Stats – Other People’s Lives

Stats

Resulta curiosa la carrera que ha llevado el londinense Ed Seed con su banda de Stats. Tras debutar en 2014 con un EP de lo más interesante, y girar como músico de acompañamiento de La Roux, se convirtió en padre y decidió dejar la vida en la carretera. Pero ahora, que la criatura ya ha crecido un poco, ha decidido volver a encauzar su carrera. Eso sí, previo paso como guitarrista en directo de Dua Lipa, que hay que llevar el pan a casa. Así que, cinco años después de su EP de debut, tenemos listo el primer largo de Stats.

Viendo los dos estrellones para los que ha tocado en directo, os podéis imaginar la década que ha servido de influencia a Stats. Los ochenta, una vez más, son los años reverenciados por una banda de la actualidad. Eso sí, al menos, este trío, no se va hacia lo más evidente. Puede decirse que lo suyo es un acercamiento al art-pop de aquellos años y a bandas como Talking Heads. Algo que se puede apreciar perfectamente en temas como ‘A Change of Scenery’, ‘Other People’s Lives’ o ‘Raft’, que están bastante bien. Sobre todo la última, en la que se animan un poco más con los sintetizadores y las cajas de ritmos. Ah, y con esa voz tan David Byrne.

La otra gran baza de este trabajo, son los cortes cercanos al disco-funk, algo de lo que James Murphy y sus LCD Soundsystem han dado buena cuenta a lo largo de su carrera. Evidentemente, los cortes de Stats no son tan sorprendentes como los de los neoyorquinos, que por algo están donde están, pero sí que son notables. Ahí está esa ‘I Am An Animal’, tan oscura que abre el disco. O las más bailables ‘There Is A Story I Tell About My Life’ y ‘Lose It’, que funcionan a la perfección. De hecho, la segunda, con ese parón, y el inevitable subidón, se ha convertido en una de mis canciones más favoritas de las últimas semanas.

Para los que disfrutan de los ochenta sin complejos, también tienen un par de temas. El primero es ‘The Family Business’, donde exploran de maravilla el pop de aquellos años, y nos dejan un gran corte con el que enchufarnos un buen chute de nostalgia. Pero también saben lo que es hacer una balada sintética, que es lo que nos encontramos en ‘Never Loved Anyone’, el estupendo tema que cierra el disco.

Aunque de vez en cuando se pierden un poco, y se van hacia caminos que no les convienen mucho (hacerse un Sparks en ‘A Man Who Makes The Weather’ no les sienta muy bien), Stats se han sacado de la manga un álbum de debut de lo más interesante. Habrá que seguirles la pista.

7,4

4 comentarios

  1. yellowsnow77 · marzo 19, 2019

    111.zippyshare.com/v/DQQPcKDA/file.html

  2. Poe · marzo 19, 2019

    Gracias!
    A mí el disco me ha molado la verdad, agradable. Tiene canciones que tienen su puntillo. Ahora lo de guitarrosta de Lua Lipa me ha dejado muerto 🙂

  3. Pingback: Stats – Powys 1999 | Don't Eat The Yellow Snow

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s