Mura Masa – R.Y.C.

mura-masa_raw-youth-collage

Viendo las influencias y la historia musical que tiene a sus espaldas Alex Crossan, no me extraña que haya acabado haciendo un segundo trabajo como el que ha hecho. El hombre que se esconde tras el nombre de Mura Masa, es mucho más que un artista de música electrónica. De hecho, empezó tocando en grupos punk, y entre sus influencias confesadas, se encuentran The Smiths. Por eso no resulta extraño que en este “R.Y.C.”, haya una buena dosis de guitarras, baterías aceleradas, y voces pasadas por un buen filtro de distorsión. Es más, yo no me atrevería a calificarlo como un disco de música electrónica. Y, precisamente por eso, tiene bastante rollo.

Estamos ante un trabajo de nuestros días, en el que hay un buen montón de colaboraciones, y otro buen montón de estilos. No sé sí Crossan ya contaba con la lista de invitados confirmada antes de componer estas canciones, pero parece que están pensadas específicamente para cada colaborador. Solo hay que escuchar ‘Deal Wiv It’, el tema que ha hecho con el rapero Slowthai, que no puede sonar más a hip-hop british. O la delicada, y casi folk, ‘Today’, donde aparece Tirzah. Y si ya nos vamos a ‘Live Like We’re Dancing’, vemos que ha creado todo en clave nu-disco para que lo cante Georgia. El caso es que, todas ellas, funcionan bastante bien. Y ahí está la gracia de este disco.

De todas las colaboraciones que hay en el álbum, las que más se salen un poco de la norma, son las de Clairo y la de Ellie Rowsell (Wolf Alice). La primera sí que empieza como una típica canción de bedroom-pop de la artista norteamericana, pero va subiendo de intensidad, y cuando llega al estribillo, se convierte en tema más bailongo de todo el disco. Algo parecido pasa con ‘Teenage Headache Dreams’, que también cuenta con un ritmo bastante dance que muy poco tiene que ver con la banda de rock de Londres. Aunque, eso sí, al final aparecen las guitarras potentes.

No todo son colaboraciones en este trabajo, ya que Crossan se reserva unos cuantos temas para lucirse el mismo. Y bien que hace, porque algunos le han quedado estupendamente. Además, varios de ellos, representan la faceta más rock del disco. Solo hay que escuchar ‘Raw Youth Collage’, que lo abre con una delicada y deliciosa guitarra. O la casi punk ‘vicarious living anthem’, en la que la intensidad de la guitarra solista se convierte en la protagonista. Pero también sabe qué hacer con una buena base electrónica. Es el caso de ‘No Hope Generation’, donde acelera el ritmo, pero no se sale de su lado más pop. Y ojo, porque se podría decir que los ritmos hip-hop que utiliza en ‘In My Mind’, son casi lo mejor del álbum. Dejando ver que no necesita colaboradores para hacer temas sobresalientes.

Estamos ante un disco curioso que es fácil de desechar en una primera escucha. Sus cambios constantes de estilo y ritmo, y su ecléctica lista de colaboradores, chirrían de buenas a primeras, pero se le va encontrando el sentido con cada escucha, y al final, te acaba enganchando bastante.

7,7

 

Un comentario

  1. yellowsnow77 · enero 23, 2020

    mediafire.com/file/ehor69ky8375e43/mass_wall.zip/file

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s