Selección 2015 (3ª Parte)

selección 2015-03

Me voy unos días de vacaciones, pero no quería irme sin dejar la recopilación de este mes. Y es que, las últimas semanas han sido un no parar de novedades y adelantos de discos que están por venir. Bandas como Death Cab For Cutie, Blur, o Hot Chip, que han presentado sus potentes nuevos singles, dejando claro que van a por todas con sus nuevos trabajos. O las nuevas canciones de Sufjan Stevens y The Tallest Man on Earth, que son una preciosidad. Por no hablar del single de Passion Pit, que es todo un hit. Además de canciones de grupos y artistas más pequeñitos, como Courtney Barnett, Joanna Gruesome, o los catalanes Grushenka, que han sacado un segundo gran trabajo. Aunque mi tema preferido del mes es ese The House de Le Volume Courbe, en el que Kevin Shields demuestra su buen hacer con la guitarra.

Espero que os guste.

  1. Un mundo feliz / Grushenka 6:08
  2. No Room In Frame / Death Cab for Cutie 4:05
  3. Rock & Roll Is Cold / Matthew E. White 4:14
  4. La Loose / Waxahatchee 3:14
  5. Sleeping in the Backseat / Tigercats 5:24
  6. The House Feat. Kevin Shields / Le Volume Courbe 3:31
  7. Dazed / Suburban Living 2:43
  8. Sunne / Cheatahs 3:23
  9. Silhouettes / Viet Cong 4:13
  10. Go Out / Blur 4:40
  11. Pedestrian at Best / Courtney Barnett 3:51
  12. Last Year / Joanna Gruesome 2:52
  13. What Kind Of Man / Florence + The Machine 3:36
  14. Bottoms Up / Kate Pierson 2:38
  15. Lifted Up (1985) / Passion Pit 4:23
  16. Nothing I Can Do About It / Idlewild 4:48
  17. Sagres / The Tallest Man On Earth 5:14
  18. Cement / Desperate Journalist 3:29
  19. No Shade in the Shadow of the Cross / Sufjan Stevens 2:40
  20. Just Like You / Chromatics 5:17
  21. Meme Generator / Dan Deacon 4:31
  22. Huarache Lights / Hot Chip 5:29

Travis Bretzer – Waxing Romantic

Bretzer_AlbumCoverWIP

Si es cierto eso de que copiar es la mejor forma de adular, Mac DeMarco puede sentirse de lo más adulado. Todo gracias a Travis Bretzer, un compatriota que acaba de editar su primer trabajo. Este chico de Alberta, concretamente de Edmonton, la misma ciudad que DeMarco, no puede negar que su vecino ha sido una de sus principales influencias, y que ha buscado un sonido similar para su debut. Aunque según la nota de prensa de su sello, sus influencias principales son Orange Juice y Prefab Sprout, y bueno, algo de eso hay, pero no son los dos primeros grupos que me vienen a la cabeza cuando escucho sus canciones.

Bretzer empezó su carrera hace un par de años, cuando entre jingle y jingle radiofónico (es su dayjob, que dirían los norteamericanos) le dio por hacer canciones. Sus primeros temas eran un tanto más pop y más lo-fi que los de ahora –hay que tener valor para meter la guitarra desafinada que metió en Hurts So Bad-, pero ya dejaba ver su gusto por esa guitarras tan limpias que destacan sobre el resto de los instrumentos, y que tantos buenos resultados le han dado a DeMarco. Algo que también consiguió Bretzer en Low Volt / Debbie, el doble single que sacó el año pasado, donde nos encontrábamos con dos cortes muy animados que estaban bastante bien. Pero en su debut ha cambiado un poco su propuesta.

La gran mayoría de temas de Waxing Romantic se van hacia ese rock perezoso con tintes de folk, y la verdad es que al chico no se le dan mal este tipo de canciones. Como ejemplo tenemos Giving Up, Promises o Good Times, que no tienen nada que envidiar a los temas incluidos en el último trabajo de DeMarco. Lo malo es que, aunque no todo el disco tira hacia ese camino, no se va a quitar la comparación de encima. Para los que quieran ver más allá de esto, tienen cortes como The Bread, que es una auténtica delicia pop, y Lady Red, donde sí es fácil ver esas influencias de Prefab Sprout que comentaban en su sello.

En el fondo es un buen disco, con unas cuantas canciones chulas, y un buen sonido. Y es que, si tienen que salir clones de otros artistas, no está de más que al menos tengan talento.

7,3

Will Butler – Policy

willbutler_policy

La primera vez que vi a Arcade Fire, en aquel Primavera Sound de 2005, me sorprendió la versatilidad con la que sus miembros iban cambiando de instrumento, y como casi todos hacían un poco de todo. Uno de los más inquietos era Will Butler, el hermano pequeño del cantante, que debió de tocar los instrumentos que había encima del escenario. Por eso mismo no me extraña que se haya lanzado hacia una carrera en solitario –aunque la gran mayoría de los miembros del grupo tienen otros proyectos-. Además, lo hace como hay que hacerlo, distanciándose del sonido de la banda madre. Sobre todo de la última etapa, la cual, a mí, no me dice demasiado.

Dice la nota de prensa del álbum, que Policy es música americana, y nombra a bandas y artistas tan dispares como Violent Femmes, The Breeders, The Modern Lovers, Bob Dylan, Smokey Robinson, The Magnetic Fields, Ghostface Killah. Es un trabajo un poco ecléctico, en el que hay rock con sabor a los cincuenta, algo de electrónica y delicadas baladas cercanas a la carrera en solitario de John Lennon (otro de los nombres que salen en la nota de prensa). Esto, junto con la corta duración del disco – tiene ocho canciones, y no llega a la media hora- hace que estemos ante un trabajo que se pasa en un suspiro, en el que Butler sabe cómo entretener al oyente.

will butler

Lo primero que nos encontramos en el disco es rock crudo de Take My Side, que a mí me recuerda a esos arrebatos rockeros que le daban a los primeros Arcade Fire. Es una canción que mola, ya que es como si hubiera cogido la parte final del Wake Up, y la hubiera alargado hasta los tres minutos. Es un estilo al que vuelve en What I Want, donde, además, mete una guitarra surf que es una delicia. Incluso se puede ver algo de esto en Witness, el tema final, en el que deja ver la influencia del pop femenino de los sesenta (esos coros del estribillo) en su música. La verdad es que acierta de pleno, y me puedo arriesgar a decir que es el mejor tema del álbum.

Otro punto a favor que tiene el disco, es el uso prudente de la electrónica. Algo que podemos comprobar en la minimalista Anna, un tema que atrapa sin necesidad de recursos efectistas, tan solo una trompeta, un piano y un ritmo de batería tremendamente adictivo. Something’s Coming es el otro tema del disco en el que la electrónica está presente, y donde más se deja llevar por la experimentación. No está mal, pero no me termina de convencer del todo. Prefiero que gaste sus energías en hacer una bonita balada como Finish What I Started, y un tema genial de pop-folk como Son Of God.

Un disco muy interesante, en el que Butler demuestra que en solitario también puede hacer grandes canciones.

7,8

Oldies But Goldies: Close Lobsters – Forever, Until Victory! The Singles Collection

Close Lobsters - Forever Until Victory

Quizá, una recopilación no es el disco más indicado para recuperar la sección los Oldies But Goldies, que en un principio eran trabajos un poco olvidados que merecían mucho la pena. Pero en el caso de Close Lobsters, creo que es mejor tirar hacia su colección de singles. Y es que, como la gran mayoría de grupos de jangle-pop, C-86, e indie-pop en general, cuentan con una gran cantidad de sencillos, y tan solo un par de álbumes (muy buenos, también). Así que, aprovecho su paso por España (estarán tocando el próximo sábado en el minifestival de Barcelona), para dar un repaso a los singles que publicaron en lo que duró su carrera en los ochenta –se volvieron a reunir hace tres años-.

CLOSE LOBSTERS

Close Lobsters fueron uno de los 22 grupos que aparecieron en la famosa cinta del NME que dio nombre a la etiqueta de C-86. Lo hicieron con Never Seen Before, un delicioso tema con coros femeninos, que, casualmente, no era tan sucio y ruidoso como sus otros primeros singles. Es decir,  sus canciones estaban llenas de guitarras cristalinas, melodías aceleradas y buenos estribillos pop, pero no se quedaban ahí. Ahí estaba Going To Heaven To See If It Rains, el primer single que lanzaron allá por 1986, que era un tanto más sucia. Por no hablar de la sensibilidad pop que demostraban en temas tan impresionantes como Skyscraperr of St. Mirin, Let’s Make Some Plans, de la que hicieron una versión The Wedding Present allá por 1992y en la maravillosa In Spite Of These Times (¿su mejor canción?). Además de acercarse un poco al shoegaze en Nature Thing, el último single que grabaron para Fire Records en 1989. Tras él publicaron Just Too Bloody Stupid, en otro sello, pero no duraron mucho más y se separaron.

Los escoceses eran un grupo de indie-pop de manual, y sus singles venían acompañados de caras-b realmente interesantes. Entre ellas algunas versiones, que, por supuesto, también podemos encontrar en esta recopilación. La más destacada es la de Hey Hey My My (Into the Black) de Neil Young, la cual aceleran y convierten en una canción de jangle-pop. Aunque también está muy bien su revisión del Paperthin Hotel de Leonard Cohen, la cual respetan más y la dejan de lo más bonita. Afortunadamente, no son las únicas caras-b que merecen la pena. Ahí está la muy pop Get What The Deserve, que acompañaba el single de Let’s Make Some Plans, o la potente Pathetik Trivia, que estaba incluida en un Ep grabado en directo para Radio 1.

Tan solo fueron cuatro años de carrera (sin contar los dos singles que han sacado tras su reunión), pero les dio tiempo a crear una enorme colección de canciones, que los metió de lleno entre las mejores bandas de indie-pop británicas de los ochenta. Si estuviera en Barcelona este fin de semana, no me los perdería por nada del mundo.

9

Kate Pierson – Guitars and Microphones

kate pierson

Quizá sea mi fanatismo el que dice esto, pero creo que la discografía de The B-52’s ha sobrevivido al tiempo de maravilla, y sigue sonando fresca más de tres décadas después de su primer trabajo. Sus letras locas (hasta ahora nadie más ha convertido en un hit una canción que hablaba de una fiesta protagonizada por animales marinos), unidas a sus ritmos frenéticos, en los que había retazos de surf, rockabilly y psicodelia, les convirtieron en un grupo tremendamente particular. Por no hablar del carisma de todos sus componentes, y el color que le dieron a la escena new-wave de finales de los setenta. Por eso siempre es una alegría encontrarse con un nuevo trabajo de alguno de sus componentes.

Kate Pierson tiene una voz absolutamente reconocible, y es casi imposible no acordarse de su banda cuando la escuchas. O de sus colaboraciones con Iggy Pop (probablemente Candy sea una de mis canciones preferidas de todos los tiempos) y R.E.M., que le dieron popularidad en otras países fuera de Estados Unidos, donde The B-52’s no eran tan famosos. Ahora, muchos años después, debuta con su primer trabajo en solitario, y en él podemos escuchar esa inconfundible forma de interpretar sus canciones, en las que grita más que canta. Acompañada de Sia, que ha escrito algunas cortes con ella y ha producido el disco, y de Nick Valensi, de los Strokes, se ha hecho con una colección de canciones que no suenan nada mal. Las escalas de guitarra de Valensi le dan un toque new-wave que mola bastante, y la verdad es que la producción de Sia no está nada mal. Me han dicho que suena demasiado a ella, pero como solo la he escuchado una vez durante no más de 30 segundos, no puedo decir si es verdad o no.

Guitars and Microphones tiene un comienzo inmejorable con Throw Down the Roses, la que ella misma dice que es un “girl punk anthem”, haciendo así un guiño a la polémica que ha tenido estos últimos meses con Mister Sister, el primer single del álbum. Y es que, al parecer, el Huffington Post tachó el tema de himno transexual, y este colectivo se le echó encima por la imagen que daba de ellos, acusándola de hablar de algo de lo que no tenía idea. Ella ha repetido por activa y por pasiva que este corte no es un himno trans, y parece que al final se ha aclarado todo un poco. Vamos, que lo que había era mucho mal entendido y poca mala intención. Eso sí, la canción es todo un hit y no hay quien se la quite de la cabeza después de un par de escuchas. No es la única, ahí está la genial Bottoms Up, que tiene un estribillo muy strokero maravilloso. También podemos meter en este grupo el tema que da título al disco, que, para mi gusto, y junto a Matrix, es el corte más B-52’s del disco.

Como ya he dicho antes, no sé si Sia suena muy parecido a esto, pero una de las canciones que más me gustan del disco es Bring Your Arms, la cual han escrito juntas. Esta especie de canción ecologista es una pequeña joyita de pop electrónico, en la que Pierson deja claro que ella canta como le da la gana. Para colmo, tiene un vídeo que está a medio camino entro lo kitsch y lo adorable. Lamentablemente, es el único tema más o menos lento en el que está acertada. Las baladas de este trabajo son demasiado sosas y carcas, y no casan nada con el tono desenfadado que tiene el resto del álbum.

No es un trabajo sobresaliente, pero tiene unos cuantos temas que están muy bien, y nos devuelve a una de las artistas más particulares de las últimas cuatro décadas.

7,2

Matthew E. White – Fresh Blood

MATTHEW E WHITE

Mis prejuicios con las barbas hicieron que pasara en moto del primer álbum de Matthew E. White, ya que pensaba que era un artista de folk más. No podía estar más equivocado, y me he llevado una grata sorpresa al escuchar su segundo trabajo y ver que lo suyo es el soul más clásico. Últimamente estoy muy receptivo a este tipo de discos (¿será la edad?), y no tengo ningún problema en escuchar a músicos que tienen como referencias a Randy Newman, del que White dice que es uno de sus héroes. De hecho, en su último concierto en Madrid, comentó que un día se acercó a su casa para dejarle una de sus grabaciones, pero que Newman nunca le contestó. Si a este ingrediente principal le añadimos algo de rock, y un poco de pop, nos encontramos con un álbum enormemente interesante.

Matthew-E.-White-608x400

Un par de minutos de una canción han sido suficientes para que me entraran ganas de escuchar el disco entero. Y es que White ha sido muy listo, y como segundo single ha sacado Rock & Roll Is Cold, un tema que es un hit instantáneo. La fusión del piano con el ritmillo de la canción, junto con los coros femeninos, te atrapan a las primeras de cambio, y, aunque no es nada nuevo, suena tremendamente fresca. Por no hablar de esa letra en la que se atreve a decir que “el rock & roll es frío y que no tiene alma”. Toda una declaración de intenciones con la que deja bien claro que lo suyo es otra cosa. De hecho, yo diría que tan solo hay elementos puramente rock en Holy Moly, y aun así los suaviza con una buena dosis de orquesta.

Me gusta mucho su forma de hacer baladas soul que van subiendo de intensidad poco a poco. Es el caso de Take Care My Baby, el tema con el que abre el disco de una forma deliciosa, o de Fruit Trees, que es un corte que bien podría haber salido en el 75. Pero no son las únicas, también sabe muy bien lo que se hace en Feeling Good Is Good Enough, donde le da un arrebato final que le deja a uno del revés, y en Vision, que también tiene un toque pop cercano a los Beach Boys. Lo que ya no me ha gustado tanto son los temas mucho más reposados, y Circle ‘Round The Sun y Tranquility se me hacen un poco bola.

Fresh Blood es un disco bonito, que tiene una producción excelente, y una buena cantidad de canciones espectaculares. No se puede pedir más.

8

Idlewild – Everything Ever Written

Idlewild

El mundo está lleno de grupos que tenían que haber vendido millones de discos y, desgraciadamente, se quedaron a medias. Uno de ellos son los escoceses Idlewild, que lo tenían todo para triunfar masivamente, pero no lo consiguieron. Tampoco es que fueran un grupo desconocido, y a lo largo de su carrera han sacado algún que otro tema reconocible para el oyente medio de este tipo de música (Actually It’s Darkness, Roseability o No Emotion), pero ninguno llegó a ser un hit. Ahora, tras seis años sin publicar un disco, vuelven con un trabajo un tanto disperso, en el que no logran acercarse a sus mejores tiempos.

idlewild (1)

Everything Ever Written es un álbum demasiado largo, al que le falta un poco de pegada. No creo que hayan logrado dar con la producción adecuada (los ramalazos macarras del primer corte no hay por dónde cogerlos), y en él intentan hacer un poco de todo, perdiéndose en varias ocasiones (All Things Different es horrorosa). Pero lo peor es que apenas hay hits que sumar a su lista de grandes canciones. De hecho, yo solo metería Nothing I Can Do About It, que sí es uno de esos cortes con estribillo potente que nos recuerda a los mejores Idlewild. Junto a ella se pueden meter (Use It) If You Can Use It, aunque la alargan demasiado, y On Another Planet, que tiene fuerza y buenas guitarras. La que no metería es Come On Ghost, el último single, que es una canción que está muy bien, pero dista mucho de ser un gran hit. Eso sí, su parte final, tan orquestal, me parece de lo mejor del álbum.

Idlewild siempre han sido unos expertos en hacer grandes baladas y medios tiempos (American English sigue emocionado tanto como el primer día), pero aquí no han logrado dar con la diana para facturar el clásico corte emocionante con buena melodía y gran estribillo. Casi el 100% de las baladas de este disco me parecen un rollo y, en ellas, su cantante ha impregnado mucho de su faceta en solitario, donde se va hacia el folk, y donde solo acierta en Like A Clown. Quizá, también se puede salvar Radium Girl, que no está mal, pero tampoco es para tirar cohetes, y tampoco es precisamente una balada.

Un trabajo decepcionante, en el que solo encontramos a los Idlewild de los primeros años en muy pocas ocasiones, y en el que se han olvidado de lo que es un hit.

6,5