Deerhunter – Why Hasn’t Everything Already Disappeared?

FINAL COVER DRAFT1

Queda más de un mes para que el nuevo trabajo de Deerhunter se ponga a la venta, pero, como pasa todos los años por estas fechas, ya se ha filtrado. De hecho, si yo tuviera un grupo, procuraría no editar mi disco después de las navidades, porque siempre acaban filtrándose un mes antes. El caso es que ya tenemos por aquí el nuevo álbum de la banda de Atlanta, el cual, estaba esperando con bastantes ganas. Y es que, no hace falta que diga que es uno de mis grupos favoritos, y que no hay un solo disco suyo que no me parezca, como mínimo, notable. Incluso aquel “Monomania” tan sucio y ruidoso que tuvo unas críticas un tanto irregulares.

La banda de Bradford Cox siempre ha sido muy aficionada a cambiar de rumbo en cada disco, y su nuevo álbum no es una excepción. Algo que ya me imaginaba, porque, tras casi cuatro años de descanso, era lógico que cambiaran un poco su sonido. “Why Hasn’t Everything Already Disappeared?” suena a Deerhunter, pero lo hace desde otra perspectiva. Las guitarras no están tan presentes como en otras ocasiones, y se podría decir que ahora suenan un poco más barrocos que antes. Parte de la culpa de esto la tiene la artista galesa Cate Le Bon, que ha producido el disco junto a la banda. Su clavecín, aparece en varias canciones del disco, y de ahí ese sonido que tienen cortes como ‘Death In Midsummer’, ‘No One’s Sleeping’, en la cual también meten unas trompetas que me tienen loco desde ayer, o la oscura ‘Element’. Y ojo, porque les sienta muy bien ese instrumento tan de los siglos XVI y XVII.

Deerhunter siempre se guardan un par de ases en la manga con los que conquistan fácilmente a su público. Aunque en este caso son tres. Primero tenemos ‘What Happens To People?’, un clásico tema de Deerhunter, en el que se ponen más pop y ensoñadores que de costumbre, y que funciona a la perfección. Un poco más adelante aparece ‘Futurism’, un corte luminoso que también recuerda a otras épocas de la banda. Y, por último, nos encontramos con ‘Plains’, un trallazo de poco más de dos minutos, en el que aparece la electrónica, y los Deerhunter más animados. Además, para los que gusten de su faceta más experimental, también tienen algo dentro de este disco. Es el caso de la electrónica minimalista de ‘Greenpoint Gothic’, de ese saludo a diferentes países del mundo llamado ‘Détournement’, y de la ambiental ‘Tarnung’. Aunque, para terminar, nos dejan ‘Nocturne’, un tema de seis minutos, en el que fusionan estas dos facetas. Y, como os podéis imaginar, les vuelve a funcionar.

Una vez más, no fallan.

8,1

3 comentarios

  1. yellowsnow77 · diciembre 12, 2018

    11.zippyshare.com/v/qOeaNJ8l/file.html

  2. Pingback: Cate Le Bon – Reward | Don't Eat The Yellow Snow
  3. Pingback: 40 discos de 2019 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s