Monster Movie – Keep the Voices Distant

a1877146303_10

Hace siete años, en una de las muchas versiones que ha tenido este blog, puse el tercer trabajo de Monster Movie, un supergrupo de shoegaze en el que hay miembros de Slowdive, Air Formation y The Casket Girls. De él recuerdo que me gustaban bastante temas como ‘Bored Beyond Oblivion’ y ‘Silver Knife’, y que tenía un ligero toque electrónico que sobrevolaba todo el disco. Pero, como suele pasar en estos casos, me había olvidado de ellos. Afortunadamente, y gracias a un artículo que he leído por ahí, me he enterado de que este año han vuelto con un nuevo disco.

Keep The Voices Distant” es un trabajo mucho más directo que el anterior, en el que las guitarras rugen mucho más. En él, encontramos un shoegaze muy abierto de miras, y en el que el pop tiene un gran protagonismo. Esto hace que por aquí aparezca un hit tan potente como ‘Shouldn’t Stray from the Shadows’, donde las guitarras sucias y distorsionadas se alían con un maravilloso órgano. Pero no es la única canción totalmente pop del álbum. Ahí está ‘In the Ground’, de la que se podría decir que parecen James con un poco más de distorsión – supongo que esa base rítmica, tan parecida a la del ‘Sit Down’, tiene algo que ver con esta apreciación-.

Aunque haya un miembro de Slowdive en la banda, el grupo que me viene a la cabeza cuando escucho este disco, es Ride. Y es que, es más que evidente que recuerdan a los de Oxford en temas como ‘Going Backwards’, ‘In The Pines’, o en la canción que da título al álbum. Eso no quita para que estemos ante una colección de canciones brillante, donde los teclados ensoñadores se dan la mano con las guitarras llenas de reverb. Además, también hay momentos en los que se ponen un poco más duros, y aciertan, como es el caso de ‘Trapped’. Al igual que también aciertan en su faceta más blanda, donde entran temazos como ‘Don’t You Want To Love Us’ y la casi folkie ‘Into the Light’.

Supongo que no se comerán un colín, ya que hace casi dos meses que este trabajo está a la venta y no ha tenido mucha repercusión. También es cierto que, coincidir en fechas con el último de Slowdive, que es uno de los álbumes de este 2017, no le ha venido nada bien. Una lástima, porque éste también es un gran álbum.

8

Land Of Talk – Life After Youth

landoftalk_3

Land Of Talk fueron uno de los secretos mejor guardados de los últimos años de la década pasada. La banda canadiense sacó dos álbumes, y unos cuantos Eps, en los que había colaboraciones de miembros de Stars, Arcade Fire o Broken Social Scene. Incluso Justin Vernon (Bon Iver) llegó a producir su primer trabajo. Lo malo es que, ni con todas esas colaboraciones y amistades, lograron a dar con el éxito, lo que hizo que anunciaran su separación en 2010. Pero, afortunadamente, han decido probar de nuevo. Y han hecho bien, porque su nuevo álbum es realmente interesante.

Poco ha cambiado en su propuesta en los últimos años, siguen practicando un indie-rock delicado sin demasiados sobresaltos. Además, como la gran mayoría de las bandas canadienses que se van hacia este estilo, tienen un cierto toque un tanto más pop, y en sus canciones hay algo más que guitarras distorsionadas. Otra cosa que no ha cambiado es el tema de las colaboraciones, y en los créditos de este trabajo podemos ver los nombres de Sharon Van Etten, Steve Shelley de Sonic Youth o Sal Maida, bajista de Roxy Music y Sparks. Además, la producción corre a cargo de John Agnello, todo un experto en este sonido.

Uno de los puntos fuertes de Land Of Talk, es la voz de Elizabeth Powell, que se desenvuelve de maravilla entre el mundo guitarrero; ese del que dan buena cuenta en ‘Yes You Were’ y ‘World Made’. Pero no se quedan en ese sonido, y otros de los puntos fuertes de este “Life After Youth” es su diversidad. Cuando aparecen los teclados, son capaces de fabricar canciones tan sobresalientes como ‘Spiritual Intimidation’, ‘This Time’, en la que podemos escuchar la voz de Van Etten, o ‘Heartcore’. Incluso esa esquiva ‘Inner Lover’, que casi podría ser una canción de Beach House, tiene su punto. Al igual que también saben lo que se hacen cuando su música se vuelve más amable. Es el caso de ‘Loving’, una canción bonita y agradable, que no desentonaría como el tema romántico de cualquier película de los noventa, o del toque oldie de ‘Florida’, con la que cierran el álbum. Además, en las dos nos volvemos a encontrar con Sharon Van Etten, que se han implicado a tope en el disco.

Desde luego, con discos así, no está nada mal que los grupos lo intente de nuevo. A ver si esta vez tiene un poco más de suerte.

7,8

Streaming

Girlpool – Powerplant

Girlpool_Powerplant_albumart

La casualidad ha querido que, en los últimos días, me junte con un par de discos de bandas de chicas que practican un rock con claras influencias noventeras. Algo que no es nada complicado, ya que, en los últimos años, han salido unas cuantas. El primero que os dejo por aquí es el de Girlpool, un dúo de Los Angeles con bastante personalidad. Una cosa que se suele echar en falta cuando estamos ante un revival como este. Y es que, estas dos chicas no se van a lo fácil, lo suyo es un indie-rock un tanto más denso y mucho menos directo que el de alguna de sus compañeras.

Powerplant” es su segundo trabajo, y con él están recibiendo unas críticas excelentes. Yo no soy tan entusiasta, pero sí reconozco que tienen algo, y que sus canciones enganchan. Quizá sean esas voces cándidas que tiene las dos, y que ponen un poco de amabilidad entre la sequedad de sus guitarras. Además, en este segundo trabajo, han incorporado baterías, un instrumento que apenas aparecía en su primer álbum. Eso hace que sea más fácil quedarse con sus canciones.

Se podría decir que este trabajo es una fusión entre el folk y el indie-rock, y que en él hay tanto de Kimya Dawson, como de Throwing Muses. Una mezcla que funciona muy bien en canciones como ‘123’, ‘Sleepless’ o ‘Corner Store’, en la que se ponen más sucias de lo habitual. Pero hay momentos más pop en los que la cosa también funciona muy bien. Es el caso de ‘Kiss and Burn’ y ‘Powerplant’, que son de lo mejor del álbum. Incluso al final, cuando se ponen un poco más noventeras y se sacan de la manga un par de temas como ‘It Gets More Blue’ y ‘Static Somewhere’, también tienen algo.

Girlpool son la banda perfecta para meterse de lleno en el revival de los 90 que estamos viviendo, pero, si viviste aquellos años, tampoco te vas a encontrar con nada que no hayas escuchado ya.

7,7

Day Wave – The Days We Had

DayWave-DaysWeHad-Cover-1485896714-640x640

La historia de Day Wave es como la de todos los grupos de dream-pop de la actualidad. Al igual que otras bandas, como Wild Nothing, Toro y Moi o Washed Out, todo empezó en un dormitorio, concretamente el de Jackson Phillips, y de ahí se fue haciendo más grande. Aunque no deja de ser un proyecto en solitario al que le acompañan algunos músicos en el directo. Evidentemente, a estas alturas, ya os podéis imaginar por dónde van los tiros en su música, y sí, es otro de los chicos a los que les pierde una buena melodía ensoñadora y una guitarra cristalina. Pero también tiene un puntillo The Drums que le hace un poco diferente.

The Days We Had” es su álbum de debut, y en él refleja sobradamente esa pasión por este tipo de pop. Quizá es algo que ya está un tanto trillado, pero como contiene algunos temas un poco más movidos y alegres –ese puntillo The Drums que mencionaba más arriba-, se hace bastante más ameno. Y es que, cortes como ‘Ordinary’, ‘On Your Side’ o ‘Promises’ cuenta con ese ritmo acelerado que tantos buenos resultados les dio en el pasado a los creadores de ‘Let’s Go Surfing’. Y eso, unido al talento que tiene este chico para crear buenos estribillos, hace que estemos ante tres temas notables.

Cuando baja un poco el ritmo y se mete de llene en el pop de aires ensoñadores, también acierta en bastantes ocasiones. Es el caso de ‘Something Here’ y ‘Home’, los dos cortes que abren el disco, y que enganchan desde el primer momento. Eso sí, la segunda tiene un pequeño deje al ‘Heroes’ de Bowie, un tema que los músicos no se cansan de copiar. Pero lo mejor viene en la épica ‘Untitled’, en la directa ‘Wasting Time’ y en la densa ‘I’m Still Here’, que cierra el disco yéndose hacia derroteros más ambientales.

Como siempre digo en estos casos, no es un disco que vaya a cambiar el mundo de la música, pero sí te puede hacer pasar un buen rato.

7,4

Novedades 2017 (3ª Parte)

 

NOVEDADES 3

Vale, sí, ya sé que he tardado un montón en hacer una nueva recopilación, pero, entre una cosa y la otra, me ha sido imposible ponerla antes. También es cierto que tampoco han salido muchos adelantos realmente interesantes. Pero bueno, algo sí que ha podido rascar para conseguir una buena colección de canciones.

De los discos que está por salir, he incluido canciones de Ride, Broken Social Scene, The CharlatansGrizzly Bear, The War on Drugs. Incluso he metido a Lorde, una chica que nunca me ha interesado demasiado, pero que me ha cautivado con su ‘Green Light‘, una de las canciones de este 2017. También están por aquí LCD Soundsystem y PJ Harvey, que han sacado un par de respectivos singles. Pero también hay cosas un poco más desconocidas, como Pixx, a los cuales tuve la oportunidad de ver recientemente de teloneros de Austra, o First Hate, una de las mejores bandas de synth-pop surgidas del norte de Europa. Eso, más el inevitable repaso a los discos que ya han caído por aquí, como los de Slowdive, Los Planetas, Cosmen Adelaida o Perfume Genius.

  1. LCD Soundsystem – Call the Police
  2. Broken Social Scene – Halfway Home
  3. Thurston Moore – Cusp
  4. Slowdive – Don’t Know Why
  5. Ride – All I Want
  6. The Underground Youth – Alice
  7. The Drums – Blood Under My Belt
  8. Cosmen Adelaida – Hermanos Wright
  9. Los Planetas – ljtihad
  10. The Charlatans – Plastic Machinery
  11. Blondie – Long Time
  12. The Gift – Big Fish
  13. Grizzly Bear – Three Rings
  14. PJ Harvey – A Dog Called Money
  15. Saint Etienne – Heather
  16. Pixx – I Bow Down
  17. Perfume Genius – Slip Away
  18. Lorde – Green Light
  19. First Hate – The One
  20. The War on Drugs – Thinking Of A Place
  21. Cigarettes After Sex – Apocalypse

Blondie – Pollinator

BLONDIE_POLLINATOR_DIGITAL-1485960471-compressed

Parece que, por fin, y a estas alturas de su carrera, Blondie se han dado cuenta que lo que necesitaban era un auto-homenaje. Y es que, desde que volvieron en 1999 con aquel truño llamado ‘Maria’ –sí, fue un éxito, pero era más mala que un día sin pan-, han ido dando palos de ciego. Han tenido que pasar casi dos décadas, y cuantos discos, para que volvamos a tener un álbum notable de la banda neoyorquina. Aunque también es cierto que han contado con bastante ayuda, pero bueno, también tuvieron ayuda en su anterior álbum, y la cosa no funcionó.

Pollinator” es puro Blondie. Desde ese himno new-wave llamado ‘Doom or Destiny’ que abre el álbum, y en el que, por cierto, colabora Joan Jett, hasta el final, con ‘Fragments’, nos encontramos con una banda dispuesta a dejarse querer. Han hecho todo lo que tenían que hacer para sacarse de la manga una buena colección de hits. Sobre todo en su primera parte, que es sobresaliente. Y es que, esta vez, sí se han rodeado de buenos colaboradores. Solo hay que ver lo bien que les funciona la ayuda de Dev Hynes en ‘Long Time’. El líder de Blood Orange les ha hecho todo un temazo pop absolutamente irresistible. O lo bien que les sienta la producción disco de David Sitek (TV On The Radio) en ‘My Fun’. Incluso su lado más AOR, que nunca ha sido su fuerte, está bien representado en ‘My Monster’. Aunque claro, la guitarra de Johnny Marr también hace mucho. Pero no solo viven de colaboradores, y también demuestran que ellos solitos también son capaces de sacar un buen tema como ‘Already Naked

La segunda parte del disco es más irregular, ya que, en lugar de ir directos al grano, como en la primera, se meten en camisa de once varas. Funciona bien la colaboración con Sia y Nick Valensi de The Strokes en ‘Best Day Ever’, pero, sin embargo, en ‘Gravity’, donde, con la ayuda de Charli XCX, intentan modernizarse, se estrellan a lo bestia. Sobre todo, porque esa producción sucia, con pedal de voz incluido, no les va nada bien. Como tampoco les va nada bien en esa especie de balada folk llamada ‘When I Gave Up on You’, y ese experimento electrónico, junto al cómico John Roberts, llamado ‘Love Level’. Afortunadamente, se recuperan un poco haciendo pop en ‘Too Much’ y, sobre todo, en ‘Fragments’. Por cierto, que esta última es una versión de un cantante de folk canadiense, y ellos la convierten en un tema de rock acelerado y potente.

No es un disco redondo, pero sí notable. Y eso ya es suficiente en una banda que lleva cuarenta años de carrera.

7,3

Perfume Genius – No Shape

noshapePerfumeGenius packshot

Hay artistas que tienen algo especial y, con muy poco, consiguen captar la atención del público. Mike Hadreas es uno de ellos. El de Seattle se ha hecho con una de las carreras más brillantes y personales de la actualidad, y ha logrado que el nombre de Perfume Genius se asocie a la palabra calidad. Algo normal, ya que temas como ‘Hood’ o ‘Queen’ son de lo mejorcito de la última década. Y lo mejor es que, tras escuchar su nuevo trabajo, he podido comprobar que no baja la guardia, todo lo contrario, se ha sacado de la manga un disco maravilloso.

No Shape” es un álbum más exagerado, más épico, y mucho más barroco. La producción de Blake Mills, que desde que trabajó en el último disco de Alabama Shakes, está de lo más solicitado, es perfecta, y le viene como anillo al dedo a las canciones de Hadreas. Solo hay que escuchar la grandilocuente ‘Slip Away’, que lanzó como primer single. Es un corte con un cierto toque electrónico, que estalla en un estribillo potente y épico absolutamente irresistible. Una joya más que añadir a su lista de canciones redondas. Pero no es la única del disco, la primera parte del álbum es perfecta, y el comienzo, con la preciosa ‘Otherside’, no puede ser mejor. Si a esto le añadimos el toque minimalista, y algo sixties de ‘Just Like Love’, la extraña, pero seductora, ‘Go Ahead’, esa especie de vals llamado ‘Valley’, y la enorme e intensa ‘Wreath’, nos encontramos ante la mejor secuencia de canciones de toda su carrera.

En la segunda parte del disco pierde un poco de grandilocuencia e intensidad, pero, aun así, se las apaña para sacar varias canciones adelante. Es el caso de la barroca ‘Choir’ o de ‘Sides’, donde Natalie Mering, de Weyes Blood, pone la voz. Si es cierto que, en los tres últimos cortes, se relaja un poco más, pero también es cierto que esa relajación le sienta muy bien en un tema como ‘Run Me Through’, donde vuelve al minimalismo de sus primeros trabajos.

Otro gran disco de Perfume Genius, y ya van cuatro.

8