, ha contado con la mano de Four Tet y de Rocketnumbernine, uno de sus colaboradores habitual. Con ellos se metió cinco días en el estudio, y parió estos diez temas. Diez cortes que tienen una producción cruda y grave, sobre todo en las percusiones, que, junto a la voz de Cherry, son las grandes protagonistas de este álbum. La mezcla de ritmos electrónicos, baterías reales y cencerros, resulta de lo más atractiva. Tanto cuando se pone mucho más electrónica (Weightless y Dossier son un gran tortazo en la cara), como cuando deja el protagonismo a una batería real (la colaboración con Robyn es muy grande). Todo está donde tiene que estar, incluso el orden de las canciones es el correcto. Pero lo mejor es ver como Cherry disfruta haciendo lo que quiere con su voz. Aúlla en Everything; emociona en Across the Water, y te invita a bailar en Blank Project. Incluso se deja llevar por la nostalgia, y en Naked se acerca, musicalmente, al hip-hop old school de su primer trabajo.

Sin duda alguna, es uno de los regresos más interesantes en años, y con él, creo que Neneh Cherry por fin va a recibir el reconocimiento que se merece.

8,5

Streaming de NPR